En lo que va de 2019 se han reportado 381 robos de vehículos a mano armada. (Shutterstock)

Un chofer de Uber que fue víctima de carjacking esta madrugada relató el momento en que tres pasajeros que fue a buscar al barrio Ingenio, en Toa Baja, subieron a su vehículo con armas de fuego y le anunciaron el asalto que terminó con el robo de su vehículo.

“Supuestamente era una persona y cuando llegó, una me rodea y los otros dos se me montan en el carro. Me pusieron un arma en el cuello y me dijo: ‘Tranquilito, vas a hacer lo que yo diga”’, sostuvo el perjudicado en una entrevista radial (WKAQ – 580 AM).

Según el hombre, que no fue identificado, los asaltantes le pidieron que se dirigiera hacia el sector El Caracol, en Dorado, donde lo despojaron del vehículo a punta de pistola a eso de las 3:45 a.m.

Un informe de la Uniformada indicó que el auto fue descrito como un Nissan Rogue, año 2013. También le robaron sus prendas, una cartera que tenía documentos personales, un celular y $50 en efectivo. 

“Cuando llego al Caracol, ahí me arrodillaron y me pusieron las armas en la cabeza y yo dije: ‘Pues, me morí’”, indicó al describir que una de las armas era un rifle. 

El chofer alegó que los maleantes le pidieron que les explicara cómo funcionaba la aplicación de transporte, pues tenían la intención de quedarse con el teléfono y hacer recogidos a su nombre.

“Ellos iban a estar esperando que entraron solicitudes de servicio para así personarse a los clientes y poder asaltarlos también”, advirtió.

El hombre dijo que caminó hasta el cuartel más cercano de donde lo dejaron y denunció que, aunque pudo hacer la querella ante la Policía, aún Uber no sabe que lo asaltaron.

“Si el asaltante se lleva la aplicación, ¿de dónde yo llamo? No hay un número que tú puedas llamar y decir que se robaron el carro”, lamentó a la vez que dijo que los asaltados a conductores de Uber comenzaron cuando comenzaron a aceptar dinero en efectivo para pagar el servicio.

Cuando Uber comenzó a operar en Puerto Rico, solo se podía pagar a través de tarjetas de crédito o débito.

Los choferes de Uber, sin embargo, no saben si un pasajero va a pagar con dinero en efectivo o alguna tarjeta hasta que llega al punto de encuentro.

Por los pasados meses la Uniformada ha registrado en aumento en los casos de carjackings en la isla.

Muchos de los perjudicados son choferes de Uber, incluyendo a uno que murió en un incidente de este tipo en Santurce el mes pasado.

Según las estadísticas de la Policía, en lo que va de año se han reportado 381 carjackings, 35 más que en 2018 a esta misma fecha cuando se habían reportado 346 robos de vehículos a mano armada.

Esta semana la gobernadora Wanda Vázquez Garced anunció que las autoridades estatales y locales crearon un “task force” para atender este tipo de delitos en la isla.


💬Ver 0 comentarios