Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El Tribunal Supremo aprobó la semana pasada una resolución que pone en vigor la Ley de Asuntos no Contenciosos ante Notario, lo que permitirá que algunos casos como las declaratorias de herederos, la expedición de cartas testamentarias y los cambios de nombres, entre otros trámites, se puedan llevar a cabo fuera de los tribunales.

En esencia, estos casos, que podrían conllevar múltiples trámites procesales en el Tribunal de Primera Instancia, podrán ser trabajados por los notarios públicos, quienes se encargarán de recopilar toda la información necesaria para conseguir la aprobación de la Oficina de Inspección de Notarías (OIDN), la cual deberá obtenerse en periodos de 24 horas, a menos que el expediente esté incompleto o haya alguna otra razón que impida que se complete el proceso.

Según el juez presidente del Tribunal Supremo,  Federico Hernández Denton, esta medida, que contó con la aprobación unánime del alto foro judicial agilizará los procesos en estos casos que por ser no contenciosos, no cuentan con intereses adversos o en controversia.

Esto porque pone los 8,799 notarios que hay en el País estarían capacitados para atender estos casos. Antes sólo los jueces atendían estos asuntos. En el Tribunal de Primera Instancia hay alrededor de 325 jueces. La resolución, que será implantada para febrero del 2012, se espera que baje significativamente la carga de trabajo de los jueces.

Además de las declaratorias de herederos, la expedición de cartas testamentarias y los cambios de nombres y apellidos, los notarios también podrán trabajar los casos de adveración y protocolización de testamentos ológrafos, las correcciones de actas que obren en el Registro Demográfico, las declaraciones de ausencia simple para contraer nuevo matrimonio, y los procedimientos para perpetuar hechos en los que no esté planteada una controversia y no puedan resultar en perjuicio de otra persona ni se pretendan utilizar para conferir una identidad a una persona.

El acta de notoriedad que recoge el asunto no contencioso presentado ante la consideración del notario tendrá los mismos efectos jurídicos que una resolución del Tribunal.

“En este proceso incorporamos nuevas tecnologías que en los últimos años se han desarrollado en la ODIN para modernizar sus operaciones y agilizar los servicios que ofrece al notariado y a la ciudadanía”, añadió el juez presidente quien señaló que aún con la entrada de los notarios a realizar estos trabajos los procedimientos usuales ante un juez para estos casos no contenciosos se podrán llevar a cabo.

La puesta en vigor de esta ley requirió que el Departamento de Justicia aprobara reglamentación que rige los asuntos en los que entre los interesados haya incapacitados judicialmente o menores de edad. El trámite establece que en esos casos, los notarios deberán notificar al Departamento de Justicia cuyos procuradores revisarán que no haya intereses de los menores o los incapacitados menoscabados.


💬Ver 0 comentarios