La opinión del Supremo la emitió el juez asociado Roberto Feliberti Cintrón. (The Associated Press)

El Tribunal Supremo validó esta tarde una resolución de la Comisión Estatal de Elecciones que permite que se notifique a todo elector que votó adelantado por correo y no entregó la fotocopia de su identificación.

El domingo, el más alto foro judicial del país ordenó la paralización de los procedimientos ante el Tribunal de Primera Instancia relacionados con una impugnación del Partido Popular Democrático (PPD) que buscaba dejar sin efecto la resolución del presidente de la CEE, el juez Francisco Rosado Colomer, luego de que el comisionado electoral del Partido Nuevo Progresista (PNP), Héctor Joaquín Sánchez Álvarez, acudiera ante el Supremo pidiéndole su intervención.

La opinión del Supremo la emitió el juez asociado Roberto Feliberti Cintrón.

Desde la segunda página de la opinión, ya el juez estableció que “de entrada, adelantamos que la actuación del Presidente estuvo dentro del marco de las facultades establecidas en el Código Electoral y su Reglamento, así como en su deber de ser garante y facilitador del ejercicio del derecho fundamental al sufragio de los electores, sin limitaciones procesales que atenten contra la validez y adjudicación de éste, sin contar antes con las garantías de un debido procedimiento de ley”.

La determinación del presidente de la CEE surgió luego de que Sánchez propusiera al pleno de la CEE permitir que el ente electoral notificara a cualquier elector que votara por adelantado por correo y que no hubiese incluido la fotocopia de su identificación. El PNP pedía que se le permitiera al elector entregar la fotocopia hasta el 25 de noviembre, lo que no obtuvo el aval del resto de los comisionados electorales.

Rosado Colomer determinó dar paso a la petición del PNP, pero modificada. Le concedió al elector tres días, luego de ser notificado por la Junta de Administración de Voto Adelantado y Ausente (JAVA) de la CEE de que debía entregar la fotocopia de su identificación.

En desacuerdo con eso, el PPD acudió al Tribunal de Primera Instancia para impugnar la determinación de Rosado Colomer.

El nuevo Código Electoral establece en su Artículo 9.39 sobre Voto de Electores Adelantados que “la validación de este tipo de voto adelantado (el que se emite por correo) también estará sujeta a que el elector haya incluido la copia de su tarjeta de identificación electoral o cualquier otra identificación con foto y vigente autorizada por esta ley”.

“La decisión del Presidente de la CEE le da al elector que votó por correo el sitial que tienen todos los demás, sin trabas procesales, como sería sujetar la validez de un voto emitido al requisito de forma de incluir una fotocopia de una identificación en el sobre original, sin permitirle subsanar la omisión”, lee la opinión del Tribunal.

En su opinión, Feliberti Cintrón agregró que “no le restamos a la identificación su importancia para garantizar la pureza de los procedimientos, ni descartamos el requisito que la ley impone, pero su omisión no puede representar la anulación del voto, sin la debida notificación, oportunidad de subsanar la deficiencia y de solicitar revisión sobre esa determinación, para que el elector haga cualquier otro planteamiento en derecho que estime pertinente”.

“Lo que se busca con la Resolución CEERS-20-164 es permitir que el elector subsane la falta de identificación. Esto ocurrirá sin que se abra el sobre sellado que contiene las papeletas. Se garantiza así la secretividad del voto, dado que la JAVAA se percatará de la omisión al abrir el sobre remitido y hallar sólo el sobre con las papeletas sin la copia de la identificación que debía acompañarlo. Una vez subsanada la falta de identificación del elector en un plazo corto y razonable, procederá el depósito del sobre que contiene 'la votación a la urna del precinto correspondiente. Lo anterior es cónsono con los propósitos constitucionales que permean la normativa electoral tanto local como federal que colocan al derecho al sufragio en un sitial elevado -pilar de nuestra democracia- y con los postulados del debido procedimiento de ley, pues el elector tendrá derecho a un proceso justo, con derecho a una adecuada notificación y oportunidad de ser escuchado y defenderse”, concluye la determinación del Supremo.

El juez Rafael Martínez emitió una opinión de conformidad, al igual que el juez Luis Estrella Martínez y a la que se unieron los jueces Mildred Pabón Charneco y Edgardo Rivera García.

Mientras, la jueza presidenta del Supremo, Maite Oronoz Rodríguez, junto a la jueza asociada Anabelle Rodríguez Rodríguez, emitió una opinión disidente. También emitió una opinión disidente el juez asociado Ángel Colón Pérez.

En su opinión disidente, Oronoz Rodríguez indicó que la determinación de la mayoría validó que mediante un reglamento se deje sin efecto un estatuto establecido por la Legislatura.

“A pesar del lenguaje claro de la ley que establece que la validez del voto está sujeta al cumplimiento fiel de este requisito, la Mayoría valida que se alteren las normas luego de comenzado el proceso electoral. Peor aún, refrenda un mecanismo adoptado por reglamento para permitir que el elector “subsane” su incumplimiento con la ley. Ese mecanismo es contrario al texto claro y terminante del Código Electoral de Puerto Rico de 2020, y despoja al procedimiento del voto adelantado por correo de una de las medidas procesales que el legislador estatuyó para salvaguardar su transparencia y confiabilidad”, subrayó la jueza.

“Este Tribunal no tiene un cheque en blanco para reescribir el Código Electoral. Pretenderlo, no solamente representa una falta de respeto a la función constitucional de esta institución, sino también a la deferencia que se le debe dar al rol de la Legislatura”, añadió.

Destacó que “Puerto Rico tiene una tradición de limpieza electoral inspirada por su Constitución y que es la base de sus procesos democráticos. A días de los comicios generales, nuestro rol debió ser sostener esa pureza al validar un proceso electoral que inspire la confianza pública, la cual incide de manera proporcional sobre la participación electoral”.

La reportera Gloria Ruiz Kuilan colaboró con esta historia.