(semisquare-x3)
La iniciativa busca que la entidad privada que opere la Academia de la Policía pueda concederles grados asociados a los cadetes una vez se gradúen e ingresen al cuerpo policíaco como agentes. (GFR Media)

El gobierno comenzó hoy la solicitud de calificaciones para que las entidades privadas interesadas en hacerse cargo del entrenamiento de los cadetes en Puerto Rico sometan sus propuestas.

La iniciativa busca que la entidad privada que opere la Academia de la Policía pueda concederles grados asociados a los cadetes una vez se gradúen e ingresen al cuerpo policíaco como agentes. De este modo, se podría usar las Becas Federales Pell para costear los gastos del entrenamiento de los alumnos y el gobierno se podría ahorrar unos $20 millones anuales, dijo el mandatario.

“Se hizo un estudio evaluando la posición económica de los cadetes previos a ahora y el 96% al 98% cualificaría para las becas Pell. Ahí estaría el ahorro”, explicó el gobernador Ricardo Rosselló Nevares durante una conferencia de prensa asociada a la ceremonia de ascensos de rango de unos 123 miembros de la Policía.

El proceso está orientado a pasar a manos privadas las facilidades que actualmente utiliza la Policía en Gurabo. No obstante, el gobernador explicó que, si alguna propuesta provee para la utilización de otras facilidades, sería considerada.

“Cuando uno hace las APP (alianzas público-privadas) uno lo hace lo más amplio posible para que los proponentes puedan hacer su propuesta”, dijo el Ejecutivo.

Se informó que los asuntos asociados al currículo estarían coordinados con el Negociado de la Policía y el Departamento de Justicia, agencia que se encarga de algunos entrenamientos particulares a raíz de la reforma policíaca obligada desde el 2013 por lo que entonces fue descrito como un patrón de violaciones de derechos civiles contra los puertorriqueños.

El gobernador indicó que, bajo un sistema privatizado, que provea un grado académico a los cadetes, se estimula el crecimiento profesional de los miembros de la uniformada. Indicó que, en otras jurisdicciones estadounidenses, los centros de entrenamientos de policías son instituciones parecidas a los colegios pequeños de educación superior de los Estados Unidos. Hace casi dos décadas se intentó convertir la Academia en una institución de educación superior pero la iniciativa se echó a un lado, en parte, por los elevados costos que implicaba para el cuerpo policíaco.

El anuncio sobre el comienzo de una privatización de la Academia de la Policía se da en momentos en que está por comenzar un nuevo proceso de entrenamiento de cadetes bajo el sistema actual, operado por el gobierno.

Esta nueva clase de la Academia de la Policía surge por mandato del juez federal Gustavo Gelpí, quien atiende el caso de violación de derechos civiles contra la Uniformada.

Se informó que al momento unas 982 personas han mostrado interés en convertirse en policías. Solamente 162 de estas solicitudes de ingreso han sido evaluadas. De estas, 25 fueron admitidas en el cuerpo policíaco como cadetes.

El entrenamiento de los nuevos cadetes será costeado con las asignaciones presupuestarias a la reforma policíaca.

Las expresiones del gobernador surgieron durante una ceremonia en la que se otorgaron 123 ascensos de rango en la Uniformada. Específicamente, 74 agentes pasaron al rango de sargento, 40 al de teniente segundo, dos al de teniente primero y siete al de capitán. Del mismo modo, se resaltaron las ejecutorias de diez miembros que fueron considerados como los Valores del Año 2018.

Entre los condecorados están los oficiales Juan Cáceres, Luis Cordero, Héctor Dominicci, Alberto Rivera, Juan Delgado, Lisbeth Ruiz, Arbin Ramos, Yeisha Soto, Margarita Colón y Alberto Cintrón.


💬Ver 0 comentarios