Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Sospechoso de masacre en Ramos Antonini fue arrestado en operativo de la DEA contra presunta ganga narcotraficante

José Daniel Sierra Jiménez, alias “Wiwi”, fue detenido por armas en el 2021 y señalado por la Policía por el crimen de 2019

15 de mayo de 2024 - 5:57 AM

Cuando Juan D. Sierra Jiménez fue arrestado en 2021 por posesión ilegal de armas de fuego, la Policía lo señaló como sospechoso de la masacre en relación a la masacre en el residencial Ernesto Ramos Antonini. (alex.figueroa@gfrmedia.com)

Las autoridades federales aseguraron este miércoles haber desarticulado una organización narcotraficante que supuestamente ha operado desde hace 12 años en el residencial Jardines de Sellés, en Río Piedras, con presuntos miembros que habrían estado involucrados en crímenes violentos, como “asesinatos o masacres”.

En conferencia de prensa, el jefe de la Fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, informó que un gran jurado federal emitió un pliego acusatorio contra 30 alegados miembros de una pandilla que distribuyó diversos tipos de narcóticos en los municipios de San Juan, Trujillo Alto, Aibonito y Loíza.

Ante la pregunta sobre qué casos violentos se podrían atribuir a la ganga, Muldrow indicó que “no vamos a entrar en detalles sobre cuáles asesinatos o masacres en los que están envueltos”.

“¿Masacres?”, se le preguntó. “Masacres”, respondió Muldrow, sin elaborar.

Sin embargo, el tercer acusado por el pliego emitido por el gran jurado es Juan Daniel Sierra Jiménez, alias “Wiwi” o “Doble U”, quien fue arrestado por la Policía en marzo de 2021 por posesión ilegal de un arma de fuego en un apartamento del residencial Sellés.

Al momento de ese arresto, el comisionado de la Policía, Antonio López Figueroa, indicó que Sierra Jiménez era sospechoso en relación a la masacre de seis personas en el residencial Ernesto Ramos Antonini, en Río Piedras, en octubre de 2019.

Cabizbajo el sospechoso de la masacre en el residencial Ramos Antonini

Cabizbajo el sospechoso de la masacre en el residencial Ramos Antonini

El hombre, identificado por la Policía como Juan Sierra Jiménez, de 31 años, fue arrestado en el residencial Sellés, en Río Piedras.

López Figueroa sostuvo en aquel momento que Sierra Jiménez era “uno de los más buscados y es sospechoso de los múltiples asesinatos que hubo en el Ernesto Ramos Antonini en el 2019. Era uno de los participantes del mismo”.

Cuestionado en 2021 sobre si la Uniformada tenía suficiente evidencia que vincule al individuo con la matanza, López Figueroa contestó que “totalmente”, pero hasta el momento nadie ha sido acusado por ese crimen, en el que murieron seis personas.

En julio de 2021, Sierra Jiménez se declaró culpable por posesión ilegal de un arma de fuego y fue sentenciado a cuatro años y cuatro meses de cárcel, por lo que era una de seis personas que ya estaban ingresados en prisión al momento de la nueva acusación diligenciada este miércoles por agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), con la cooperación de la Policía y otras agencias federales.

“Quizás lo más escalofriante de nuestra investigación es que ha descubierto el alcance de la violencia perpetuada por miembros de esta organización”, manifestó la directora de la DEA en Puerto Rico, Denisse Foster, sin identificar casos específicos de esos alegados actos de violencia.

El comisionado de la Policía habla sobre los asesinatos en el residencial Ramos Antonini

El comisionado de la Policía habla sobre los asesinatos en el residencial Ramos Antonini

Henry Escalera se trasladó a la escena de la masacre y confirmó que cuatro hombres y una mujer fallecieron a causa de la balacera entre el edificio 29 y áreas aledañas al residencial.

Mientras, en la conferencia de prensa de este miércoles, Muldrow identificó al presunto líder de la ganga como Pedro Rosado Garay, alias “Finito”, a quien señaló como uno de siete acusados que no han sido arrestados aún.

Indicó que los demás prófugos son: Sergio Luis Rivera Álvarez, alias “Zurdo”; Víctor Alfonso Rosario Clemente, alias “Calvo” o “Tato”; José Domingo Irizarry Serrano; Edwin Gabriel Vázquez Colón, alias “Cuco”; y Emilio Rodríguez Guzmán, “Barba”.

Según los cargos, los acusados pertenecen a una ganga identificada como “Los Elite” y desde el 2012 hasta el momento de la acusación distribuyeron heroína, crack, cocaína, marihuana, fentanilo, Tramadol y Clonazepam en el residencial Jadines de Sellés, Quintana y El Trébol en San Juan; Nuestra Señora de Covadonga en Trujillo Alto, y Liborio Ortiz en Aibonito, entre otros.

Alegan que para mantener el “control de las actividades de narcotráfico” en esos lugares llevaban actos de “amenazas, violencia e intimidación”.

La pesquisa encontró que por años enviaron “kilos de cocaína” a estados de Estados Unidos, de donde recibían cargamentos de fentanilo y marihuana para distribución en la Isla. Desde Estados Unidos también recibían por correo piezas de armas de fuego o armas completas.

De hecho, durante el operativo, uno de los acusados, Francisco Miguel Duluc Meléndez, alias Franco”, fue arrestado en Nueva York.

“La investigación reveló que durante la conspiración, los imputados y sus cómplices participaron en actos de violencia y tiroteos para asegurar sus operaciones de narcotráfico. Los acusados y sus cómplices en ocasiones utilizaban chalecos antibalas para protegerse cuando participaban en actos de violencia y modificaban armas de fuego para convertirlas en armas automáticas (ametralladoras)”, sostuvo Muldrow.

Añadió que, además de comunicarse utilizando teléfonos celulares y aplicaciones digitales para comunicarse, los acusados también “se promovían, sus narcóticos, sus armas su dinero y su organización narcotraficante en las redes sociales”.

Comentó que “mucha de la prueba” con la que cuentan corresponde a que los acusados “no piensan que hay nada de malo con tomar fotos, para ponerlas en Facebook, con dinero, armas de fuego y carros de lujo... esa vida de gánster. Montan eso y en los teléfonos tenemos que ponen vídeos de ellos disparando en la calle y demuestra su participación en la ganga”.

“Los Elite, así es como funciona. Es una forma de mostrar su poder en la calle y que no tienen miedo de mostrar quiénes son”, apuntó Muldrow.

Los acusados también enfrentan una alegación de confiscación por $67.2 millones, que es la cantidad que se estima que produjo la organización durante el tiempo que operó.

Foster destacó que “durante los últimos años, en coordinación con varias fuentes confidenciales y agencias de ley y orden, hemos estado investigando esta violenta organización”.

“Las consecuencias de sus acciones han sido devastadoras, con varios muertes por envenenamiento vinculados a la mezcla de heroína y fentanilo”, expuso Foster.

“En el transcurso de la investigación encontrado cantidades de drogas, dinero en efectivo y armas de fuego”, añadió.

Imágenes de esas incautaciones fueron mostradas en fotografías incluidas por la fiscalía federal en una moción en la que solicitó al tribunal que los dejara ingresados en prisión hasta el juicio.

Las fotos son de dinero en efectivo escondido en un compartimento oculto de un vehículo, potentes armas de fuego, incluyendo largas, así como municiones y narcóticos.

De ser declarados culpables de los cargos de drogas, los coacusados se enfrentan a una pena mínima de 10 años de prisión con una sentencia máxima de cadena perpetua.

Del total de 30 acusados, 20 enfrentan cargos por posesión ilegal de armas de fuego y por este delito se exponen a un mínimo de 15 años hasta un máximo de cadena perpetua tras las rejas.

En el pliego hay cinco acusados por posesión de armas alteradas ilegalmente para disparar de forma automática y se exponen a una condena mínima de 30 años de cárcel.

Foto incluida en una moción de la Fiscalía federal para mostrar dinero supuestamente escondido en un compartimento debajo de un vehículo, en relación al caso contra una ganga narcotraficante que operaba en el residencial Jardines de Sellés en Río Piedras.
Foto incluida en una moción de la Fiscalía federal para mostrar dinero supuestamente escondido en un compartimento debajo de un vehículo, en relación al caso contra una ganga narcotraficante que operaba en el residencial Jardines de Sellés en Río Piedras. (Suministrada)
Foto incluida en una moción de la Fiscalía federal para armas ocupadas, en relación al caso contra una ganga narcotraficante que operaba en el residencial Jardines de Sellés en Río Piedras.
Foto incluida en una moción de la Fiscalía federal para armas ocupadas, en relación al caso contra una ganga narcotraficante que operaba en el residencial Jardines de Sellés en Río Piedras. (Suministrada)
Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: