(semisquare-x3)
El representante José "Pichy" Torres Zamora. (GFR Media)

Dos representantes que tendrían en sus manos la llave para que la Cámara de Representantes vaya por encima del veto del gobernador Ricardo Rosselló al proyecto que restringe el aborto prefirieron esta mañana guardar silencio cuando se les preguntó su postura ante ese escenario.

Se trata del vicepresidente del cuerpo legislativo, José "Pichy" Torres Zamora, de la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP), y el popular Luis Raúl Torres. El primero fue el único voto en contra al Proyecto del Senado 950 dentro de la delegación mayoritaria y Torres fue uno de dos votos populares a favor del proyecto.

Brenda López de Arrarás, la otra integrante de la delegación popular que votó a favor de la pieza legislativa, no ha contestado llamadas de El Nuevo Día. 

La mayoría PNP en la Cámara tiene 34 integrantes, el mismo número de votos necesarios para ir por encima del veto, reconoció el portavoz Gabriel Rodríguez Aguiló.

Torres Zamora y Torres plantearon que no pueden adelantarse a la posibilidad de ir por encima del veto porque ese escenario no está frente a ellos.

"Lo que pasa es que esa posibilidad de ir por encima del veto del gobernador no se ha discutido. No te puedo decir mi posición porque no se ha traído en el caucus. Hasta que no llegue esa posibilidad o esa discusión al pleno del caucus, si llegara.... no se ha traído", dijo Torres Zamora en entrevista con El Nuevo Día.

"En el pasado se ha hablado de ir por encima del veto del gobernador en otras medidas y ninguna de ellas... no se ha dado. Si llegara esa discusión al caucus de la Cámara, entonces lo discutiría con los compañeros y decidiríamos donde estaríamos", agregó.

Torres Zamora dijo que votó en contra de la medida ya que presentó, sin éxito, una enmienda para rebajar de 18 años a 16 años la edad mínima en que una joven necesitaría la autorización de su padre, madre o tutor, para realizarse un aborto. Torres Zamora también habló de la posibilidad de que en el proyecto solo se hablara de una notificación y no petición de autorización a estas figuras.

El representante parte de la premisa de que, bajo el Código Penal, constituye una violación técnica que una menor de 16 años sostenga relaciones sexuales, por lo que existe un interés apremiante del Estado a conocer el suceso para procesar al responsable.

"No se lograron las enmiendas y le voté en contra", dijo Torres Zamora.

El proyecto original de la senadora Nayda Venegas Brown colocaba la edad mínima para solicitar autorización en 21 años, pero en el Senado se enmendó para bajarla a 18.

En el caso de Torres, también se negó a adelantar su postura ante la posibilidad de ir por encima del veto.

"Es que eso no está en consideración", dijo. "Como no está en consideración, no te puedo contestar eso ahora", dijo a El Nuevo Día. 

Cuando se le recordó que él votó a favor del proyecto, insistió en que la posibilidad de desafiar el veto no está sobre la mesa.

"Cuando estemos en la sesión en que eso esté en consideración o si el PNP lo trae, me preguntas y te contesto", dijo.

Torres contestó inicialmente con un "tampoco te tengo que decir" cuando se le preguntó por qué votó a favor de la medida. Finalmente respondió que solo votó por el proyecto porque considera que "hay que regular las clínicas de aborto para que orienten debidamente, sobre todo a las menores que quieran hacerse abortos".

El portavoz Rodríguez Aguiló dijo, por su parte, que la idea de ir por encima del veto no ha sido discutida entre miembros de la mayoría.

"No lo hemos discutido, pero se sabe que está la posibilidad", dijo.


💬Ver 0 comentarios