El jefe de la fiscalía federal en la Isla, Stephen Muldrow, indicó que trabaja con el FBI y la Oficina del Inspector General del Departamento del Trabajo de Estados Unidos en la investigación de los fraudes al PUA. (Pablo Martínez)

La fiscalía federal confirmó hoy que investiga casos de fraude al programa de Asistencia de Desempleo Pandémico (PUA, por sus siglas en inglés).

Así lo indicó el jefe de la fiscalía federal en la Isla, Stephen Muldrow, en declaraciones escritas.

“Específicamente, la Oficina del Inspector General del Departamento del Trabajo, trabaja de cerca con el FBI y otras agencias federales de ley y orden para investigar varios esquemas fraudulentos a los beneficios del PUA y trabajar a ayudar facilitar la acción de agencias de ley y orden locales”, indicó Muldrow en declaraciones escritas.

“Cuando sea apropiado, basado en la naturaleza de la actividad fraudulenta, puede resultar en procesamiento criminal federal”, agregó.

Asimismo, Muldrow indicó que “no se compartirá información públicamente sobre las investigaciones en curso o de esfuerzos investigativos específicos”.

“A los individuos que sepan de o hayan participado en un fraude relacionado al PUA se les invita a a reportar la actividad ilegal al FBI, cooperar con las investigaciones y devolver las ganancias obtenidas ilegalmente”, afirmó. Muldrow.

Sus expresiones surgen después de que la secretaria de Justicia de Puerto Rico, Inés Carrau, y el secretario del Trabajo, Carlos Rivera Santiago, informaran que han tenido conversaciones con la fiscalía federal y otras agencias de ley orden de Estados Unidos en Puerto Rico en relación al fraude en el PUA.

Rivera Santiago había indicado que un agente del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) estaba destacado como contacto con la agencia en relación a estos casos.

Dijo que también participa el Servicio de Rentas Internas (IRS) y están en curso auditorías de la Oficina del Inspector General del Departamento del Trabajo de Estados Unidos (OIG-DoL).

Este medio supo, además, que el FBI conduce una investigación sobre los robos de identidad que se han reportado por parte de personas que han cometido fraude para obtener el beneficio del PUA.

Previo a la confirmación de Muldrow hoy, un “task force” de agentes federales ya había comenzado a tomar jurisdicción en varios casos que había comenzado a procesar la Policía, indicó a El Nuevo Día el teniente José Ayala, director de la División de Robo a Bancos y Fraude de la Uniformada.

Ayala indicó que el caso más reciente en pasar a ese “task force” federal fue el de un hombre arrestado ayer en Bayamón, después de que intentara cambiar uno de 12 cheques que supuestamente obtuvo del PUA.

“Se han sacado unos casos que las agencias federales van a trabajar”, dijo Ayala esta tarde. “Hay un sinnúmero de casos que tenemos y ellos (agentes federales) los evalúan según los méritos”.

“Miran si hay un grupo de personas o que esta persona haya solicitado con muchos números distintos de Seguro Social, o que le haya robado identidad a varias personas”, añadió. “Eso afecta a nivel federal”.

El hombre de 43 años fue arrestado en la sucursal del Banco Popular en el centro comercial Santa Rosa cuando intentó cambiar un cheque por la cantidad de $11,454. Se estima que pudo haber obtenido aproximadamente $50,000 que “cambiaba o depositaba en sus cuentas de banco”, por lo que levantó banderas de fraude por la institución bancaria, que llamó a la Policía.

De esta manera, la fiscalía federal para el distrito de Puerto Rico se une a múltiples jurisdicciones que actualmente investigan casos de fraude al PUA.

En junio pasado, el gobierno de Hawai reportó haber recibido $92 millones en reclamaciones fraudulentas, de las cuales 6,000 personas habían informado ser víctimas de robo de identidad.