Pablo Casellas resultó convicto por el asesinato de su esposa, Carmen Paredes. (GFR Media)
Pablo Casellas resultó convicto por el asesinato de su esposa, Carmen Paredes. (GFR Media)

La fiscalía y la defensa de Pablo Casellas Toro expresaron hoy que no han logrado contactar a todos los testigos que declararon en el primer juicio contra el excorredor de seguros en el 2014, por lo que el nuevo juicio en su contra por presuntamente asesinar a su esposa Carmen Paredes fue aplazado. 

La jueza Nerisvel C. Durán Guzmán tomó en cuenta también las dudas sobre cuánto tiempo podría tomar a los abogados analizar la prueba contra el acusado. Inicialmente, el juicio estaba pautado para el 15 de junio. 

El tribunal no impuso una nueva fecha para el proceso contra Casellas Toro. 

"Estamos tratando de comunicarnos con todos los testigos", dijo la fiscal Phoebe Isales, durante una vista de estado de los procedimientos en el tribunal de Bayamón.

Sin embargo, anticipó que la lista original de los 68 testigos pudiera no estar exacta en el nuevo juicio ordenada por el Tribunal de Apelaciones de Puerto Rico.

"Algunos testigos ya no están disponibles", agregó Isales.

A su salida de la sala 504 del Tribunal de Bayamón, la fiscal Janet Parra explicó que al evaluar la prueba sabrán con qué testigo fue sometida y entonces verificarán si están disponibles. 

Sin embargo, Parra indicó que las reglas permiten que cuando un testigo no está disponible se puede usar la grabación del testimonio original, de haber pasado por interrogatorio y contrainterrogatorio.

Durante la vista, la fiscal Parra dejó abierta la puerta para la presentación de testigos nuevos.

"Si vamos a añadir, hay que hacer descubrimiento sobre ese testigo", comentó Parra en sala. "Como no hemos verificado la prueba en el tribunal, solo podemos decir que es la misma que tenemos hasta ahora".

Abundó que avisarán posteriormente "qué testigos usaremos, si eliminaremos algunos o se añadirán".

Mientras, el abogado de la defensa, Harry Padilla, indicó que también tenía una duda con uno de sus testigos, a quien identificó como el doctor Jiménez Vélez, por problemas de salud.

En lo que coincidieron ambas partes es que para el 15 de julio no podrán revisar toda la prueba del caso original, parte de la cual está en seis cajas que fueron llevadas a la sala del tribunal.

"Han transcurrido seis años y medio y sometí un escrito para que le fiscal diga desde ahora si hay algún cambio en la lista de testigos o si hay algún cambio en la evidencia", dijo el abogado de la defensa Harry Padilla.

"Entonces, la juez le dio 30 días a la fiscal para que informara al respecto", agregó.

La orden del Tribunal de Apelaciones disponía que las partes revisaran el expediente que fue devuelto al Tribunal de Primera Instancia después de que se ordenó el nuevo juicio.

Casellas Toro no compareció hoy al tribunal pese a una orden de la juez que así lo disponía.

En sala se informó que el Departamento de Corrección y Rehabilitación notificó que no podía presentarlo ante los protocolos establecidos por la emergencia del COVID-19.

Aunque la jueza Durán Guzmán dijo reconocer la situación, mostró incomodidad con que no se cumpliera con la orden. No obstante, no tomó acción porque Padilla informó que la comparecencia de Casellas Toro no era necesaria.

Por la misma razón excusó a Casellas Toro de comparecer el 15 de julio a la vista de estatus que se pautó al aplazar el comienzo del juicio.

Por otro lado, Isales aseguró que "no se está negociando" una oferta para que Casellas Toro se declare culpable por una sentencia menor.

Sin embargo, las fiscales no fueron categóricas en rechazar que podrían considerarlo si hubiera una solicitud de parte de la defensa.

"Las posibilidades siempre existen", dijo Isales. "No hay nada concreto. Si pasa, se atenderá, como se atiende con todos los acusados que tienen derecho a un juicio, que también tienen derecho a negociar sus casos".

"Si a él le interesa, tiene derecho a acercarse. Si no le interesa, estamos preparadas para ver el caso", añadió.

Según Parra, "el día que esté sobre la mesa tendrá que ser un acuerdo que nosotras entendamos que sea justo".

Pero, cuando se le preguntó por el rumor de un acuerdo por 25 años de prisión, Isales señaló que "no vamos a hablar de años en este momento... Una vez que hagamos la evaluación de toda la prueba que tengamos y hablemos con toda la prueba, y si es que a la defensa la interesa, entonces lo evaluaremos".

El cuerpo baleado de Paredes fue encontrado en la mañana del 14 de julio de 2012 en su residencia en Guaynabo.

Casellas Toro fue declarado culpable por mayoría - con una votación de 11-1 - por un jurado integrado por seis hombres y seis mujeres, el 22 de enero de 2014. Fue sentenciado a cumplir 109 años de prisión.

El litigio todavía estaba en el Tribunal deApelaciones en abril pasado cuando el Tribunal Supremo federal determinó que los veredictos de culpabilidad tienen que ser por votación unánime en casos graves, tanto en la esfera federal como en la estatal, para que estén en cumplimiento con la Constitución de Estados Unidos.

Ante ese giro, Casellas Toro solicitó la anulación del veredicto, lo que fue acogido por el Tribunal de Apelaciones al ordenar un nuevo juicio.

El foro intermedio judicial puertorriqueño determinó que "se deja sin efecto los veredictos dictados contra el señor Pablo J. Casellas Toro por los cargos de asesinato en primer grado, destrucción de pruebas y por la infracción del artículo 5.15 de la Ley de Armas".

"En consecuencia, se devuelve el caso al foro primario para la celebración de un nuevo juicio contra el señor Casellas Toro por los tres delitos mencionados", ordenó el Tribunal de Apelaciones.