Carlos Rosa Rosa

Periodista

Por Carlos Rosa Rosa
💬 0

El BSN tiene que atemperarse a los cambios

Cuando termine la serie final del BSN -en algún momento a finales de este mes- el presidente Fernando Quiñones y todos los apoderados de la liga deberían retirarse a un lugar apartado para analizar ciertos aspectos fundamentales en la operación del organismo. Hay varios temas neurálgicos, pero en esta ocasión, prefiero centrarme en uno: la fecha y duración de la temporada.

Históricamente, el BSN ha celebrado su torneo durante el verano. Antes tenía una lógica: darle la oportunidad a los jugadores de la NCAA de venir a participar en la competencia. Desde el 2002, la NCAA prohibió la participación de los colegiales, por lo que no hay ninguna razón de peso para seguir llevando a cabo el torneo en el verano con un calendario tan atropellado. 

La sociedad ha cambiado con un incremento sustancial en elementos de entretenimiento, que antes no existían. Hoy día, el BSN compite con centro comerciales, con Netflix, con el cine, con espectáculos artísticos, con la NBA, entre otros, sin olvidar la difícil situación económica que atraviesa el país. Hay grandes cambios en la sociedad, pero el BSN sigue con la misma operación con un torneo regular de 36 juegos en dos meses y medio, jugando lunes y martes. No creo que sea tan difícil observar los cambios y detenerse por un momento y evaluar cómo la liga puede atemperarse a esta nueva realidad.

El jueves, por ejemplo, el coliseo Manuel “Petaca” Iguina estuvo lejos de llenarse para ser un primer partido local de los Capitanes de Arecibo en la serie final ante Bayamón. Un amigo arecibeño me ofreció su opinión: “El bolsillo ya no aguanta más”. Hice un cálculo para entender de lo que él me hablaba: Arecibo jugó ocho partidos de postemporada, entre round robin y semifinal, como local en un periodo de 19 días. Mi amigo tiene una familia de cuatro. Si hubiera asistido a todos los juegos, en taquilla solamente, hubiera invertido $384 (cada boleto de general tiene un costo de $12). Eso sin incluir los gastos de estacionamiento y comida. “Y como $600 me ganó en una quincena”, me dijo. Por más que él quiso, no encontró la manera de invertir esa suma de dinero en un periodo de tres semanas.

La economía del país ya no resiste este tipo de formato de torneo. Habrá que analizar seriamente la posibilidad de efectuar partidos entre jueves y domingo con dos para cada equipo. Habrá que extender más la temporada y hacer los ajustes necesarios en los presupuestos de los equipos si eso conlleva eliminar otra plaza de refuerzo. 

A la larga, el desarrollo de los jugadores nativos también se beneficiaría con una temporada más extensa. 

 Hay que atemperarse a los cambios y es ya.

Otras columnas de Carlos Rosa Rosa

sábado, 13 de abril de 2019

El silencio de Fernando Quiñones

Ayer al cierre de esta edición, Quiñones aún no había resuelto el caso del exjugador del Equipo Nacional, tras una suspensión de 10 partidos y una multa de $8,000 emitida por el oficial examinador y vicepresidente del organismo, Lee Sepulvado, al confirmar que Arroyo violó el tope salarial de $120,000 cuando militaba con los Cangrejeros de Santurce. Eso aconteció el pasado 14 de marzo. Cuatro días después el abogado del canastero, José “Picky” Servera, sometió una reconsideración ante el presidente de la liga.

sábado, 6 de abril de 2019

José Ponce: una máquina de hits en el Béisbol Doble A

Hubo otro jugador que siempre me llamó la atención y aún continúa activo en la llamada pelota dominguera: José Ponce. Tenía ocho años cuando Ponce debutó en la Doble A con los Atenienses de Manatí en 1986. Jugaba en la intermedia y era primer bate. Era flaco y bajo de estatura, pero parecía batear con el madero más grande de su equipo. Año tras año lo veía repartir líneas para todos lados. Y cada vez que consumía un turno en la caja de bateadores, en la parte superior de las gradas del parque “Cheo” López, comenzaban las apuestas entre fanáticos de los Arenosos y de los Atenienses. ¿Hit o out? ¿Alguien lo poncharía? Y en la mayoría de las veces, los seguidores visitantes salían sonrientes del parque, gracias a la producción de Ponce. Creo que fue el bateador más difícil de ponchar que vi durante dos décadas en la sección Norte. Era una máquina de hits. En 13 de sus 34 temporadas bateó .340 o más. Y hoy día sigue en uniforme porque está a las puertas de convertirse en apenas el tercer jugador en la historia de

sábado, 30 de marzo de 2019

El Copur debe esconder el mollero esta vez

En pasados días, el dirigente del seleccionado adulto, Eddie Casiano, le dijo a El Nuevo Día que no descartaba la posibilidad de llevar un equipo B a la justa panamericana, ya que la fecha del torneo masculino Lima, seguramente, confligirá con la celebración de un fogueo en Europa con miras a la Copa Mundial de China, que arrancará el 31 de agosto. En efecto, la competencia en los Panamericanos culminará el 10 de agosto, cuando un cuadrangular de exhibición se estaría efectuando en un país europeo. La Federación ha ido llevando el mensaje al Copur —luego de un cambio en la fecha de la competencia en Lima— y allí parecen estar conscientes de la situación. Lo creo así por las recientes expresiones del director del Departamento de Alto Rendimiento del Copur, Jaime Lamboy, a este medio al reconocer que los planes de la Federación habían cambiado con la nueva fecha del torneo masculino para los Panamericanos, y que ellos estaban abiertos a evaluar otra propuesta para Lima.

💬Ver 0 comentarios