La demanda alegó que los ciudadanos de 60 años o más temen contagiarse con el COVID-19 al participar físicamente en las elecciones generales al ser el sector de la población más vulnerable al nuevo coronavirus. (Dennis M. Rivera Pichardo)

El juez federal Pedro Delgado ordenó extender la fecha límite para que los electores en Puerto Rico con 60 años de edad o más puedan solicitar el voto adelantado por correo como medida para evitar el contagio del COVID-19.

Ahora esos votantes tendrán hasta el 24 de septiembre para hacer la solicitud a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), según lo dispuso por el juez del Tribunal federal del Distrito de San Juan.

Delgado emitió la orden de interdicto al acoger en parte la solicitud de dos ciudadanos que demandaron a la CEE a través de abogados de la Unión de Libertades Civiles (ACLU) y del bufete Paul, Weiss, Rifkind, Wharton & Garrison con sede en Nueva York.

Delgado resolvió que se “reconoce el derecho de los ciudadanos mayores (60+) para el voto adelantado y extender hasta el 24 de septiembre de 2020 la fecha límite para que esos electores soliciten el voto adelantado”.

“Esta medida deberá ir acompañada de un aumento en la orientación por los medios (de comunicación) durante este periodo el periodo intervenido”, agregó el juez.

Los demandantes son Belia Arlene Ocasio, de 67 años, y Efraín Colón Damiani, de 69 años.

Sus abogados alegan que ambos, como otros ciudadanos de 60 años o más, temen contagiarse con el COVID-19 al participar físicamente en las elecciones generales.

“Los ciudadanos de esta edad son los más vulnerables al COVID-19. Son los más propensos a morir si se contagian”, indicó William Ramírez, director de la ACLU en Puerto Rico, a El Nuevo Día.

“La falta de medidas para este grupo de ciudadanos son violaciones a su derecho al voto”, agregó.

Ramírez indicó que después de la demanda, los comisionados no habían llegado a un consenso sobre la medida a tomar, por lo que el entonces presidente de la CEE, Juan Ernesto Dávila, decidió incluir a todo ciudadano de 60 años más entre las categorías de electores que pueden solicitar el voto por correo.

“La CEE pidió que se desestimara la demanda, pero nos opusimos porque lo único que había era la decisión de un presidente que ya no estaba, sin que estuviera en una ley o reglamento”, explicó Ramírez.

“El otro problema que había era que la fecha límite para solicitar ese voto por correo era hasta el 14 de septiembre. Pero hay que hacerlo en persona, cuando las oficinas de la CEE están más llenas que nunca, porque la gente se está sacando las tarjetas y otros trámites”, expuso.

Por esa razón, dijo Ramírez, Delgado ordenó la extensión de la fecha límite hasta el 24 de septiembre, de manera que los ciudadanos de más de 60 años puedan ir a las oficinas de la CEE con menos riesgo.

“Hubiera preferido que se pudiera hacer la solicitud por correo o de otra forma, pero al menos esto ayuda a que más personas que estaban pesando no ejercer su derecho al voto, ahora sí lo van a hacer con menos riesgo. Espero que la CEE tome medidas para atenderlos y cumplir”, afirmó Ramírez.

La demanda estima que con esta resolución se beneficiarían 800,000 electores.

Estará por verse si la CEE podrá manejar este aumento en de solicitudes, en momentos de transición administrativa y a mes de haber tenido que suspender las primarias, provocando atrasos que plantean dudas sobre su capacidad para cumplir con la fecha del 3 de noviembre para las elecciones generales.

La categoría de los 60 años o más se añade a las ya provistas por el Código Electoral que incluyen a toda persona que trabaje el día de la elección; cuidadores de menores de hasta 14 años, personas con impedimentos o postradas en cama; personas hospitalizadas, los candidatos, todo aquel que no solicitó voto ausente y estará fuera de la isla el día de la elección, personas no videntes o con problemas de movilidad y mayores de 80 años.

PREOCUPACIÓN EN LA CEE

Precisamente esta semana pasada varios comisionados electorales se expresaron preocupados con varios asuntos relacionados con el voto adelantado.

Ya las Juntas de Inscripción Permanente están recibiendo las solicitudes para el voto adelantado. El elector o electora solo debe llenar un formulario en el que provee su información y al firmarlo hace constar que es correcto lo que dice apercibido de que si no es así, podría cometer perjurio.

“El voto por correo es algo que hay que trabajar de inmediato para que no haya problemas, que esté la capacidad humana y técnica para atenderlo”, dijo esta semana el expresidente de la CEE Héctor Conty, quien, en 2012, debió atender 17,000 solicitudes de voto adelantado por correo para personas postradas en cama.

Indicó que en aquel momento ese proceso confrontó “muchas dificultades” por las direcciones. “El problema es el manejo de la correspondencia que hay que preparar con JAVA (Junta Administrativa de Voto Ausente y Adelantado)”, dijo.

El estatuto establece que “al momento de presentar su solicitud de voto adelantado, a ningún elector se le podrá cuestionar, interrogar y tampoco requerir documentos o certificaciones de ningún tipo”.

Al amparo de esos requisitos, todos los comisionados electorales, excepto el del PNP, han advertido que este voto, si no se fiscaliza, abre la puerta al fraude electoral. “Tenemos preocupación en cuanto a cómo se va a garantizar que, en efecto, el elector que votó es al que se le dio el derecho para ejercer el derecho al voto”, dijo el comisionado electoral del Movimiento Victoria Ciudadana, Olvin Valentín.

Los comisionados temen que un elector o electora se aventure a votar dos veces o que puertorriqueños que no viven en la isla, que su domicilio no está en Puerto Rico, participen de las elecciones generales.

El comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño, Roberto Iván Aponte, estimó que las solicitudes para el voto ausente podrían sobrepasar las 100,000. Esta cifra implica, dijo, 400,000 papeletas considerando que cada elector tiene derecho a cuatro papeletas que incluyen la estatal, la legislativa, la municipal y la del plebiscito “estadidad sí o no”.

“Cómo se va a fiscalizar eso. Cuando regrese (de vuelta a la CEE) cómo se va a atender sin que se atrasen los resultados de las elecciones. Quién va a contar esos votos, qué personal. No veo manera de que eso se pueda hacer en términos prácticos”, afirmó Aponte.

Ese voto adelantado por correo, aunque se emite días antes de las elecciones generales, la CEE no lo cuenta hasta el mismo día del evento. Aquellas papeletas que lleguen posterior al evento electoral, pero que estén fechadas o con matasellos de hasta el 3 de noviembre, se cuentan en el escrutinio general porque se consideran votadas previo a finalizar la elección.

JAVA es responsable de resguardar estas papeletas y contar los votos el próximo 3 de noviembre. Pero los comisionados electorales han advertido que JAVA no tiene suficiente personal y equipo.

La reportera Gloria Ruiz Kuilan colaboró con esta historia.