Karlamary Alemán

La Opinión Experta

Por Karlamary Alemán
💬 0

¿Estamos listos para quedarnos sin empleo?

A nadie le gusta pensar en la posibilidad de quedarse sin empleo y sin la fuente principal del sustento de su familia. En ocasiones podemos sospechar de posibles restructuraciones en las empresas donde trabajamos, pero en la mayoría de los casos, el escenario se da de forma inesperada.

Como para muchas otras cosas, podemos planificar para esto, o al menos prepararnos preliminarmente, minimizando el impacto que podría causarnos, tanto financiera como emocionalmente. Factores como autoestima, rutina diaria, sentido de seguridad, podrían verse alterados en un evento como éste.

Entre las cosas que debemos considerar se encuentran:

l Mantenga un presupuesto actualizado, con el mayor detalle de gastos para saber dónde podemos realizar ajustes de ser necesario, anticipando inconvenientes en el flujo de efectivo. Lo ideal sería planificar para no consumir los ahorros en su totalidad o evitar aumentar nuestras deudas.

l Maximice la accesibilidad a un plan médico mientras esté disponible. Realicen los chequeos y análisis de rigor ante la posibilidad de no tener cubierta. Una vez desempleado, su patrono (de estar requerido) le hará accesible una extensión de cubierta mediante la llamada Ley “COBRA”, por 18 meses adicionales, y usted será el responsable de cubrir el costo.

l Conserve la liquidez. Mientras estamos empleados, la meta es saldar las deudas lo antes posible, en especial las que posean una tasa de interés alta, aportando una cantidad mayor al pago mínimo requerido. Si nos encontramos sin empleo, la prioridad debe ser organizar nuestra situación laboral, cumplir con el pago mínimo y luego retomar el plan de saldar lo antes posible.

l Evalúe alternativas para suplementar el ingreso y construir un fondo de emergencia. El fondo de emergencia debe representar de tres a seis meses de los gastos necesarios del presupuesto. Para personas que trabajan por cuenta propia, se recomienda hasta 12 meses de los gastos necesarios como parte de este fondo. De esta forma tenemos flexibilidad para poder trabajar durante esta etapa sin la presión de no poder cubrir las facturas.

l Estudie con tiempo las diferentes alternativas para el balance acumulado en los planes de retiro, evitando tomar decisiones de prisa en momentos de crisis.

l Considere un posible giro en la vida profesional. Tal vez la industria en la que estamos, luego de hacer un estudio del mercado laboral, no represente una buena alternativa prospectivamente. Debemos ampliar las posibilidades de empleos, aunque tengamos que experimentar nuevos retos. Existen varias herramientas para explorar diferentes profesiones. Importante establecer contactos a través de redes profesionales. En este proceso de evaluación, no debemos descartar ayuda profesional.

l Si mantiene pólizas de seguro, evalúe con tiempo las alternativas que ofrecen en endosos que proveen exención de pago de prima en caso de desempleo.

l Busque familiarizarse con los beneficios gubernamentales por desempleo: cuáles son los criterios para cualificar y su duración.

l Mantenga un currículum actualizado en todo momento, donde se identifiquen sus fortalezas y las destrezas con mayor demanda en el campo de su especialización.

Es posible que el impacto emocional tenga un peso mayor al momento de superar un evento como éste. Si planificamos y controlamos el aspecto financiero, la carga será menor, dándonos mejores ánimos para trabajar con la situación.

Consulte con su asesor financiero independientemente si se encuentra en esta situación o no, para que pueda ayudarlo a delinear un plan de acción de acuerdo con sus necesidades.

*Este artículo no representa una recomendación de inversiones, opinión contributiva o legal.

Otras columnas de Karlamary Alemán

💬Ver 0 comentarios