Hiram Sánchez Martínez

Punto de vista

Por Hiram Sánchez Martínez
💬 0

El legado de Loaíza Cordero

Siempre que escuchaba el nombre de Loaíza Cordero solo venía a mi mente el Instituto de Niños Ciegos que lleva su nombre, pero nada más. Ni siquiera sabía que Loaíza Cordero había nacido y vivido en mi pueblo de Yauco, hija de Norberto B. Cordero, uno de los primeros tres poetas del pueblo del café en publicar su poesía en 1885, y de una añasqueña, Monserrate del Rosario.

Pero, entonces llegó a mis manos “Jardín de sueños: Vida y obra de Loaíza Cordero del Rosario” (2019), donde conocí otras cosas que hubiera sido imperdonable que no supiera sobre su vida.

La Universidad de Puerto Rico (UPR) se fundó en Río Piedras en 1903 y tuvo su primera clase graduada en 1907, a la cual perteneció Loaíza Cordero. Se graduó de “maestra principal” y fue a trabajar a Yauco. Posteriormente, la trasladaron a su pueblo materno, Añasco, donde continuó su carrera magisterial y se quedó a vivir. Eso sí, ejerció en esa época el magisterio en la UPR y en la Central High de Santurce.

En un carnaval de Añasco, le cayó en los ojos la sustancia química cloretilo, a causa de lo cual quedó ciega en 1917. Sus amigas y una antigua profesora de la UPR lograron conseguirle una beca para el Instituto Perkins de Boston, donde aprendería a desempeñarse por sí sola y tener una vida independiente. Fue cuando se le ocurrió la idea de establecer ese mismo concepto en Puerto Rico, un instituto para atender a los niños ciegos boricuas.

A su regreso a la isla, dio rienda suelta a su vocación pedagógica y filantrópica y, con la ayuda del legislador Cayetano Coll y Cuchí —abuelo de Fufi Santori—, logró establecer en 1919, en Ponce, una pequeña escuela que vino a ser el Instituto de Niños Ciegos, en un anexo del Asilo de Ciegos de Ponce, ubicado después en la calle Atocha 17 y, finalmente, en Atocha 76.

Luego Cordero logró que el Gobierno Insular le consiguiera un terreno en Santurce. La Cruz Roja Juvenil hizo una donación con la que se construyó el edificio principal. En 1925, gracias a un donativo legislativo anual para su mantenimiento, Loaíza Cordero pudo mudarse con sus 25 estudiantes a la actual sede del Instituto de Niños Ciegos. Fue su directora hasta su jubilación.

No tuvo hijos biológicos, pero adoptó como propio a Luis, uno de sus niños ciegos, quien recobró su visión gracias al tratamiento oftalmológico que ella le procuró. La pobreza extrema de los padres llevó a que estos le pidieran que se quedara con el niño.

Otra de las cosas que descubrí es la gran poeta que fue. Aunque su poesía estaba publicada, en parte, en revistas y periódicos de la época, había otra inédita, en papeles, conservada en manos de un sobrino. Es la que ahora se ha publicado completa.

Loaíza Cordero no solamente fue precursora de la educación especial en Puerto Rico, sino, lo mismo que Luisa Capetillo, una gran feminista que luchó desde diferentes frentes por “la igualdad de derechos de la mujer, elsufragio universal, la paz internacional, la abolición de la pena de muerte y la libertad política de todos los pueblos”, y “consideraba el racismo como factor determinante en el retraso espiritual de la humanidad” (Báez Fumero, “Jardín de sueños…”). También se le atribuye la introducción de los perros guías a la isla.

Falleció en 1957. Cinco años antes, al nombre oficial del Instituto se le añadió el suyo. Es lamentable que hoy día, a cien años de fundado, esté en vías de desaparecer por culpa del Estado.

Los restos de Loaíza Cordero reposan en el viejo cementerio municipal de Añasco, no muy lejos, según su deseo, del panteón del único novio de compromiso que tuvo, quien la dejó para casarse con otra. No hay sobre su tumba una flor ni seña alguna que nos haga recordar lo grande que es la figura de Loaíza Cordero del Rosario. Una verdadera pena.

Otras columnas de Hiram Sánchez Martínez

domingo, 15 de diciembre de 2019

Las canas y el lenguaje noticioso

El licenciado Hiram Sánchez Martínez argumenta sobre la necesidad de alusiones a grupos de edad en los textos noticioso

jueves, 12 de diciembre de 2019

Caso de Raphy Pina: ¿sin querella no hay delito?

Hiram Sánchez señala que basta con que la Policía tenga algún indicio de la comisión de un delito para que se active su obligación ministerial de investigar

viernes, 8 de noviembre de 2019

El cuero duro de los jueces

En ausencia de un lenguaje que, por sí solo, constituyese delito, no debe penalizarse a quien delate funcionamientos irregulares o detrimentales al bien público, advierte Hiram Sánchez Martínez

viernes, 25 de octubre de 2019

Los méritos de una grabación

Quizás ha llegado la hora de que el Tribunal Supremo revisite este asunto para que decida si debe establecer una norma que sopese mejor los intereses involucrados en el ejercicio del derecho a la intimidad, escribe Hiram Sánchez Martínez

💬Ver 0 comentarios