El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, presentó la resolución que evitaría el cierre parcial del gobierno federal. (AP / J. Scott Applewhite) (semisquare-x3)
El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, presentó la resolución que evitaría el cierre parcial del gobierno federal. (AP / J. Scott Applewhite)

El Senado de Estados Unidos aprobó anoche a viva voz la resolución que permitirá extender el presupuesto estadounidense vigente hasta el 8 de febrero y evitar un cierre parcial del gobierno federal en plena Navidad.

La medida se limita a darle continuidad al nivel de gastos vigente del gobierno federal, sin iniciativas específicas para Puerto Rico u otras jurisdicciones azotadas por desastres naturales.

Tampoco incluyó la petición del presidente Donald Trump para asignar $5,000 millones que ayuden a financiar el muro que quiere construir en zonas de la frontera con México.

La resolución, presentada por el jefe de la mayoría republicana, Mitch McConnell (Kentucky), echa a un lado la posibilidad de un cierre parcial del gobierno federal al llegar la medianoche de mañana, cuando cerca de un 40% del gobierno federal  puede quedarse sin  fondos.

La Cámara de Representantes debe llevar a votación la medida hoy, jueves, antes de terminar los trabajos de la sesión 115 del Congreso.

La iniciativa aplaza los esfuerzos de las autoridades de Puerto Rico por conseguir medidas como $600 millones adicionales en fondos suplementarios de asistencia nutricional, un reajuste en los reembolsos de los planes Medicare Advantage o nuevos fondos de Medicaid.  

“No se va a incluir nada”,  había advertido anoche la comisionada residente en Washington,  Jenniffer González, al indicar que esos esfuerzos quedan para el próximo Congreso que comienza el 3 de enero.

El líder de la minoría demócrata del Senado, Chales Schumer (Nueva York), elogió que los republicanos “finalmente se hayan dado cuenta de que no deberían cerrar el gobierno por un muro que no cuenta con apoyo suficiente para ser aprobado por la Cámara de Representantes o el Senado y que la mayoría del país no lo respalda". 

"El pueblo estadounidense sabe que el muro del presidente es ineficaz, costoso y solo sirve como un hueso político para sus partidarios más conservadores…ciertamente no vale la pena el cierre del gobierno",  agregó Schumer.

En la Cámara baja, la líder de la minoría, Nancy Pelosi, quien probablemente será la próxima speaker, también anunció su respaldo a la resolución de McConnell. 

No obstante, el congresista republicano Mark Meadows, presidente del Freedom Caucus - el grupo más conservador de los republicanos de la Cámara baja -, exhortó al presidente Trump a mantener su palabra de no dar paso a una medida que incluya los $5,000 millones para financiar el muro. En ese sentido, pidió vetar la legislación.

“Estamos listos para luchar en nombre de todos los estadounidenses amantes de la libertad para asegurarnos de que tenemos fronteras seguras. Señor presidente, vamos a respaldarlo.  Si usted veta este proyecto de ley estaremos con usted. Pero lo más importante es que el pueblo estadounidense estará también. Vamos a construir el muro y asegurarnos de que hacemos nuestro trabajo en el Congreso”, sostuvo Meadows, en una declaración.

Cuando inicie la sesión 116 en enero, de la medida ser aprobada en la Cámara baja, como se espera, al Congreso le quedarán por aprobar siete de los proyectos de presupuesto, que incluyen las asignaciones para los departamentos de Seguridad Interna, Justicia, Agricultura, Tesoro, Comercio y Vivienda.

A partir del 3 de enero, cuando inicia la sesión 116 del Congreso, los demócratas tendrán la mayoría en la Cámara de Representantes. Los republicanos, por su parte, seguirán al frente del Senado.

Los $600 millones que el gobierno de Puerto Rico ha solicitado en asistencia nutricional persiguen dar continuidad a la asignación de $1,270 millones hecha en octubre de 2017. Ese dinero, independiente a los  $1,800 millones que se reciben anualmente del Programa de Asistencia Nutricional (PAN), vence al terminar marzo.

 La comisionada González dijo que trabaja con republicanos y demócratas del Comité de Medios y Arbitrios el lenguaje referente a su proyecto para mejorar el reembolso de los planes Medicare Advantage, de cara al próximo Congreso. 

La industria de la salud ha calculado que ese ajuste permitiría a los planes Medicare Advantage recibir  $1,000 millones adicionales, con la mitad del dinero destinado a los proveedores de la salud.

“Comenzando el 3 de enero, la industria estará reclutando coauspiciadores para continuar la lucha por mejores tarifas Medicare Advantage”, indicó, por su parte, Javier Llano, cabildero demócrata que representa a Atlantis Healthcare, MCS y Ad Lucem.


💬Ver 0 comentarios