Sánchez Martin enfrenta cargos por asesinato, violaciones a la Ley de Armas y Sustancias Controladas (semisquare-x3)
Sánchez Martin enfrenta cargos por asesinato, violaciones a la Ley de Armas y Sustancias Controladas. (Juan Luis Martínez Pérez)

Caguas - La jueza Ana Cruz Vélez, del Tribunal de Caguas, pautó para el 5, 6 y 7 de septiembre la continuación de la vista preliminar que se celebra contra Steven Sánchez Mártir, acusado de asesinar a Pedro Marrero Díaz el 2 de agosto en el interior de una habitación del Hospital Hima San Pablo, de dicho municipio.

Mientras salía de la sala, agentes de la Agencia Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) asumieron la custodia de Sánchez Mártir luego que fuera acusado federalmente, el 23 de agosto, por posesión de municiones.

La defensa de Sánchez Mártir solicitó, mediante moción al tribunal, una copia de los vídeos de seguridad que están en manos del Ministerio Público, pero la magistrada declaró no ha lugar la petición. En un turno de reconsideración de Jane Hoffman, una de las abogadas del imputado, insistió en el pedido y Cruz Vélez instruyó a la fiscalía a mostrar el pietaje.

Inicialmente, los fiscales Yamil Juarbe, Maribel Mojica y Maite Flores Morales se opusieron al pedido de la defensa al considerar que el pietaje es “impertinente”, que pone al descubierto la localización de las cámaras de seguridad del hospital y que resulta un trámite pertinente a la fase de juicio. Juarbe, fiscal de distrito de Caguas, acusó a Hoffman de pretender impugnar la cadena de custodia del vídeo.

“El acusado tiene derecho a que su defensa esté preparada”, dijo Hoffman. “A este caso se le ha dado una amplia cobertura en los medios con unos vídeos suministrados (a la prensa) por el Estado".

"Se les ha dado cubertura a unos pedacitos”, agregó la letrada en referencia a los vídeos de seguridad diseminados mientras se lanzaba la búsqueda de Marrero Díaz.

“Puede constituir prueba exculpatoria y la prueba es clara. (La) evidencia exculpatoria tiene que ser entregada por el Ministerio Público”, afirmó Hoffman, acompañada por los abogados Alexis Álvarez y Emilio Martínez Rivera. Gabriel Hernández se unirá luego a la defensa.

Tras examinar parte del pietaje, Hoffman dijo a la prensa que no vio “prueba que pueda culpar a mi cliente”.  “Él no es”, insistió.

“Con toda probabilidad vamos a discutir eso”, contestó cuando se le preguntó si insistiría en tener acceso a pietaje adicional.  

A Sánchez Mártir se le vio cojeando en la sala. Su padre, Wilfredo Sánchez, indicó a El Nuevo Día que se debe a unas heridas de bala que sufrió su hijo.

Sin embargo, a preguntas, el fiscal Juarbe insistió en que el imputado es capaz físicamente de cometer el crimen y de haber escapado.

“La persona que le estamos imputado de estos hechos es la persona que vieron en sala. Es capaz de eso y mucho más”, dijo. “Yo puedo empezar a cojear hoy, ustedes me pueden grabar y todo acomodaticiamente”, dijo. “Vamos a demostrar que él tiene suficiente prueba para demostrar, más allá de duda razonable, que ésta es la persona que asesinó a don Pedro en el hospital”. 

¿Por encargo?, se le preguntó.

"Eso es parte de los ángulos que estamos investigando, pero todo apunta a eso", contestó Juarbe. 

El Ministerio Público aseguró que estaba listo hoy para iniciar el desfile de prueba con el testimonio de dos civiles, pero la defensa pidió tiempo adicional.

Esta mañana, de otra parte, la fiscalía solicitó a Cruz Vélez que los rostros de tres testigos de cargo no sean enfocados por las cámaras cuando presten su testimonio. Este caso es transmitido en endi.com y en otros medios.

Los testigos son Milda Díaz Díaz, madre de la víctima; Gerardo Burgos y José Neris Mojica.

Esta mañana las partes estipularon varios documentos, como el formulario para la advertencia de personas sospechosas bajo custodia, la certificación de persona muerta, la orden de arresto contra Sánchez Mártir y un documento donde se consigna la violación de una probatoria. Igualmente, se estipularon 84 fotos.

Las partes también compartieron una orden para el levantamiento de material genético del imputado y una orden de registro contra una guagua Honda Odyssey, donde, presuntamente, fue transportado el acusado al Hospital Hima.

La guagua fue recuperada en el residencial Rafael López Sicardó, en Río Piedras, donde Sánchez Mártir fue arrestado el  6 de agosto.

Sánchez Mártir enfrenta cargos federales desde el 23 de agosto, luego de que las autoridades ocuparan en un apartamento donde vivía, en el residencial Rafael López Sicardó, de Río Piedras, un cargador con 22 balas calibre 9 milímetros, dos balas calibre .40, una bala calibre .38, cuatro balas calibre .223, y 20 balas calibre .300.  

El individuo fue acusado a nivel federal, ya que, siendo convicto de delito grave por robo, tentativa de asesinato y sustancias controladas, fue sorprendido con las municiones.

Ha trascendido que las balas calibre 9 milímetros serán comparadas con los casquillos ocupados en la escena del crimen de Marrero Díaz y con los casquillos encontrados en la escena del asesinato de Carlos Giovani Báez Rosa, conocido como Tonka, ejecutado el 2 de agosto del año pasado en el sector Cantera, en Santurce.

A preguntas de El Nuevo Día, Juarbe indicó que el Ministerio Público no ha ocupado un arma de fuego en el caso y que tampoco hay un móvil establecido.


💬Ver 0 comentarios