En el caso de Edvier Cabaza, adeuda junto a su esposa $2,550. Su vehículo y el de su esposa están registrados para débito automático. (horizontal-x3)
En el caso de Edvier Cabaza, adeuda junto a su esposa $2,550. Su vehículo y el de su esposa están registrados para débito automático. (André Kang)

Varios ciudadanos relataron ayer en una vista ante la Legislatura los respectivos calvarios que aseguran han vivido al lidiar con el servicio de AutoExpreso por el cobro de peajes.

En una vista de la Comisión de Transportación e Infraestructura de la Cámara de Representantes, Ramón Martínez sostuvo que ha sido multado en $11,000, monto repartido entre 216 multas. Según dijo el hombre, quien vive en un refugio tras el paso del huracán María, el vehículo que sale en las fotos que acompañan las notificaciones de multa, las que describió como "muy oscuras", no es su auto.

“Yo llevo más de cuatro meses denunciando esta injusticia”, dijo al explicar que perdió su vehículo como resultado del huracán, aunque no detalló el incidente. Según contó, para completar el proceso de reclamación al seguro, el Departamento de Transportación y Obras Públicas le exige que pague todas las multas.

Las multas por pasar sin balance por los peajes son de $15. Hasta el 2015 fue de $100, pero se modificó por legislación.

En el caso de del doctor Israel Blancovich Olivencia, vecino de Mayagüez, dijo que se ha convertido en una “víctima más” de Autoexpreso, ya que ha sido multado por $357 y que sus problemas con el sistema comenzaron cuando se empezaron a eliminar los semáforos que alertaban a la ciudadanía si tenían el balance bajo o en cero.

“He recibido $357 en multas. He solicitado un recurso de revisión dentro de los términos correspondientes y nunca fui notificado para dicha revisión”, dijo.

En el caso de Edvier Cabaza, adeuda junto a su esposa $2,550. Su vehículo y el de su esposa están registrados para débito automático.

“Uno recibe un papel con las multas, lo llena a su mejor entender y lo remite vía correo electrónico para su reclamación. Es un proceso que se lleva a cabo a oscuras”, dijo.

Otro ciudadano con débito directo que ha tenido problemas con Autoexpreso lo es Julio Vallejo Marrero, quien dijo que ha sido multado en $555.

Según contó ante los legisladores José Luis Rivera Guerra, de la mayoría penepé y el popular Jesús Santa, su banco le cambió la tarjeta, no se percató y comenzó a recibir notificaciones de multas.

Debido al monto de la deuda, no ha podido renovar su marbete, alegó.

Según dijo, el 5 de diciembre del año pasado recibió por correo 37 hojas de notificaciones de infracción por parte de la Autoridad de Carreteras y Transportación.

“No había recibido ninguna notificación de infracción o cobro previamente a esta fecha”, dijo el hombre, quien usualmente pasa por peajes del área norte. Según contó, se le hizo imposible entrar a su cuenta de Autoexpreso por internet.

“El proceso para la recuperación de acceso (por internet) es limitante y hasta frustrante por estar obsoleto”, dijo.

Rivera Guerra fue el autor de una resolución conjunta de la Cámara que ordenaba al DTOP eliminar todas las multas entre el 1 de julio de 2015 y el 30 de junio de 2017. La medida llegó a La Fortaleza para la firma del gobernador en julio, quien le impartió un veto de bolsillo.

A la vista de ayer estuvieron citados el Departamento de Transportación y Obras Públicas para escuchar las quejas de los ciudadanos y la procuradora del ciudadano, Iris Miriam Ruiz Class.

El representante del DTOP lo fue el abogado Juan Maldonado, quien le dijo a la comisión que atendería los reclamos de los deponentes.

“Queríamos que internalicen que hay una problemática real”, dijo Rivera Guerra a El Nuevo Día al aludir a la presencia del DTOP en la vista. “Las personas alegan que no está al día, en tiempo real, el balance adeudado y el cobro por el uso del peaje”.

Según se desprende de la investigación realizada mediante la resolución de la Cámara 67, que ordena investigar el sistema de cobro del Autoexpreso y la manera en que opera, los problemas con “la mayoría de las multas”, según Rivera Guerra, se generan en el área norte, donde la empresa Metropistas eliminó los semáforos que alertaban al público sobre balances bajos o en cero.

“Eso ha creado un problema. En el área sur, como hay semáforos, la gente está más consciente de que tienen que hacer las recargas”, dijo.

Uno de los deponentes, Blancovich Olivencia, dijo que hay semáforos en los peajes de Ponce, Salinas y Guayama.

“Los ciudadanos lo que quieren es que sea un sistema eficiente. Ellos se quejan de que la vista administrativa -para apelar las multas- tarda mucho tiempo y cuando las hacen están bajo la Autoridad de Carreteras y Transportación, que es juez y parte”, comentó.

Santa, de hecho, llamó la atención a la discrepancia entre las multas originadas en peajes del norte con los del sur, aunque durante la vista no se ofrecieron cifras al respecto.

“Es importante investigar la repartición de multas en las zonas y comparar la región norte, que ya no cuenta con semáforos que alertaban inmediatamente el balance, y la región sur, que sí los tienen”, dijo.

Para la procuradora Ruiz Class, la eliminación de los semáforos en las estaciones de peaje ha contribuido a los aumentos en el número de infracciones.

“Fue un error, detrimental para los usuarios, hacer dicha eliminación”, dijo.


💬Ver 0 comentarios