En el caso del proyecto del Código Electoral, la Cámara objeta la propuesta del Senado para que se elimine el requisito de endosos. (GFR Media)

El Código Electoral, las enmiendas técnicas al Código de Rentas Internas y el futuro de una repartición de $158.6 millones del presupuesto por parte de la Legislatura conforman el plato fuerte en lo que queda de sesión legislativa.

En el caso del proyecto del Código Electoral, la Cámara objeta la propuesta del Senado para que se elimine el requisito de endosos, cuestiona que no se garantice la pureza del voto electrónico y levanta bandera sobre lo complicado que resultan ser las recusaciones.

Además, critica la separación de las candidaturas de gobernación y comisionado residente y la idea de que los puertorriqueños puedan votar por el presidente de Estados Unidos a partir de 2020. El voto presidencial está contenido en una ley aprobada el año pasado.

Me preocupa que, basado en el cuadro de la política nacional, estoy convencido de que Donald Trump aquí no saldría favorecido y nos corremos el riesgo de que en una reelección de momento venga un presidente vengativo que no tiene miedo a usar el poder para desquitarse y discriminar contra Puerto Rico”, dijo el portavoz de la mayoría novoprogresista en el Senado, Carmelo Ríos.

La enmienda de aplazar ese voto hasta 2024 es de la comisionada residente Jenniffer González, supo El Nuevo Día.

En cuanto a la repartición de los $156.8 millones, medida que la gobernadora Wanda Vázquez Garced ha advertido vetará, Ríos indicó que, si el dinero “no existe, no podemos hacer nada”. Los $158.6 millones fueron liberados por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) a petición de la Rama Ejecutiva para proyectos específicos de mejoras capitales.

El jueves, la senadora novoprogresista Migdalia Padilla solicitó abstenerse de la votación de la medida al también advertir que el dinero no estaba disponible.

Sin aprobar cuatros medidas

El último día de aprobación de medidas pasó, el jueves, sin que se aprobaran cuatro medidas presentadas por la gobernadora, entre estas una que busca establecer parámetros para la emisión de deuda.

El Nuevo Día supo que hay malestar entre el liderato de mayoría por la postura de Vázquez Garced en torno a la JSF y su presunta deferencia con el ente fiscal.

Fue una jornada accidentada la del jueves, con sobre 20 medidas aprobadas en el Senado sin el estudio previo de una comisión legislativa, en lo que se conoce técnicamente como un “descargue”.

El saldo final de las sesiones de Cámara y Senado dejó mal parado con sus correligionarios al representante novoprogresista Joel Franqui Atiles.

Por un lado, su proyecto para aumentar el salario mínimo no fue llevado a votación en la Cámara tras un intento de varios de sus compañeros de elevar ese mínimo a más de $10, una cifra que provocaría que el proyecto no fuera convertido en ley, supo este diario.

Mientras, en el Senado sigue engavetado un proyecto de Franqui Atiles que prohíbe el uso de bolsas reusables y le pone una fecha límite al uso de envases de “foam”.

Quedaron en el tintero proyectos como el que pone un tope sobre el dinero recogido por el impuesto al inventario, la medida que aumenta el presupuesto de la Organización de Mercadeo de Destino, el proyecto que disuelve la Junta Reglamentadora del Servicio Público, el que establece parámetros para el manejo de “safe kits” y la nueva Ley de Navegación,

Serán enviadas a La Fortaleza para la firma de la gobernadora la nueva Ley de Armas, la medida que garantiza una cubierta médica dentro del Plan Vital para pacientes de Síndrome Down, unas medidas que favorecen a los galleros. Además, se enviará el proyecto que restituye los días de vacaciones y enfermedad a los empleados públicos y el proyecto que regula el desembolso de fondos legislativos estableciendo un plazo en que agencias y municipios tendrán que entregar certificaciones de disponibilidad de fondos.

Igualmente, va camino a La Fortaleza, aunque sin consultar al Departamento de Hacienda, el Proyecto de la Cámara 1665 del presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, que rebaja los arbitrios solo sobre los vehículos de lujo.

“La teoría económica dicta que el aumento progresivo de las tasas del arbitrio reprime el crecimiento de las ventas en los segmentos medio-alto y alto. Al reprimir las ventas de este segmento del mercado, se penaliza a los consumidores, la industria y también al erario”, sostuvo Méndez en la exposición de motivos de la medida.

Molestia entre la minoría

Las minorías parlamentarias criticaron ayer la aprobación sin estudio previo, el jueves, de una medida radicada por el representante Antonio Soto que enmienda múltiples leyes de impacto social.

El Proyecto de la Cámara 2172, tiene más de 600 páginas, y sus detalles no fueron discutidos públicamente ni siquiera con la prensa.

Soto radicó la legislación el 24 de junio, último día de la primera sesión ordinaria del año y, por decisión de la delegación de mayoría, el proyecto fue sacado del Calendario de Órdenes Especiales porque se desconocía su contenido. Según miembros de la minoría, el legislador no compartió las enmiendas del proyecto y no las radicó hasta el jueves.

El representante Soto defendió el trámite legislativo de su iniciativa e insistió en que trabajó el proyecto 2172 en la Comisión de Hacienda con la participación de gremios profesionales, personal de la presidencia del Senado y representantes del gobierno central.

Soto sostuvo que los legisladores de minoría no mostraron interés en la medida cuando fue radicada.

“No fue con ninguna intención de hacerlo a espaldas de nadie, y no se hizo a espaldas de nadie. Fue un proceso abierto, se radicó hace seis meses y todo el mundo sabía que estaba radicado. Se estuvo trabajando todos los meses y prácticamente todas las semanas”, comentó.

La medida no fue sometida a vistas públicas y, de acuerdo al legislador, tampoco hizo una presentación a la prensa porque, a última hora, se eliminó un lenguaje alusivo a las máquinas de juegos de azar. Sin embargo, Soto opinó que no hubo ninguna falla en el proceso.

“Este proyecto beneficia a la gente y corrige imperfecciones del primero”, detalló Soto, al aludir no tan solo al lenguaje de la medida original, sino también al proyecto de ley aprobado el año pasado con enmiendas al Código de Rentas Internas.

En la sesión del Senado, el independendiente José Vargas Vidot tuvo que reclamar, en varias ocasiones, que le entregaran copia de las medidas. Además, denunció que el proceso de cierre de sesión fue atropellado.

Vargas Vidot mencionó que la racha de medidas legislativas aprobadas es reflejo de una falta de gerencia eficaz y de comunicación entre las cámaras.

“Y el peligro es, precisamente, que, en una situación caótica, no se estén considerando medidas de trascendencia”, afirmó. Vargas Vidot relató que un proyecto de su autoría para aumentar el salario de los bomberos, gracias a un aumento en las primas de pólizas contra incendios, se quedó sin garras porque la Cámara lo enmendó para que la Oficina de Gerencia y Presupuesto sea la responsable de conseguirlos fondos.

“No puedo ni mínimamente justificar el caos. Vengo de una experiencia de orden y entiendo que hay un problema de pobrísima gerencia y las prioridades legislativas no están claras. Por eso, se pierde tanto tiempo en el año”, sostuvo Vargas Vidot.

El representante independentista Denis Márquez también criticó cómo se avaló el Proyecto de la Cámara 2172 y otras medidas aprobadas a toda prisa.

“Es una soberana irresponsabilidad y a ese proyecto se le suman otros radicados ayer mismo… son varios ejemplos porque también cruzan medidas (de Senado) y se aprueban sin discusión y cuando escuchas al presidente de la Comisión de Hacienda (Soto) decir que las puertas de su oficina están abiertas para quien tenga dudas, pues sabes que es mentira”, aseveró Márquez, al recordar que el frenesí legislativo, en los últimos días de sesión, es unproblema de décadas.

El portavoz de la mayoría en la Cámara, Gabriel Rodríguez Aguiló, atribuyó el trámite acelerado de medidas a la tardanza con que las agencias y municipios entregan información clave para las medidas y que, en ocasiones, se atrasa la aprobación de estas en medio del proceso natural de negociación entre los cuerpos legislativos y la Rama Ejecutiva.

“El compañero Tony Soto trabajó en su comisión el proyecto por meses. Hubo un análisis y son enmiendas técnicas... pero, más allá de eso, no te puedo decir nada más”, dijo cuando se le preguntó por el trámite legislativo del Proyecto de la Cámara 2172.


💬Ver 0 comentarios