José A. Franceschini Carlo

Punto de vista

Por José A. Franceschini Carlo
💬 0

Inteligencia emocional para el cambio social

Ay, mi Puerto Rico, dónde vamos a parar… Asesinan a una mujer transexual por homofobia y odio. Un hermano mata a su hermana, sobrina y esposo. ¿Qué nos pasa, Puerto Rico? En mis 70 años jamás pensé ver que nuestro deterioro social y mental llegara a donde estamos. Son muchas las quejas que podemos tener: corrupción, fraude, criminalidad, maltrato, negligencia, violencia, impunidad, falta de liderato, abuso de poder, prejuicios, pobreza, pobre educación, viviendas, salud, etc. En fin, la peor crisis de nuestra historia.

En el famoso chat de verano, lo que reinaba era el prejuicio. Sin duda, hay muchas personas que no solo tienen sus prejuicios homofóbicos, sino que también fomentan el odio hacia esas personas que no son como ellos. Hay que educar mucho sobre sexualidad, para que la mayoría aprenda que las personas no se hacen homosexuales, sino que nacen homosexuales, igual que los transgéneros. De esto hay mucha evidencia científica.

En el otro crimen, un hermano no aceptó el veredicto que le dio la justicia y la tomó en sus manos. Todos sabemos que la justicia está en una crisis institucional severa. Ya son muchos ciudadanos que no creen en la misma. 

La justicia de un país es el reflejo de su propia sociedad; nuestra sociedad esta en crisis. No hay duda de que en nuestro sistema de justicia, la mayoría son personas que hacen su trabajo con mucha dedicación y ética. Sin embargo, hay algunos que son los que causan el malestar general. Esto pasa en todas las áreas importantes de nuestra sociedad, entre los médicos, maestros, policías, abogados, etc.  

Se estima que los antisociales o psicópatas integran un 2% de la población, según estudios. Estos son los que violan los derechos de los demás, son violentos, abusadores, no tienen empatía y no se arrepienten de lo que hacen. Solo les interesa su propio beneficio. Estos están vestidos de todas las formas, hasta en chaquetón y corbata, a la vez que pueden tener un alto grado educativo o ser analfabetas.  Muchos son hasta encantadores y no parecen ser lo que son. Por eso, a veces, cuando acusan a uno de estos personajes, se nos hace difícil creer que son ese tipo de persona que se aprovecha de su posición para llevar a cabo fraude y corrupción. Eso es ser antisocial. Igual que el o los que mataron a Alexa, son antisociales. Las cárceles están llenas de antisociales.

Uno se pregunta cómo podemos arreglar esto. Estoy convencido de que educar en neurociencia y cómo funciona nuestro cerebro es la mejor forma de lograr que individualmente podamos hacer cambios y modificaciones en nuestro comportamiento individual y colectivo. Hay que educar a nuestros jóvenes en esas técnicas. Pero si seguimos enseñando lo mismo esperando resultados diferentes, eso es igual a una locura. 

Tenemos que empezar a educar en inteligencia emocional y neurociencia del comportamiento para verdaderamente lograr cambios sociales significativos. La empatía se aprende, el control de las emociones se aprende, el amor a los demás se aprende, el querer ser mejor ser humano se aprende. Vamos a educar en esa dirección con la evidencia científica reconocida. 

Otras columnas de José A. Franceschini Carlo

martes, 28 de abril de 2020

¿Te casarías contigo mismo?

José Franceschini Carlo señala que cada cual debe identificar cuál es su propósito de vida

sábado, 29 de febrero de 2020

Inteligencia emocional para el cambio social

Tenemos que empezar a educar en inteligencia emocional y neurociencia del comportamiento para verdaderamente lograr cambios sociales significativos, escribe José Franceschini

💬Ver 0 comentarios