Durante las primeras horas del 2020, dos gemelos de nueve años fueron asesinados junto a sus padres en el barrio Carraízo. El director del CIC de Carolina, Carlos Nazario, habla con El Nuevo Día desde la escena.

Las autoridades cuentan con la identidad de varias personas que interesan entrevistar en relación a la matanza de cuatro miembros de una familia asesinados esta madrugada en Trujillo Alto.

"Tenemos varias personas de interés para entrevistar, y familia", sostuvo el director del Cuerpo de Investigación Criminal del área policiaca de Carolina, Carlos Nazario.

Cuando se le preguntó si tenían sospechosos por el crimen, Nazario contestó que "todavía. Solamente personas de interés".

El oficial indicó que la investigación incluye el ángulo de si la ejecución de una familia en la madrugada del día de Año Nuevo en Trujillo Alto fue en venganza contra uno de los hijos de la pareja que se encuentra en prisión.

El padre, la madre y una pareja de gemelos de nueve años fueron asesinados a tiros en su residencia del barrio Carraízo, calle Camino Los Ramos, en Trujillo Alto en tempranas horas del 1 de enero. Un tercer hijo de la pareja, de 16 años, se encuentra en el hospital en condición de cuidado tras ser alcanzado por las balas.

El padre de la familia fue identificado como Edwin Ramos, de 47 años, y la madre como Dorothy Wickline, de 40.

"Es una pérdida grande", expresó uno de los hermanos de Ramos que no quiso que su nombre se publicara.

"Oí que tienen la identidad de alguien... Espero que se haga justicia, porque esto es un abuso... si son dos niños", agregó.

Asimismo, indicó que no se podía imaginar quién quería hacerle daño a su hermano.

"Era un hombre trabajador. No era una persona de problemas con nadie... ¿Qué pasó? Desconozco. Me enteré porque me llamaron a mi casa", relató.

Ramos era se dedicaba a hacer trabajos de pintura en estructuras, mientras que Wickline era empleada en el Tren Urbano.

Mientras, una tía de Ramos, quien tampoco quiso que su nombre se publicara, dijo que su sobrino y Wickline eran "tremendos padres. No querían cuenta con sus hijos".

"Lo único que queremos es que esto se esclarezca. Nuestro país no puede seguir así", manifestó la mujer.

"Edwin nunca había tenido problemas con nadie... No tenía amenazas o nada. Estas cosas duelen. El nene trigueñito se trepaba en la cama conmigo a ver muñequitos", expresó. "Dos niñitos... mataron a dos niñitos, dos inocentes..."

Según Nazario, el pasado lunes, 30 de diciembre, Luis Ramos Wickline, de 22 años e hijo mayor de la pareja, fue objeto de un atentado de varios disparos.

El mismo día del ataque, Luis fue a un cuartel de la policía para someter una querella por lo ocurrido y terminó apresado, luego que los oficiales se percataran que en su contra pesaban cargos criminales por carjacking a nivel federal, informó Nazario.

Luis se encontraba en ese momento libre bajo fianza con grillete por otro caso, a nivel estatal, por cargos de tentativa de asesinato y violación a la ley de armas, por hechos que se remontan a febrero pasado. Se supone que en febrero de este año enfrentará juicio.

Nazario dijo que en ese caso estatal se alega que “hubo una amenaza y unos disparos a una persona y Luis resulta denunciado, y se le radican esos cargos además de la ley de armas.

Por ese caso, Luis es el único acusado. Nazario aseguró que desconocía los hechos alegados en la acusación federal.

Con relación a los hechos de hoy, Nazario dijo que harán gestiones para entrevistar a Luis en el Centro Metropolitano de Detención (MDC).

"Estamos en una etapa sumamente preliminar para establecer un móvil. No estamos descartando nada. Nos encontramos en el proceso de trabajar la escena, entrevistar personas de interés y revisar material fílmico de la zona. Ellos tienen un hijo adulto que está en la cárcel federal al pendiente de un proceso por carjacking. A nivel local tiene cargos por asesinato y Ley de armas", destacó Nazario.

"Cuando (Luis) dio su información (a la Policía) salió en el expediente que había una orden de arresto federal en su contra por lo que fue arrestado por el Negociado Federal de Investigaciones", añadió el oficial.

La Policía ubicó varias cámaras de seguridad cerca de la casa donde ocurrieron los hechos, que estará evaluando para identificar algún sospechoso del crimen.

El director del CIC explicó que la familia estuvo compartiendo con otros familiares como parte de la celebración de la llegada del nuevo año y minutos después que regresan a su residencia ocurrió el crimen en el que fueron ultimados a disparos por una o varias personas que no han sido apresadas.

En la escena se encontraron casquillos de bala calibre 9 milímetros y 40 milímetros.

El personal del Negociado de Ciencias Forenses analizó la escena hasta poco después del mediodía. El cuerpo de Ramos estaba en el balcón, mientras que el de Wickline estaba en la sala, junto a uno de los gemelos. El otro estaba en uno de los cuartos.

En cuanto a algíun material que fuera ocupado en la escena, Nazario dijo que no podía ofrecer esos detalles, pero sí indicó que se ocuparon “artículos que van a ser usados definitivamente como evidencia en su momento”.

A las 3:20 de la madrugada de este miércoles fue cuando las autoridades recibieron una llamada al Sistema de Emergencias 9-1-1 alertando de detonaciones en el lugar y cuando llegaron se toparon con el padre, la madre y dos niños gemelos muertos por los impactos de bala dentro de la residencia.

Las autoridades notificaron que otro hijo adolescente de la pareja también resultó herido por el incidente. El menor tuvo que recibir asistencia médica por las heridas de bala en uno de sus pómulos, brazo ypierna. Su condición fue descrita como de cuidado, aunque estable dentro de las circunstancias.


💬Ver 0 comentarios