Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

El país que ya no queremos ser

Los aspirantes y sus partidos no se han dado cuenta, pero el país no está para campañas políticas.

Bueno, el país no, pero ellos definitivamente sí. Están en campaña 24 horas al día, siete días a la semana, sin que la tragedia que viven miles de ciudadanos, sobre todo en el suroeste, les haga pensarlo dos veces antes de agitar la banderita del partido.

Lo mismo visitan con rostros compungidos un municipio como Guánica, devastado por el terremoto del 7 de enero y sus continuas réplicas, que promocionan sus candidaturas primaristas.

Igual anuncian el envío de suministros, si posible a cargo del legislador de distrito, que proponen asignaciones absurdas de fondos públicos para un plebiscito el día de las elecciones.

El país no está para que le hablen de campañas políticas, mucho menos para que le atosiguen otra vez la perorata del referéndum “estadidad, sí o no”.

Politiquería, sí o no, sería un mejor tema. Seguro que a muchos se les curaba la apatía que sienten ante la emergencia de los sismos, que ha venido a complicar los problemas de la estancada recuperación del huracán María, que a su vez complicó la crisis fiscal, educativa, de salud y de seguridad que nos mantiene al borde del precipicio.

Pero, no. Con la necesidad tan grande que tiene el país de que se asignen fondos para la recuperación —hay miles de familias sin techo, o en condiciones deplorables, muchas emigrando sin recursos solo para buscar un poco de normalidad dentro del caos que les ha tocado vivir— un candidato propone que se gaste dinero público en otro plebiscito inútil, sin aval federal.

Lo propone el precandidato penepé a gobernador, Pedro Pierluisi, y lo secunda la comisionada residente y candidata a reelección, Jenniffer González. En eso ocupan su tiempo.

Es año eleccionario y no importa que el país esté en cantos, todos están en campaña, prometiendo hacer... si son elegidos.

¿Qué tal si se decretara una tregua de la palabrería hueca y se juntaran todas esas mentes a producir ideas concretas sobre todo lo que se puede hacer ahora —no el año que viene— para ayudar a resolver los problemas de ahora —no los del año próximo?

De palabrería, incompetencia y corrupción ya hemos tenido suficiente en los últimos años. Cuando en 2016 el Partido Nuevo Progresista descartó a Pierluisi y escogió como su candidato a la gobernación a Ricardo Rosselló Nevares, tocamos fondo.

Ahora, Pierluisi está de vuelta, con menos méritos que entonces pues esta vez arrastra consigo vínculos económicos y afectivos con la Junta de Supervisión Fiscal, el organismo creado por la ley Promesa y que ahora critica.

También está de regreso, en las listas del Partido Popular Democrático, Aníbal Acevedo Vilá, quien acaba de hacerse con la candidatura a comisionado residente en Washington después del retiro forzado del único contrincante que se mantenía en la carrera, José Nadal Power.

Parece increíble que 12 años después de su caída estrepitosa provocada por acusaciones federales de corrupción, de las que salió airoso, pero no incólume, Acevedo Vilá se haya rehabilitado políticamente tanto como para volver a postularse al mismo cargo que ocupó en el cuatrienio de 2001-2004.

Un día de estos regresa Ricky. Esperemos que para entonces no se nos haya olvidado el verano del 19.

Y no es que Rosselló Nevares se haya ido del todo. Ahí está su administración casi al completo, encabezada por su secretaria de Justicia y ahora gobernadora, Wanda Vázquez.

Se han ido los que tenían que irse por ser compinches de su infamia, y los que se convirtieron en enemigos de su sucesora por simpatizar con Pierluisi. Los demás siguen ahí.

La politiquería de siempre. La que el país ya no quiere seguir tolerando.

El 3 de noviembre tendremos elecciones en un país que no es el que era.

Dense por enterados los políticos. Después no digan que nadie les dijo nada.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

viernes, 3 de abril de 2020

Transparencia en la pandemia

Si es necesario poner en manos del gobierno nuestra libertad y muchos de nuestros derechos, entonces es imprescindible que ese gobierno sea transparente en todas sus acciones, plantea Irene Garzón Fernández

miércoles, 25 de marzo de 2020

La pandemia en el espejo de Europa

La relación política, la proximidad geográfica y la ausencia de poderes propios para decidir otra cosa nos ponen en peligro ante las posibles decisiones erradas de Washington, dice Irene Garzón Fernández

domingo, 15 de marzo de 2020

Firmeza y coherencia contra el virus

Hay que estar de acuerdo con las medidas anunciadas este domingo por la gobernadora Wanda Vázquez para contener el avance del virus en la isla, afirma Irene Garzón

domingo, 1 de marzo de 2020

El eterno dilema de los municipios

Tal vez ha llegado el momento de repensar la estructura municipal y, con toda probabilidad, de consolidar municipios para ajustar el gobierno a un tamaño más afín a su realidad fiscal actual, señala Irene Garzón

💬Ver 0 comentarios