Sixto "George" Díaz Colón fue arrestado por el FBI el 27 de enero de 2021 por cargos de intento de extorsión a oficiales de la administración gubernamental del exgobernador Ricardo Rosselló.
Sixto "George" Díaz Colón fue arrestado por el FBI el 27 de enero de 2021 por cargos de intento de extorsión a oficiales de la administración gubernamental del exgobernador Ricardo Rosselló. (Archivo)

El juez federal Francisco Besosa denegó la petición del exproductor televisivo Sixto “George” Díaz Colón para desestimar los cargos en su contra por intento de extorsión en relación con el “chat” de Telegram que llevó al final de la administración de Ricardo Rosselló como gobernador en el verano de 2019.

En una orden de 28 páginas, Besosa mantuvo vigente el pliego acusatorio al rechazar siete argumentos presentados por la defensa de Díaz Colón en febrero pasado, alegando errores e insuficiencia en los cargos y planteó cuestionamientos sobre la prueba presentada por el Ministerio Público.

La próxima vista del caso está programada para el 23 de junio, para cuando Besosa espera pautar una fecha para juicio.

Según la pesquisa federal, Díaz Colón solicitó dinero y contratos en el gobierno al entonces secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Anthony Maceira (”Persona 4″ en el pliego), para supuestamente evitar que Raúl “Raulie” Maldonado Nieves (”Persona 1″ e hijo del exsecretario de Hacienda, Raúl Maldonado Gautier) divulgara más mensajes del chat que eran dañinos a la imagen de funcionarios de la administración Rosselló.

Besosa señaló que “no es convincente” el argumento de Díaz Colón en cuanto a que la acusación falla en presentar un reclamo de extorsión. La orden del juez recordó que, según el Ministerio Público, Díaz “buscó obtener $300,000 de la Persona 4 y sus asociados, y también exigió que la Persona 4 trabajara para restaurar los contratos gubernamentales que beneficiarían al acusado (Díaz Colón), o arriesgarse a sufrir daños financieros y de reputación a través de la publicación de ciertas comunicaciones dañinas”.

Ante el planteamiento de la defensa de que un contrato en el gobierno no puede ser considerado como “propiedad” transferible a través de una extorsión, Besosa indicó que esa teoría de la defensa será materia para que un jurado lo decida.

De igual forma, Besosa resolvió que el jurado determinará si Díaz Colón emitió una amenaza a través de un mensaje de texto en el que indicó que “se jod... esta administración”.

La defensa del acusado argumenta que esa expresión fue un intento de la proteger al exsecretario de Hacienda de “ataques adicionales desde ‘Fortaleza’”, en relación a la disputa que llegó a haber entre la funcionarios de la entonces administración y Maldonado Gautier, quien denunció una “mafia institucional”.

Según la orden de Besosa, la defensa alegó que “el gobernador Rosselló supuestamente instruyó a Díaz a reunirse con la Persona 1 (Maldonado Nieves) simplemente para ‘evaluar qué daño de control de medios podría hacer con respecto a los primeros chats publicados por [la Persona 1] que ya estaban dañando la reputación del gabinete del gobernador’”.

Besosa recordó que le corresponde al jurado interpretar la evidencia y adjudicar la “credibilidad de los testigos”.

Con relación a otro argumento, el juez añadió que los derechos constitucionales de libertad de expresión tampoco representan una “carta blanca” para cometer extorsión.

De otra parte, Besosa regañó a la representación legal de Díaz Colón. Indicó que presentó “acusaciones engañosas e infundadas de mala conducta” de parte de la fiscalía federal.

De acuerdo con el juez, la defensa planteó la alegación de mala conducta del Ministerio Público, haciendo alusión al contenido de la grabación de una llamada telefónica entre Díaz Colón y Maldonado Nieves.

“Porque después de corroborar a través de la llamada grabada por Díaz Colón con [la Persona 1] (Maldonado Nieves), donde se indica claramente en la llamada que él nunca solicitó o quería dinero de [la Persona 4] (Maciera) y que solo quería vengar a su papá por lo que le hicieron, el Ministerio Público debía haberse abstenido de presentar este caso en su contra”, indicó la defensa en una moción, citada por el juez.

Sin embargo, Besosa señaló que “ni una cintila de evidencia sugiere” que la fiscalía federal “se ha desviado” del “alto criterio” requerido “para hacer justicia”.

Apuntó que Díaz Colón “acusa a los fiscales de mala conducta simplemente porque está en desacuerdo con la evidencia” y alega que le mintieron al gran jurado.

“El tribunal no tolerará acusaciones infundadas de mala conducta y advierte a los abogados que se abstengan de hacer afirmaciones infundadas de mala conducta”, indicó.

Por otro lado, la defensa de Díaz Colón cuestionó parte del contenido de una transcripción de un audio grabado por una persona identificada solamente como una “Fuente Confidencial Humana”.

En el audio, supuestamente están hablando de los $300,000 que le pagarían a Díaz Colón para evitar la divulgación de más mensajes del chat, entre otras gestiones.

“Mmm y ahí tú garantizas las dos cosas”, dijo el confidente a Díaz Colón.

“Exactamente”, contestó Díaz Colón, según la transcripción de la fiscalía.

Entonces, la fuente indicó: “Y lo otro yo te ayudo con eso de OGP y Hacienda, esto, okay. Y si yo te ayudo con eso pues en la medida que tú puedas pues no ayudas también en - “.

De acuerdo con la transcripción, Díaz Colón contestó: “Sí, papi, porque yo voy a... es que me tengo que meter en eso, papi. No hay break. De verdad, te lo juro. No hay break. No hay manera, vuelvo y te repito”.

La defensa de Díaz Colón sostiene que en la grabación no se oye cuando supuestamente el acusado dice “exactamente”, mientras que el Ministerio Público argumentó que sí se puede escuchar utilizando un programa de “mejora de audio”.

El juez indicó que en su oficina realizó una revisión de la versión “mejorada” del audio y determinó que “algo se dijo, pero no podía descifrar la palabra específica o sonido”. En consecuencia, el tribunal determinó que “le corresponderá al jurado si lo que se dijo es la palabra ‘exactamente’”.

Durante el juicio, indicó Besosa, la fiscalía sentará como uno de sus testigos a un perito del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) para explicar el proceso utilizado para mejorar la calidad de la grabación de audio.

Mientras, el juez planteó que Díaz Colón “puede, a su vez, presentar evidencia contradiciendo esa afirmación y/o contrainterrogar al testigo del FBI”.

El pliego acusatorio establece que el pago de los $300,000 y los contratos nunca fueron emitidos.

A su vez, Maldonado Nieves aseguró a través de las redes sociales que no solicitó dinero, sino que lo “trataron de sobornar”.

“Recibí una llamada en la que me ofrecieron $300k y me dijeron que el dinero provenía de Maceira. Le dije que NO!, que se metieron con mi familia y el dinero no era mi interés”, afirmó.

Díaz Colón también enfrenta un cargo por “destrucción, alteración y falsificación de documentos asociados a una investigación federal”.

Como ya había mencionado en julio del año pasado, yo no extorsione, a mi me trataron de sobornar. Recibí una llamada en...

Posted by Raul Maldonado on Thursday, January 28, 2021
💬Ver comentarios