Tomás Torres Rivera solicitó al Tribunal Supremo que se le revoque el veredicto de culpabilidad en su contra. (GFR Media)

El Tribunal Supremo de Puerto Rico recibió la primera solicitud para revocar una condena a raíz de la decisión judicial federal de que los veredictos de culpabilidad de los jurados en las cortes estatales tienen que ser por unanimidad.

Se trata de Tomás Torres Rivera, quien presentó una "moción urgente para que se tome conocimiento judicial del caso de Ramos v. Louisiana y para que se dicte un remedio de conformidad".

El Triribunal Supremo de Puerto Rico acogió el recurso como un "auxilio de jurisdicción", luego de que el Tribunal de Apelaciones declarara no ha lugar en octubre de 2019, amparándose en el caso de Pueblo vs. Casellas, una petición de la defensa de que se paralizara el proceso de apelación mientras se esperaba por la determinación del Supremo de Estados Unidos.

En el caso Pueblo vs. Casellas se confirmó que en la isla no hacen falta veredictos unánimes para lograr convicciones en casos criminales.

"...Si resuelto a favor del acusado (el caso en el Supremo de Estados Unidos), el requisito de unanimidad en un veredicto condenatorio aplicaría al Sr. Tomás Torres Rivera y prevalecería en la apelación del error planteado en cuanto al requisito de unanimidad de un veredicto condenatorio", reza la moción donde también se recalca que el Tribunal Supremo de Estados Unidos determinó que su fallo aplica a personas acusadas cuyas sentencias condenatorias estén pendientes en tribunales apelativos.

De acuerdo con una resolución del Supremo de Puerto Rico, en una segunda moción "se ordena al Procurador General comparecer y mostrar causa por la cual no debamos revocar el dictamen condenatorio emitido en contra del peticionario conforme a lo resuelto en Ramos v. Louisiana".

Torres Rivera fue convicto el 2 de septiembre de 2016 en tres en votaciones de 11-1, 9-3 y 9-3 y sentenciado a una pena carcelaria de 22.5 años por presuntos actos cometidos contra menores en una escuela.

También fue encontrado culpable de un cargo de tentativa de actos lascivos y en siete cargos de matrato de menores

Desde la etapa en que el caso se vio en el Tribunal de Primera Instancia, región de Guayama, su defensa reclamó que se requería de una votación unánime para que se sostuvieran las convicciones.

La defensa recurrió al Tribunal de Apelaciones el 30 de septiembre de 2016.

El recurso de Torres Rivera ante el Supremo de Puerto Rico se ampara en la decisión del Supremo de Estados Unidos en un caso que surgió de los tribunales de Nueva Orleáns.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos declaró este lunes como inconstitucionales las convicciones criminales por jurado que no sean unánimes, lo que debe tener como consecuencia anular la norma en Puerto Rico que permite convicciones 9 a 3.

La decisión tendría el efecto de anular el apartado de la Constitución de Puerto Rico que otorga el derecho a los acusados de delito grave de tener un juicio ante un “jurado imparcial”, que podrá rendir un “veredicto por mayoría de votos en el cual deberán concurrir no menos de nueve”.

El caso surge de la convicción de Evangelisto Ramos, un trabajador de un barco de suministro de petróleo, que fue convicto en junio de 2016 de asesinato en segundo grado, en votación de 10 a 2, por el asesinato de Trenice Fedison de 43 años en Nueva Orleans (Luisiana).

En 2019, el estado de Luisiana anuló las convicciones por jurado que no son unánimes, pero no se eliminó las sentencias en contra de convictos como Ramos.

De inmediato no se pudo obtener información sobre las particularidades del caso, más allá de que es un caso criminal que llegó al Tribunal de Apelaciones de Puerto Rico.

Su recurso se ampara en la decisión del Supremo de Estados Unidos en un caso que surgió de los tribunales de Nueva Orleáns.

La decisión tendría el efecto de anular el apartado de la Constitución de Puerto Rico que otorga el derecho a los acusados de delito grave de tener un juicio ante un “jurado imparcial”, que podrá rendir un “veredicto por mayoría de votos en el cual deberán concurrir no menos de nueve”.

El caso surge de la convicción de Evangelisto Ramos, un trabajador de un barco de suministro de petróleo, que fue convicto en junio de 2016 de asesinato en segundo grado, en votación de 10 a 2, por el asesinato de Trenice Fedison de 43 años en Nueva Orleans (Luisiana).

En 2019, el estado de Luisiana anuló las convicciones por jurado que no son unánimes, pero no se eliminó las sentencias en contra de convictos como Ramos.


💬Ver 0 comentarios