El congresista republicano Chip Roy (Texas). (AP)

Washington - El congresista republicano Chip Roy (Texas) anunció que presentará legislación para incentivar más la producción farmacéutica en Puerto Rico, con una referencia directa a revivir beneficios tributarios en los territorios como los que ofreció la antigua sección 936 del Código de Rentas Internas federal.

Roy dio a conocer hace unos días su interés en someter un proyecto de ley con ese propósito, en medio de las preocupaciones que generó en medio de la emergencia en China con el coronavirus el hecho de que Estados Unidos depende en gran medida de productos farmacéuticos que se hacen en el país asiático.

“Esta legislación ofrecerá algunos cambios específicos en el código tributario y permitirá a las compañías que califican obtener tratamientos fiscales beneficiosos para la manufactura en los territorios de Estados Unidos. Esta legislación ayudará a reconstruir la economía de Puerto Rico, ayudará a poner fin a la dependencia farmacéutica de los Estados Unidos en países extranjeros y garantizará que nuestra seguridad nacional no esté en riesgo por amenazas a la cadena de suministro médico”, indicó Roy, en un comunicado de prensa del 20 de marzo.

“Antes de 1996, cuando la administración (de Bill) Clinton eliminó ciertos tratamientos fiscales para las empresas que fabrican en Puerto Rico, Puerto Rico ofreció un incentivo económico sólido para los fabricantes farmacéuticos. Aunque la economía de Puerto Rico no estaba en un lugar ideal, no es coincidencia que el mismo año en que entraron en vigencia los cambios impositivos de Clinton, Puerto Rico comenzara una profunda recesión cuando las compañías farmacéuticas abandonaron el territorio”, agregó Roy, un conservador republicano de Austin que es miembro de los comités de Presupuesto, Investigaciones y Asuntos del Veterano.

Roy dijo que su proyecto – que aún no aparece en el archivo de internet del Congreso-, llevará un título con las siglas “vencer a China” (Beat China).

El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá consideró que las expresiones de Roy son una muestra de que hay oportunidad para proponer una iniciativa que incentive la manufactura en la Isla, tras la caída que sufrió ese sector económico después de la eliminación de la sección 936, que otorgaba privilegios tributarios a corporaciones estadounidenses en la Isla.

Al retomar una iniciativa que promovió el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares, el exgobernador Acevedo Vilá – quien es candidato del PPD a comisionado residente en Washington-, envió recientemente una carta al presidente del Comité de Finanzas del Senado, el republicano Charles Grassley (Iowa), para pedirle una reducción en el impuesto federal de cerca de 13.1% sobre la propiedad intelectual de las Corporaciones de Control Foráneo (CFC), que beneficie a Puerto Rico.

Acevedo Vilá indicó hoy que también ha dialogado sobre su propuesta con legisladores federales demócratas.

Anoche, la Junta de Gobierno del Partido Popular Democrático (PPD) apoyó la propuesta del exgobernador Acevedo Vilá en favor de insistir en buscar un trato tributario preferente del gobierno federal a las empresas foráneas que se establecen en Puerto Rico, en momentos en que las autoridades de Estados Unidos quieren traer más producción farmacéutica a territorio estadounidense.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, sin embargo, sostiene que el mecanismo para tratar de incentivar la producción farmacéutica en Puerto Rico debe ser a través de las normas tributarias domésticas.

“En el Partido Popular Democrático creemos en una lucha que por más de dos décadas se ha llevado ante el Congreso de los Estados Unidos para promover desarrollo continuo en la base de manufactura de productos farmacéuticos, biotecnológicos y de ciencias vivas en la isla. En cambio, es imperativo un sistema contributivo federal óptimo que sea cónsono con las realidades y particularidades de Puerto Rico para mantener y ampliar la producción de manufactura sensitiva en la jurisdicción de los Estados Unidos”, indica la resolución, que fue presentada por el representante Luis Vega Ramos.

El impuesto a las CFC que Acevedo Vila quiere suavizar fue establecido a través de la reforma contributiva federal de 2017.

Entonces, el gobierno de Puerto Rico – con el apoyo de sectores manufactureros y líderes del PPD, como Acevedo Vilá-, promovió un trato preferente temporal para las foráneas en la Isla, como respuesta del Congreso al desastre causado por el huracán María.

“En este momento hay que impulsar algo bajo las condiciones actuales…para propósitos de contribuciones, Puerto Rico está ‘fuera de Estados Unidos’”, señaló Acevedo Vilá.

A principios de mes, en medio de la crisis el coronavirus y preocupación con los suministros de productos farmacéuticos que se hacen en China, el diario New York Post exhortó al Congreso que como una de las alternativas para incentivar esa producción reviva la antigua sección 936 del Código de Rentas Internas federal, que otorgó privilegios tributarios a empresas estadounidenses en la Isla.

Para el diario, de esa forma se ayudaría tanto a Estados Unidos como a Puerto Rico.

Al senador demócrata Tim Kaine (Virginia) le pareció una buena idea buscar como promover más producción manufacturera en la Isla, mientras el senador Grassley, con jurisdicción directa en este asunto, afirmó que Puerto Rico no puede quedar fuera del debate para incrementar la producción farmacéutica en territorio estadounidense.

En medios de los reclamos que han hecho el gobierno de Puerto Rico, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) y sectores industriales para incentivar la manufactura en la Isla, la comisionada González propuso al Congreso un crédito contributivo federal por salarios, inversión de capital, y compras locales en zonas afligidas económicamente con un nivel de pobreza de por lo menos 35%, lo que beneficiaría a la Isla.

La comisionada piensa que a corto plazo, el gobierno federal va a utilizar la ley de producción de Defensa para ordenar incrementar la producción de ciertos productos médicos y que las empresas en la isla, por tener la infraestructura y la experiencia, se beneficiarán.

“Nada que suene a la sección 936 va a tener cabida en el Congreso”, dijo hoy la comisionada, quien se opuso – junto a los presidentes de las cámaras legislativas, Johnny Méndez y Thomas Rivera Schatz-, a los intentos del gobierno de Rosselló Nevares por lograr una reducción en el nuevo impuesto a las foráneas.

La comisionada recordó que el propio senador Grassley, al ser preguntado sobre el editorial del New York Post, aludió a los abusos contributivos que cometieron las empresas 936 con sus ganancias en la isla. González exhortó al PPD dejar de mirar al pasado.

Como parte de sus gestiones, el exgobernador Acevedo Vilá ha pedido a la Junta de Supervisión Fiscal que utilice “sus cabilderos pagados por los contribuyentes puertorriqueños en Washington para unirse a mí y a otros para abogar por incentivos específicos para que las empresas manufactureras estadounidenses inviertan en Puerto Rico”.

En su carta al senador Grassley, Acevedo Vilá mencionó que justo cuando terminaron los privilegios contributivos de la sección 936, la economía de Puerto Rico entró en recesión.

“La fuerza laboral de 1.2 millones en Puerto Rico ha perdido más de 100,000 empleos en la manufactura. Es difícil encontrar una economía del tamaño de la de Puerto Rico perdiendo en una década más de 100,000 empleos bien remunerados”, señaló Acevedo Vilá.

En otro artículo reciente en la revista Forbes, su editor de Política Pública, Avik Roy, propuso eximir de impuestos federales corporativos a los fabricantes de medicamentos genéricos en Puerto Rico y reducir, como sugiere Acevedo Vilá, la tasa del Gilti a las CFC, otorgándole a la Isla una tasa impositiva como “nación más favorecida”.

Para mitigar esos beneficios tributarios, Avik Roy recomendó terminar con la exención federal de los bonos que emite el gobierno de Puerto Rico, lo que a su vez, considera, ayudaría a evitar que Puerto Rico caiga en déficits fiscales.

Mientras, Jeffrey Farrow, quien fue copresidente del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre Puerto Rico y asesora a grupos estadistas, consideró que no hace sentido un trato especial a la Isla si el objetivo es reactivar la producción farmacéutica en Estados Unidos.

Farrow sostuvo que lo lógico es que el Congreso incentive “la mayor producción posible en cualquier área de los Estados Unidos”.

“La injusticia hacia los estados y las empresas en los estados… frente a las empresas de los estados en Puerto Rico, fue una de las razones pr las que la sección 936 fue terminada”, dijo.

A su vez, sostuvo que para hacerle frente al coronavirus y la desaceleración económica, “Puerto Rico necesita la misma asistencia federal con los estados”. “Proponer que el impuesto federal en el territorio sobre ingresos derivados del trabajo en los estados sea menor de lo que sería si los ingresos se gravaran en los estados es contrario a la forma de obtener acceso igual a ayuda federal”, indicó.


💬Ver 0 comentarios