Emilio Pantojas García

Punto de vista

Por Emilio Pantojas García
💬 0

La bancarrota de la partidocracia

Para los que dicen que la “Insurrección de julio 2019” fue una cuestión pasajera, solo basta presentarles el “zaperoco” que se ha armado en los partidos dominantes. El PPD va a primarias para gobernador por primera vez en su historia, mientras el exgobernador cuyas políticas fiscales (el cierre de gobierno y e IVU) detonaron la gran depresión de los 2000 anuncia su candidatura a la comisaría residente. En el PNP se enfrentarán en primarias el exsecretario de Justicia de Pedro Rosselló y la exsecretaria de Justicia de Ricardo Rosselló. Ambos partidos van profundamente divididos y sin propuestas de cambio real y sin credibilidad a las elecciones de 2020. El PPD va a la campaña eleccionaria sin ELA y sin propuestas de desarrollo económico sensatas. El PNP va a la elección con promesas de estadidad y más fondos federales ante un presidente y un Congreso norteamericanos que les llaman corruptos, malversadores e incompetentes. 

Pero por si esto fuera poco, hay dos sombras que auguran malos tiempos para la kakistocracia y la partidocracia. Y no cuento aquí a la Junta de Control Fiscal, que es un ave de muy mal agüero. No, me refiero a dos partidos emergentes: el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) y el Proyecto Dignidad (PD). El MVC es un nuevo partido que recoge a los soberanistas desafectos del PPD, diversas tendencias del movimiento independentista, sindicalistas y movimientos sociales comunitarios del país que incluyen grupos de identidad de género, ambientalistas, anexionistas radicales, jubilados y otros. Esta es una coalición de centro-izquierda liderada por una candidata a la gobernación que obtuvo el 11.13% de los votos en las pasadas elecciones. El PD es un movimiento liderado por cristianos fundamentalistas que pretende convertirse en partido por petición. Este partido centra su discurso en los valores de honestidad y solidaridad con la familia y la comunidad como las instituciones medulares de una nueva gobernanza. Puede decirse que este grupo representa lo más conservador de la derecha cristiana en Puerto Rico. Conocidos líderes de grupos fundamentalistas son sus promotores. Estos, a su vez, han estado vinculados al Partido Nuevo Progresista, lo cual implica que le restaría votos a dicho partido. 

La “Insurrección de julio 2019” fue exitosa en su objetivo inmediato, hacer renunciar al gobernador Ricardo Rosselló. Pero su impacto se está sintiendo y se sentirá mucho más allá de su efecto inicial. Los indignados de derecha, centro, e izquierda, convergen desde caminos distintos a desbancar a la kakistocracia y la partidocracia. Los líderes de los partidos de gobierno tradicionales lo saben y por eso buscan desesperadamente unos líderes y un discurso que los lleve al poder. Pero no hay vuelta atrás. El resultado de las elecciones de 2020 es impredecible en este momento. Pero lo que parece cierto es que el partido que resulte ganador gobernará un país dividido con un mandato minoritario y con una crisis político-económica para la cual no se encuentra solución. La corrupción será el gran tema, la fragmentación el gran problema.  

Otras columnas de Emilio Pantojas García

viernes, 7 de febrero de 2020

La gran crisis y la estadidad

Al llegar la gran crisis, el gobierno del PNP probó ser el gran enemigo de la estadidad, dice Emilio Pantojas García

martes, 21 de enero de 2020

Y qué si Wanda Vázquez renuncia

Legalmente el Congreso puede intervenir cuando quiera y podemos concluir que, si la gobernadora renuncia, el vacío político que se creará lo llenarán “los americanos”, escribe Emilio Pantojas García

💬Ver 0 comentarios