Los agentes de HSI se hicieron pasar por la víctima y por otra menor de edad de 14 años para continuar la comunicación con el acusado, quien solicitó el envió de imágenes explícitas.
Los agentes de HSI se hicieron pasar por la víctima y por otra menor de edad de 14 años para continuar la comunicación con el acusado, quien solicitó el envió de imágenes explícitas. (Jorge Ramirez Portela)

Un hombre acusado por explotación infantil de 12 menores de edad informó ayer que se declarará culpable en el Tribunal Federal en San Juan. La defensa de Wilberto Ramos Candelaria indicó ayer, lunes, al juez Francisco Besosa que su cliente llegó a un acuerdo con el Ministerio Público.

La moción no precisó si el acuerdo mantiene todos los cargos o si desestimará algunas de las denuncias. Documentos del caso indican que Ramos Candelaria se expone a un máximo de 30 años de prisión.

En su contra pesa un pliego acusatorio emitido por un gran jurado federal en agosto de 2020 con 32 cargos criminales, en lo que sería una de las acusaciones más grandes, sino la de mayor magnitud, en tiempos recientes contra una sola persona por explotación infantil en Puerto Rico.

La extensa lista de los denuncias contra Ramos Candelaria incluyen varias alegaciones por producción de pornografía infantil, recibo de ese material, posesión del mismo, coerción e incitación de un menor y transferencia de material obsceno a un menor.

De acuerdo con la acusación, algunos de los hechos se remontan al 2016, pero la mayoría de los actos documentados tuvieron lugar en el 2019.

LA INVESTIGACIÓN

Los agentes de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, en inglés) comenzaron la investigación contra Ramos Candelaria cuando fueron contactados por los padres de una menor que en el 2019 tenía 12 años de edad.

En entrevista con los oficiales, los padres indicaron que su hija recibió peticiones del acusado para que le enviara fotos de sus partes íntimas, además de hacer videollamadas.

Los agentes entrevistaron a la menor, quien confirmó lo expresado por sus padres y señaló que también intercambiaron vídeos que borraban después de verlos.

Según una querella de un agente de HSI, los agentes realizaron un examen forense del teléfono celular de la menor en el laboratorio de la agencia federal, donde extrajeron varios mensajes de voz de conversaciones por la plataforma de Instagram entre la menor y Ramos Candelaria, que para ese momento tenía 27 años de edad.

La denuncia federal destacó cinco de esos mensajes, que consisten en expresiones de contenido sexual y con peticiones a la niña para que le enviara imágenes de ella.

Asimismo, la querella de HSI incluye dos mensajes enviados por el acusado insultando a la víctima con palabras soeces y amenazándola con publicar imágenes de ella en plataformas digitales.

La denuncia federal indica que, tras conocer lo sucedido, los agentes de HSI se hicieron pasar por la misma niña con su cuenta de Instagram y “continuaron las comunicaciones” con Ramos Candelaria.

Unos días después, el 8 de agosto de 2019, los mismos agentes se hicieron pasar por una menor de 14 años de edad y comenzaron a comunicarse con el acusado, quien comenzó a pedirle al agente encubierto imágenes y, luego, le envió varios mensajes de voz con expresiones de índole sexual.

El intercambio con los agentes encubiertos continuó hasta por lo menos el 12 de agosto de 2019.

La querella detalla que, luego, los oficiales confirmaron la identidad de Ramos Candelaria a través del registro de licencias de conducir en el Departamento de Transportación y Obras Públicas.

32 CARGOS CRIMINALES

Con la querella de esa sola víctima, los agentes de HSI lograron obtener una orden de arresto que se ejecutó el 16 de agosto de 2019.

El mecanismo de la denuncia mediante declaración jurada es usada por los agentes federales cuando tienen urgencia de sacar de las calles a una persona mientras esperan por un pliego acusatorio, que puede tardar más.

Desde el arresto, Ramos Candelaria ha estado ingresado en prisión, por lo que no ha podido enviar mensajes a otras menores de edad.

En efecto, el 5 de septiembre de 2019 un gran jurado emitió un pliego acusatorio, que fue enmendado en agosto de 2020.

Con la nueva acusación, aumentaron los cargos de seis a 32, después que la pesquisa se amplió y pudo documentar las alegaciones de al menos 12 víctimas.

El pliego menciona las siglas de los nombres de las menores, pero no se incluyen en este reportaje para proteger a las víctimas. Las víctimas incluyen dos niñas de 12 años de edad, una adolescente de 13 años, una de 14 años, tres de 15 años y cinco de 16 años.

La mayoría de los hechos alegados tuvieron lugar entre febrero y agosto de 2019, mientras que el caso de una menor de 15 años ocurrió en el 2017 y el de una adolescente de 16 años se extendió entre el diciembre de 2016 y el 2017.

ACUERDO PARA DECLARARSE CULPABLE

Antes de la enmienda del pliego las partes comenzaron conversaciones sobre un posible acuerdo para declararse culpable, según se desprende del expediente electrónico del caso.

Pero, después de la nueva acusación, la defensa solicitó en varias ocasiones que se atrasara la fecha límite para informar al tribunal debido a la magnitud del esfuerzo para evaluar el descubrimiento de prueba.

Una moción en el expediente del caso indica que la fiscalía federal le entregó a la defensa cerca de 3,200 documentos, incluyendo sobre 2,800 grabaciones de audio.

Luego, en octubre del año pasado, la defensa solicitó la desestimación de varios cargos por falta de jurisdicción en algunas de las alegaciones porque “él no fotografió ni grabó las menores con su teléfono o cualquier otro dispositivo fílmico”.

En este laboratorio se monitorea a posibles depredadores.
En este laboratorio se monitorea a posibles depredadores. (VANESSA SERRA DIAZ)

Pero el juez denegó la petición de Ramos Candelaria al citar casos previos en los que se define que para ser responsable de la “producción” de ese material ilegal no tiene que haberlo grabado físicamente, sino haber provocado que se hiciera.

Tras la decisión de Besosa, la defensa del acusado presentó una moción ayer, lunes, en la que pidió que se dejara sin efecto la conferencia con antelación a juicio y anunció que se va a declarar culpable, por lo que pidió que se paute una audiencia para aceptar su responsabilidad por sus actos.

“El señor Ramos informa al tribunal que él ha llegado a un acuerdo con el Ministerio Público”, lee la moción.

En ese sentido, pidió al menos dos semanas para completar el proceso de que “el acuerdo le sea entregado por la fiscalía, sea discutido con el acusado y firmado”.

El juez pautó la audiencia para “declararse culpable o conferencia con antelación a juicio” para el 30 de septiembre.

ARRESTAN A OTRO POR ACOSO CIBERNÉTICO

En otro ejemplo de la exposición de los menores a depredadores sexuales a través de plataformas digitales, un hombre en Rhode Island fue arrestado después de acosar a dos niñas en Puerto Rico para la producción de material pornográfico.

En este caso, las víctimas fueron dos menores de 10 y 11 años de edad, según una denuncia del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) que identifica al imputado como Noah Spearman.

Usando las plataformas de Snapshat y WhatsApp, logro de que le enviaran fotos sin ropa tras asustarlas con la amenaza de “matarla a ella y a sus amigos y familia”, según el FBI.

Luego también amenazó con divulgar las fotografías que había recibido si no lo desbloqueaban de sus contactos y continuaban enviándole más imágenes.

Incluso, la amenaza a una de las niñas incluía una foto del pecho desnudo de la otra menor, indicándole que le dijera a la amiga que enviara un texto al hombre “o su familia recibe esto”.

“El usuario (Spearman) usó varias amenazas de matar” a las dos niñas.

La familia de una de las niñas se querelló ante el FBI y uno de los agentes se hizo pasar por la menor usando las mismas cuentas con las que contactó al hombre, quien volvió a pedirle fotos, además de emitir insultos.

El FBI logró obtener información personal y residencial del individuo por requerimientos legales de las plataformas que usó, como Snpatchat y los proveedores de Internet.

Foto del laboratorio forense de los federales.
Foto del laboratorio forense de los federales. (Vanessa Serra Díaz)

En la investigación encontraron que la cuenta de esa aplicación era usada para “encontrar múltiples menores féminas, formar una relación con ellas y obtener fotos desnudas de ellas”, antes de comenzar a amenazarlas de matarlas a ellas y familiares.

Usando amenazas, incluso, pidió a otras menores que le enviaran fotos de sus hermanas menores.

Después de casi dos meses de vigilancia, los agentes del FBI ejecutaron una orden de allanamiento en el apartamento del sujeto, quien accedió a ser entrevistado y confesó que había amenazado a menores de 5 años hasta los 17 años de edad para que le enviaran fotos sin ropa y explícitas.

Indicó que también usaba la aplicación de TIYA, además de Snapchat y WhatsApp para las amenazas. Además, informó que usaba otras dos aplicaciones “para conocer adultos que transmiten vídeos en vivo de ellos abusando de menores de edad”.

Spearman fue arrestado el 7 de septiembre y al día siguiente el tribunal federal del Distrito de Rhode Island ordenó que fuera trasladado a Puerto Rico.

💬Ver comentarios