Wildalis Ayala exige con una cacerola el arresto del supuesto asesino de la joven Arellys Mercado Ríos.

Una mujer llegó esta mañana hasta el cuartel de la Policía en Fajardo para manifestarse y reclamar justicia en el caso del asesinato de Arellys Mercado Ríos, que ocurrió el pasado domingo.

Esta mañana el fiscal del distrito de Fajardo, Yamil Juarbe, identificó como Jensen Medina Cardona, de 33 años, al sospechoso del asesinato de Mercado Ríos, de 34 años. Aún no ha sido detenido, pero se espera que esta tarde se le radiquen cargos.

Ante la tardanza de las autoridades de arrestar al sospechoso del crimen, Wildalis Ayala, quien se identifica como “La India Boricua”, exigió la justicia inmediata para la paz de la familia de Mercado Ríos, a quien un hombre asesinó con un disparo en el cuello en Villa Marina, en Fajardo.

“Bueno estoy aquí alzando la voz contra el maltrato porque lo que se cometió contra ella fue injusto, un asesinato vil. Es bien indignante porque cómo un hombre va a matar a alguien así”, cuestionó Ayala, quien protestaba en el lugar con una cacerola.

La manifestante, natural de Fajardo, indicó a El Nuevo Día que no conocía a la mujer, pero “aun así, llego porque este caso es indignante”.

“Me dedico a hacer esto. A llevar mensajes positivos y participar de marchas pacíficamente. Tengo una campaña que denomino: 'Ama a tu mujer, no la mates; y ama a tu hombre, no lo maltrates'”, explicó la manifestante. “Hoy, por ejemplo, llego vestida en ropa interior, con pintura roja para simular sangre y así hago lo posible por visibilizar el maltrato para exigir justicia”.

Ayala se mantiene desde temprano a las afueras del cuartel de la Policía, en Fajardo, donde desde el día de ayer se espera que se dé cita el sospechoso de asesinar a Mercado.

Según información suministrada por la Uniformada, Mercado Ríos fue asesinada luego de llegar a la Villa de Marina tras un pasadía con tres amigos en la isla de Palomino a bordo de una embarcación.

La mujer había encontrado un celular, que guardo en lo que encontraba a su dueño. Luego llegó un individuo reclamando que le pertenecía. Tras una discusión, le disparó a la mujer en el cuello, pese a que ya le había entregado el teléfono.


💬Ver 0 comentarios