Áurea Vázquez y Adam Anhang. (ELNUEVODIA.COM)

El juez federal Daniel Domínguez ordenó hoy que el 16 de diciembre se lleve a cabo una vista para dictar sentencia contra Alex Pabón Colón, asesino confeso del empresario canadiense Adam Anhang.

Pabón Colón lleva 12 años en prisión desde que dijo a las autoridades que asesinó a Anhang en el 2005 por un acuerdo monetario que le ofreció la esposa del canadiense, Áurea Vázquez Rijos, en una conspiración que también alegó haber incluido a Marcia Vázquez Rijos y José Ferrer Sosa.

Áurea, Marcia y Ferrer Sosa fueron sentenciados a cadena perpetua en prisión en el 2019, pero no se había dictado la condena contra Pabón Colón debido - entre otros asuntos - a dudas sobre su salud mental, lo que además se ha convertido también en uno de los principales argumentos de la defensa de los convictos en el proceso llevado al Primer Circuito de Apelaciones.

Durante la vista de hoy, José Aguayo, abogado de Pabón Colón, indicó que un sicólogo sometió “un informe encontrando” que su cliente “está competente”.

“He hablado con el acusado por videoconferencia tres a cuatro veces, hemos hablado sobre el informe, he visto su comportamiento y en mi opinión está competente para continuar con su proceso legal”, agregó. “Solo falta su sentencia”.

El juez Domínguez indicó hoy que en el informe más reciente que ha recibido sobre las evaluaciones de la salud mental de Pabón Colón establece que está en condición de cooperar con su defensa.

“El tribunal ordena que el acusado está suficientemente capaz para volver a la resolución de su situación”, sostuvo Domínguez.

“Ahora está listo mentalmente para participar en su sentencia”, puntualizó.

El juez y las partes se expresaron confiadas en que para esa fecha ya esté actualizado el informe presentencia de la Oficina de Probatoria.

No obstante, aunque Domínguez enfatizó en que la vista era solamente para discutir el asunto sobre si Pabón Colón ya podía proceder a su sentencia, en la audiencia sí se llegó a hablar sobre la controversia entorno a la salud mental de quien fue el testigo estrella del Ministerio Público durante el juicio.

Fue el mismo juez Domínguez quien presentó la pregunta sobre si el informe actual incluía el periodo del juicio.

La fiscal federal Jenifer Hernández dijo que este informe solamente cubría evaluaciones que le hicieron a Pabón Colón en el complejo correccional Butner en Carolina del Norte para el periodo de enero a mayo de 2020, antes de ser sometido al tribunal en junio de este año.

Por su parte, Aguayo dijo que este informe surgió después de que una primera evaluación encontrara en el 2019 que no estaba en condición mental para cooperar con su defensa, por lo que se solicitó que fuera enviado a Butner.

Cuestionamientos del abogado de Marcia

En la vista, por invitación a comentar por el propio juez, el licenciado Carlos Sánchez, abogado de Marcia, enfatizó que ninguno de los dos informes aclaraba sus cuestionamientos sobre la salud mental de Pabón Colón al momento de testificar.

El primer informe sobre problemas con la salud mental de Pabón Colón surgieron más de medio año después de que declarara en el juicio como testigo estrella y en momentos en que envió cartas a abogados de los convictos para invitarlos a reunirse para ofrecerles información “valiosa” para sus apelaciones.

“Quiero ser claro para el récord. No hubo una evaluación por un sicólogo o psiquiatra a Alex Pabón Colón hasta después del juicio y el primero lo encontró incompetente”, dijo Sánchez, asegurando que nunca les entregaron expedientes médicos sobre la salud mental del asesino confeso antes del juicio.

A su vez, la fiscal Hernández enfatizó en que la defensa nunca solicitó una evaluación sicológica de Pabón Colón antes del juicio ni inmediatamente después de aquel proceso, que se extendió por un mes que concluyó en octubre de 2018 con un veredicto de culpabilidad.

Durante el juicio, Pabón Colón declaró que sostuvo reuniones con Áurea, Marcia y Ferrer Sosa para planificar el asesinato de Anhang. Dijo que en la noche del 21 de septiembre de 2005, Áurea llevó a Anhang a comer a un restaurante del Viejo San Juan y que al salir fue avisado por Ferrer Sosa, para entonces atacarlo en la calle Tanca con un cuchillo.

En el juicio, Pabón Colón dijo que envió cartas de cobro por el alegado encargo. En una de las vistas, la fiscalía presentó como evidencia una carta que no llegó a ser entregada por el mensajero, dirigida a Marcia.

Mientras, la abogada de Áurea, Lydia Lizarríbar, intentó desacreditar a Pabón Colón, enfatizando en su apodo de “El Loco”, presentando la teoría de que inventó la historia de la conspiración, mientras que trató de restar validez a la carta presentada en el tribunal con preguntas alusivas a que acostumbraba enviar cartas a personas que incluso no le conocían.

A su vez, la fiscalía presentó testigos con declaraciones que corroboraban algunas versiones de Pabón Colón, como la de un mensajero que alegó haber entregado otras cartas a Marcia.

Meses después de la sentencia, Pabón Colón envió cartas al entonces abogado de Marcia, Ovidio Zayas, y a la abogada de Áurea, Lizarríbar, ofreciendo información para sus apelaciones.

Zayas reaccionó solicitando a Domínguez que señalara una deposición de Pabón Colón en presencia de su abogado, lo que fue declinado.

En cambio, Lizarríbar acudió el año pasado al Primer Circuito de Apelaciones en Boston, pidiendo que el caso fuera enviado de vuelta a San Juan porque había surgido “evidencia nueva”.

Además de la carta que recibió, Lizarríbal se refería al primer informe - ya me mencionado - de que en septiembre de 2019 una evaluación sicológica encontró que Pabón Colón “sufre de esquizofrenia y no está capaz en el presente”.

“La competencia mental de Pabón Colón fue un asunto durante el juicio y es un asunto en apelación. La nueva evidencia es material y relevante a los procesos de apelativos”, Lizarríbar en aquel momento.

Posteriormente, el tribunal federal en San Juan rechazó la celebración de un nuevo juicio por la supuesta evidencia nueva.

En julio pasado, el entonces juez Juan Torruella informó que el Circuito de Apelaciones de Boston reanudaba el proceso en ese foro, donde nuevos recursos de los tres convictos se consolidaron recientemente. La defensa de Áurea tiene hasta diciembre para someter su informe de apelación.