El análisis determinó que las peleas de gallos generan 3,447 empleos directos, incluyendo las cabinas y las granjas de reproducción. (EFE / Thais Llorca) (semisquare-x3)
El análisis determinó que las peleas de gallos generan 3,447 empleos directos, incluyendo las cabinas y las granjas de reproducción. (EFE / Thais Llorca)

La Comisión de Recreación y Deportes de la Cámara de Representantes rendirá antes que culmine la presente sesión legislativa -el próximo 25 de junio- los hallazgos de la investigación realizada sobre el desarrollo y evolución de la industria gallística en la Isla, documento que será traducido al inglés y entregado a los miembros del Congreso federal.  

A pesar de que reconoce que es cuesta arriba lograr revertir el dictamen federal que prohíbe las peleas de gallo en Puerto Rico para la Navidad del 2019, el presidente de la Comisión, el representante penepé José “Che” Pérez Cordero, insistió en la necesidad de establecer el cabildeo en la capital federal, proceso con el que espera contar con el apoyo de las minorías legislativas.

“Nosotros no cederíamos en nuestro intento porque definitivamente no hay peor gestión que la que no se hace…Con la información que ostentamos hoy nosotros estamos prestos para presentar un informe final que será traducidos al inglés y lo utilizaremos para tocar las puertas en Washington”, señaló el legislador. 

En diciembre, el Congreso reautorizó la llamada Ley Agrícola con una enmienda que extendió a los territorios la prohibición que existe en los estados de actividades relacionadas con la industria de las peleas de gallos.

“Tenemos unas serias limitaciones, tanto económicas como políticas que nos limitan la capacidad de poder llevar nuestra voz, pero la voluntad está y vamos a realizar un viaje donde estaremos presentándole este informe al distrito de congresistas”, puntualizó al indicar que cuentan con el apoyo de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González

Señaló que el documento incluirá data específica y científicamente probada sobre el impacto económico que tendría la prohibición congresional. Según un estudio comisionado por el Club Gallístico de Puerto Rico, la industria inyecta anualmente $65 millones a la economía puertorriqueña. 

El análisis determinó también que las peleas de gallos generan 3,447 empleos directos, incluyendo las cabinas y las granjas de reproducción. Otros 3,827 empleos indirectos se mantienen gracias a la compra de bienes y servicios relacionados con empresas locales.

Actualmente, Puerto Rico tiene 71 galleras licenciadas en 45 municipios. Entre 2016-2017, en la isla se celebraron 88,299 peleas de gallos, pero el número se redujo drásticamente tras el huracán María.

“Todo eso lo estaremos estableciendo de forma comparativa para poner en posición a los congresistas, para que sepan cuál es la realidad de todo esto, que va mucho más allá de lo que se ha creado por desconocimiento y por el conocimiento que tienen de las peleas que se dan en los estados que sí son crueles porque no están reguladas y no hay un andamiaje de seguridad sobre ellas”, sostuvo Pérez. 

Durante la vista pública de hoy -la cuarta que se celebra- participaron representantes de la Asociación Cultural y Deportiva del Gallo Fino de Pelea, la Asociación Unidos por los Gallos y Gallos de Puerto Rico. 

“Eliminar estos empleos y recaudos de parte del Congreso, sería llevarnos de regreso a las semanas siguientes al huracán, donde estábamos sin empleos ni una manera legal de sustituirnos”, recordó Jeovhanni Nieves Rivera, presidente de la Asociación Cultural y Deportiva de Gallo Fino de Pelea.


💬Ver 0 comentarios