Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Mitch McConell (Archivo / EFE)
Mitch McConell (Archivo / EFE)

WASHINGTON - El líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), confirmó ayer que antes del 1 de julio llevará a votación el proyecto 5278 que impone una junta federal de control fiscal por encima del gobierno de Puerto Rico y abre la puerta a procesos de reestructuración de la deuda pública.

“Vamos a tomar la iniciativa de la Cámara en algún momento antes del final de   mes”, dijo McConnell, tras terminar la reunión de política pública de la mayoría republicana, que tiene 54 de los 100 escaños del Senado.

Se necesitan 60 votos para llevar un proyecto a votación final.

Poco antes, Orrin Hatch (Utah), presidente del Comité de Finanzas y quien ha sido el republicano más activo en el debate sobre la crisis fiscal y de deuda pública de Puerto Rico, dijo estar determinado a respaldar la medida que se acuerde llevar a votación. “Voy a apoyar cualquier cosa que se decida”, dijo Hatch, al finalizar ayer una audiencia de su comité, al que pertenecen varios de los senadores más presentes en este debate.

Al salir de la misma sesión, el senador demócrata Robert Menéndez (Nueva Jersey) afirmó que tiene la percepción de que el plan republicano es dejar la medida para la última semana del mes, para presionar a favor de su aprobación, ante el vencimiento el 1 de julio de $2,000 millones en el servicio de la deuda que el gobierno de Puerto Rico reconoce que no puede pagar.

El Senado tiene previsto recesar del 1 al 5 de julio. Pero, solo volverá a sesionar 8 días más, antes de recesar hasta el 5 de septiembre.

“Voy a urgir a que no se espere a finales de mes”, dijo el senador Menéndez, aunque advirtió que lo más rápido que pudiera iniciarse el debate sería la semana próxima.

Todavía, sin embargo, el análisis de los senadores sobre la versión final del proyecto cameral 5278 está en su etapa inicial. “Tengo que ser asesorado por mis ayudantes sobre el proyecto”, indicó el presidente del Comité de lo Jurídico, el republicano Charles Grassley, quien ha expresado la posibilidad de que la medida vaya directo al pleno por acuerdo de su comisión, la de Finanzas, y la de Energía y Recursos Naturales.

James Inhofe, republicano por Oklahoma y conocido en Puerto Rico por su defensa de los entrenamientos militares estadounidenses en Vieques, sostuvo que aún no ha leído el proyecto aprobado en la Cámara baja federal hace una semana.

En abril, Inhofe había pronosticado que aprovecharía el apartado de la legislación que hacía referencia a la transferencia de antiguos terrenos militares en Vieques, para enmendar la medida y demandar el reinicio de los entrenamientos de la Marina de Guerra de EE.UU. Pero ese texto fue eliminado del proyecto cameral.

La poca actividad de cabildeo en contra de la medida -de parte de las firmas de inversiones que estaban opuestas, de grupos conservadores y la decisión de los sindicados de no incluir en su evaluación sobre los legisladores el voto sobre el proyecto-, hace cuesta arriba que pueda ser detenido en el Senado.

Pero, Menéndez no ha descartado ninguna alternativa legislativa para expresar su oposición al proyecto.

Cuando hacía campaña hacia las primarias presidenciales demócratas de Puerto Rico, el senador independiente por Vermont Bernie Sanders, quien como Menéndez tiene su propio proyecto dirigido a reestructurar la deuda pública de Puerto Rico, sostuvo que buscaría bloquear el proyecto, el cual considera imponer una junta federal antidemocrática y trata a la Isla como una colonia.

Piden investigación

Ayer, Sanders y Menéndez fueron dos de los siete senadores demócratas que reclamaron una investigación de la Comisión de Bolsas y Valores de EE.UU. (SEC) sobre las transacciones referentes a la compra de bonos del gobierno de Puerto Rico, que se enfrenta ahora una crisis ante la falta de recursos  para pagar su deuda.

La carta está suscrita también por Charles Schumer (Nueva York), Elizabeth Warren (Massachusetts), Kirsten Gillibrand (Nueva York), Richard Blumenthal (Connecticut) y Jeffrey Merkley (Oregón).

“Independiente a los esfuerzos del Congreso para proveer un camino para Puerto Rico lograr salir de la crisis de deuda municipal, creemos que la SEC debe comenzar de inmediato una investigación sobre los actos, actividades, y acciones relacionadas a la garantía, venta, distribución y las negociaciones sobre la deuda durante los años que han llevado a la crisis actual”, indicaron los senadores, en su carta a la presidenta de la SEC, Mary Jo White.