Jensen Medina llega al Tribunal de Fajardo para su vista de sentencia por el asesinato de Arellys Mercado.
Jensen Medina llega al Tribunal de Fajardo para su vista de sentencia por el asesinato de Arellys Mercado. (Xavier García)

El licenciado Jorge Gordon, abogado de Jensen Medina Cardona, atribuyó a una alegada “insistencia” del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) el caso más reciente contra su cliente.

Medina Cardona, convicto por el asesinato de Arelys Maldonado Ríos en el 2018, enfrenta cargos por posesión ilegal de drogas y un teléfono celular en la celda que estaba el 14 de diciembre en la Institución 292 de la cárcel de Bayamón.

La vista preliminar que tenía pautada para hoy fue suspendida para el 28 de febrero debido a que Gordon tenía pautado un juicio de otro caso.

Al salir de la sala en el Tribunal de Bayamón, Gordón indicó que este caso “es otro asunto más que la administración de Corrección insiste en seguir a este joven, cuando hay otros confinados que le han encontrado una serie de cosas, artículos en el interior, y no le radican cargos”.

“Ellos tienen su prerrogativa de a quién le van a radicar cargos y cómo lo van a seguir. Eso es un asunto de ellos”, comentó.

Ante la pregunta de a qué se refería con que el DCR “insiste”, el letrado contestó: “La insistencia es porque se llama Jensen Medina Cardona”.

Medina Cardona fue trasladado de la Institución 292 de Bayamón a la cárcel Guayama 1000 tras la intervención del mes pasado. Ambas prisiones son de máxima seguridad.

“La razón (del traslado) es porque se le aplica una regla 38 a base de una investigación que se está haciendo en el interior del anexo 292 en Bayamón como consecuencia de las imputaciones que hoy le están haciendo de forma criminal”, dijo Gordon.

Cuando le preguntaron si en Bayamón Medina Cardona tenía un compañero de celda, Gordon señaló: “¿Del testigo del Ministerio Público? No, Jensen no estaba en esa celda, así que no puede decir que Jensen estaba en esa celda. No estaba en esa celda”.

Medina Cardona ha enfrentado otros casos en el pasado por alegada posesión de artículos ilegales dentro de la cárcel, en agosto y abril del año pasado, pero los casos no han prosperado en los tribunales.

En una entrevista el mes pasado con El Nuevo Día, la secretaria del DCR, Ana Escobar, señaló que el traslado de Medina Cardona fue a un área de segregación disciplinaria y administrativa dentro del Complejo Correccional de Guayama.

Por su parte, la fiscal Mónica Vélez Díaz no quiso comentar hoy sobre las circunstancias en las que el celular y las sustancias controladas fueron encontradas supuestamente en la celda de Medina Cardona.

Al salir de la sala judicial, Vélez Díaz se limitó a enfatizar a que la ocupación ocurrió durante “un registro rutinario”. Para la vista preliminar tendrá como testigos a cinco oficiales del DCR y a una agente de la División de Drogas.

Según la denuncia, los agentes correccionales le ocuparon 75 envolturas con heroína y una cantidad no determinada de cocaína, además del celular.

Ante la pregunta sobre si la droga era para consumo personal o para distribución dentro de la prisión, la fiscal Vélez Díaz no comentó al indicar que “eso es parte de la prueba que presentaremos en su momento”.

En la entrevista del mes pasado, la titular del DCR aseguró que la agencia inició una investigación para determinar cómo Medina Cardona obtuvo posesión de las drogas y el celular.

La funcionaria dijo que Medina Cardona estaba asignado al área de la cocina de la Institución 292. Indicó, además, que existe la posibilidad de que se limiten las visitas que puede recibir.

“Obviamente, se ha iniciado una investigación intensiva con relación a esta situación, y no solamente en este momento, pues ya veníamos trabajando varios informes sobre confidencias relacionadas con la Institución 292 en particular. Incluso, había un trabajo de la Oficina de Inteligencia (del DCR) en conjunto con otras agencias estatales y federales, y parte del trabajo que han hecho resulta en que esas confidencias, en este caso de que probablemente se podría encontrar algún tipo de contrabando en su celda, resultó favorable”, dijo Escobar Pabón.

“Como parte de la revisión de esas confidencias que recibimos, resultó ser que encontramos estas envolturas, estos paquetes, que en su interior contenían heroína y cocaína, al igual que el celular”, enfatizó.

Escobar Pabón explicó que Medina Cardona había sido asignado al Edificio 8 de la Institución 292 de Bayamón, donde trabajaba en el área de la cocina, específicamente en la repartición de alimentos.

“Tenía la facilidad de llegar hasta un punto de distribución de alimentos, que es la cocina satelital de la institución, y después regresar a las diferentes áreas de vivienda a repartir los alimentos. Medina Cardona no forma parte de la población general”, explicó Escobar.

La sentencia de 129 años de Medina Cardona fue dictada por una juez del Tribunal de Fajardo tras encontrarlo culpable por el asesinato de Mercado Ríos el 18 de agosto de 2018, en una marina de ese municipio, al dispararle tras una discusión por el teléfono celular del convicto.

💬Ver comentarios