Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La foto muestra el momento en que Eduard Rivera Correa era trasladado al tribunal federal tras ser arrestado por corrupción. (GFR Media) (horizontal-x3)
La foto muestra el momento en que Eduard Rivera Correa era trasladado al tribunal federal tras ser arrestado por corrupción. (GFR Media)

El convicto exalcalde de Río Grande, Eduard Rivera Correa, salió de prisión hace alrededor de un mes, tras cumplir tres de los cinco años de prisión que le impuso la exjueza federal Carmen Consuelo Vargas por delitos de soborno, tentativa de extorsión y obstrucción a la justicia mientras ocupaba el cargo político.

El otrora líder del Partido Popular Democrático describió que sus años en una presión federal, principalmente en Miami, fueron como estar en un túnel.

Eso es un túnel donde uno ve la claridad a lo lejos, pero siempre con mucha esperanza y tratando de que la vida no sea tan difícil como lo es como cuando uno está metido en esa situación”, indicó el exalcalde en la primera entrevista que concede tras su liberación a una emisora radial de la región este (WMDD 1480).

Reveló que, durante su estancia en prisión, estuvo en dos ocasiones “en el hoyo”, sufrió mucho, pero que nunca permitió que los federales le sacaran ni una sola lágrima.

Uno está encerrado ahí y no sabe si es de día o de noche, con unas comidas malísimas”, sostuvo, al comentar que cuando se está encerrado en el hoyo solo permiten “tres baños a la semana, no es todos los días. No es fácil”.

Los presos identifican al "hoyo" como una celda pequeña y oscura que se utiliza para una especie de confinamiento en solitario. En Estados Unidos suele medir seis pies de ancho y nueve pies de largo. 

Se alega que los reclusos terminan en esta celda a modo de regaño por tener un comportamiento violento hacia otros presos o hacia los funcionarios de prisiones o por pertenecer a pandillas dentro de las cárceles.

Según el exalcalde, las prisiones federales son "para que tú no vuelvas más. Te están oprimiendo, máxime que lo que hay ahí son minoría. Lo que hay son negros y latinos”.

Asimismo, Rivera Correa alegó que terminó en prisión por ser un “buen amigo” de una persona que lo traicionó. No mencionó el nombre de la persona a la que hacía referencia, pero afirmó que fue arrestado por los federales por un caso de corrupción en Barceloneta en el que el exalcalde Sol Luis Fontanes resultó convicto.

“Negoció la amistad que yo le di a cambio de su libertad y de meterme a mí en problemas. Eso yo lo considero, pues, no un cooperador, sino un traidor, porque se prestó para fabricarme el caso”, dijo el exalcalde.

Yo no perdono la traición. Eso no se perdona. Ni Dios perdonó la traición”, añadió.

Asimismo, Rivera Correa reveló que el empresario estuvo por más de dos años grabando conversaciones que tenían en su oficina de alcalde. Alegó que el hombre hasta lloró en su presencia, por lo que creía en su sinceridad y mantuvo su contrato en el municipio.

“Lo que hacía era un teatro, comprando su libertad a cambio de la mía”, precisó.

Recordó que una de las acusaciones fue por venderle unas taquillas al empresario. Según la acusación, esa venta fue por $4,000.  

“Él me preguntó si con eso estaba en nómina y yo le contesté que tú siempre has estado en nómina. Pues, ya con esa expresión, me hicieron un caso de obstrucción al comercio interestatal. Eso son trucos que hace la fiscalía para llevar a uno (a la cárcel)”, denunció.

La acusación también aludió a que Rivera Correa recibió $39,000 de un contratista que realizaba dos proyectos deportivos para el municipio riograndeño durante un periodo que se extendió de 2010 a 2012 y muchos de los sobornos se pagaron en la misma oficina del exalcalde.

Tras hablar de su experiencia en prisión, el exalcalde dijo que ha aprendido a valorar al ser humano. Del mismo modo, afirmó que no tienen ninguna aspiración política.

“Yo no puedo correr ninguna otra candidatura. Eso es por ley. Yo fui convicto. Lo que puedo es cooperar a resolver el problema de mi pueblo”, detalló, al rechazar que esté detrás de una campaña para buscarle un contrincante al actual alcalde de Río Grande, Ángel “Bori” González. 


💬Ver 0 comentarios