El jefe de fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow.
El jefe de fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, indicó que el FBI también tendrá agentes atendiendo querellas de los ciudadanos. (Pablo Martínez)

El fiscal federal Seth Erbe estará a cargo de la operación en Puerto Rico del Programa del Día de las Elecciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos para las elecciones generales del 3 de noviembre.

El jefe de la fiscalía federal en la Isla, Stephen Muldrow confirmó que designó a Erbe, quien es el jefe de la Sección de Fraude Financiero y Corrupción de esa oficina.

Explicó en comunicado de prensa que, como el funcionario electoral para el Distrito federal de Puerto Rico, Erbe será responsable por supervisar el manejo de las querellas de fraude electoral y las inquietudes sobre los derechos de los electores en consulta con la sede del Departamento de Justicia en Washington.

“Todo ciudadano tiene que poder votar sin interferencias o discriminación y que su voto se cuente sin que se lo roben fraudulentamente. El Departamento de Justicia siempre actuará cuando sea debido para proteger la integridad del proceso electoral”, sostuvo Muldrow, en declaraciones escritas.

El Programa del Día de las Elecciones también busca garantizar la confianza del público en la integridad del proceso electoral al proporcionar puntos de contacto locales para que la ciudadanía informe sobre posibles fraudes electorales y violaciones de los derechos de los electores mientras los colegios de votación estén abiertos el día de las elecciones.

La ley federal protege contra delitos como intimidar o sobornar a los electores, comprar y vender votos, hacerse pasar por electores, alterar los recuentos de votos, llenar las urnas y marcar las boletas de los electores en contra de su voluntad o sin tomar en cuenta su opinión.

También existen protecciones especiales para los derechos de los electores y establece que pueden votar libres de actos que los intimiden o acosen.

Por ejemplo, personas que actúen con la intención interrumpir o intimidar a los electores en los colegios de votación al interrogarlos o desafiarlos, o al tomarles fotos o videos, con el pretexto de que se trata de acciones para descubrir votaciones ilegales pueden violar la ley federal de derecho al voto.

Además, la ley federal protege el derecho de los electores a marcar su propia papeleta o a que los asista una persona que ellos elijan, cuando los electores necesitan ayuda debido a una discapacidad o por analfabetismo.

Muldrow expresó que Erbe estará de turno mientras los colegios estén abiertos para responder a las querellas de fraude electoral o inquietudes sobre los derechos de los electores. El público puede comunicarse con él llamando al 787-340-1795 o 787-340-1890.

Además, el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) tendrá agentes especiales disponibles en cada oficina local y agencia residente en todo el país para recibir querellas de fraude electoral y otros abusos electorales el día de las elecciones. El público puede comunicarse con la oficina local del FBI llamando al 787-754-6000 o 787-987-6500.

De la misma forma, las querellas sobre posibles violaciones de las leyes federales de derecho al voto pueden presentarse directamente a la División de Derechos Civiles en Washington, DC, por teléfono al (800) 253-3931 o mediante el formulario de querellas que puede descargar aquí.

Muldrow recomendó que, en caso de un delito de violencia o intimidación, llame al 9-1-1 de inmediato y antes de comunicarse con las autoridades federales.

Señaló que la policía estatal y local tiene jurisdicción primaria sobre los colegios de votación, y casi siempre tienen la capacidad de reaccionar más rápidamente ante una emergencia.