(horizontal-x3)
En la foto, el director ejecutivo de la AEE, Walter Higgins. (GFR Media)

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Walter M. Higgins, rechazó hoy una medida legislativa que impulsa la prohibición para el 2028 de la utilización del carbono como fuente para la generación de electricidad por representar un “riesgo” para la corporación pública y una posible alza en la tarifa.

“Eliminar para el año 2028 la generación de energía eléctrica por medio de combustión de carbón, fuera de contribuir al medio ambiente, causará un aumento en el uso de combustibles fósiles como el Bunker C o inclusive el diésel que es más costoso y menos eficiente que el carbón”, alegó en ponencia escrita.

El funcionario defendió la generación de energía con carbón al sostener que “es la más económica en este tipo de industria”. Dijo a modo de ejemplo y citando un estudio, que el costo de kilovatio hora producido por la cogeneradora AES para el 2015 era de $0.08, aproximadamente. Mientras, el costo de generación de energía con otras fuentes renovables, fluctuaba entre los $0.10 y $0.15, siendo la más “costosa” la solar.  

La postura del director ejecutivo de la AEE, quien no asistió a la vista, de inmediato fue cuestionada por el senador Larry Seilhamer, quien señaló que la posición del funcionario va en contra de la visión que tiene esta administración sobre el uso de fuentes de energía renovable.

“Me parece hasta ofensivo hacia el pueblo puertorriqueño que digan que (el uso de fuentes de energía renovable) tendrá el efecto de elevar el kilovatio hora, pues que traigan energía nuclear que es a dos centavos. ¿Eso es lo que queremos para nuestro pueblo, para las generaciones vis a vis a la salud?”, cuestionó el senador penepé.

La posición de la AEE surgió durante una vista pública donde se analizó el Proyecto del Senado 773, medida que busca diseñar la política pública del Gobierno con relación al cambio climático. La pieza legislativa, entre otras cosas, busca aumentar el uso de energía renovable a un 33% para el 2035 y prohibir el uso de combustión de carbón como fuente de generación para el 2028.

Para sostener su posición en contra de la eliminación del uso del carbón para la generación de energía, Higgins alegó que desconocen la vulnerabilidad de estos sistemas alternos ante los desastres naturales, así como la posibilidad de que estos no estén disponibles para el 2028, lo que tendría un efecto nocivo en la operación del sistema.

Alegó, además, que una determinación de este tipo afectará a la industria privada ya establecida y, eventualmente, podría también tener el impacto de limitar cualquier posibilidad de inversión futura. Actualmente, la única empresa de quema de carbón para la generación de energía establecida en la Isla es la cogeneradora AES, con planta en Guayama.

Otro punto cuestionado por Seilhamer fue la continua referencia a AES en la ponencia presentada por la corporación pública. “AES no podía hacer una ponencia mejor que la de ustedes para defender el carbón, honestamente”, dijo Seilhamer.

“El proyecto nos presenta unas incertidumbres…por qué movernos a algo que para nosotros es totalmente desconocido. Por qué eliminar un recurso que está claro, vigente, conocemos sus costos, está produciendo y apoya al sistema. Ese es el espíritu que queríamos alertar”, respondió María Mercado, asesora técnica de la División Ambiental de la AEE, quien representó a Higgins junto a Fernando Machado, abogado senior de la corporación  

“Yo espero que la prensa no reseñe que la ponencia de ustedes es que no saben hacia dónde ir, qué es lo que tienen. Yo sí les puedo decir que los combustibles fósiles no son perpetuos ni permanentes, pero la luz, el sol, el agua, el viento, eso lo vamos a tener en el 2028. Lo que no estoy seguro es si vamos a tener petróleo, si vamos a tener carbón”, agregó Seilhamer.

También mostraron preocupación por lo que podría ser una doble tributación si se impone un impuesto anual sobre las emisiones de dióxido de carbono. Mercado indicó que la corporación desembolsa $1.5 millones anuales a la Junta de Calidad Ambiental por el pago de emisiones. No obstante, Seilhamer aclaró que ese no sería el panorama, pues la AEE no sería propietaria de plantas generatrices, según lo contemplado en el proyecto de venta y privatización. 


💬Ver 0 comentarios