Ana Helvia Quintero

Punto de vista

Por Ana Helvia Quintero
💬 0

La creatividad ante la adversidad

En la edición sabatina, El Nuevo Día destacó ayer los arreglos que se han hecho en Ponce para reanudar las clases. Se han unido 10 escuelas en el Complejo Ferial Juan C. Cintrón. En reportajes y columna anteriores se han presentado otras iniciativas que han utilizado espacios alternos a las escuelas para atender a los estudiantes. 

En el caso de Ponce me impresionó la labor de equipo que se desarrolló para lograr este arreglo: personal de la Oficina Regional, directores, maestros, personal de enfermería, consejeros, trabajadores sociales, psicólogos escolares y personal de los comedores, todos trabajando para un mismo fin: que los estudiantes pudiesen reanudar sus clases. 

Hace poco, en una columna, el fundador de Caras, Michel Fernández, nos contaba como la comunidad escolar de la Escuela Rosalina Martínez, ante la imposibilidad de iniciar las clases en su plantel, inventaron diversas actividades para que los estudiantes continuaran su educación. Nos dice Michel: “Esta crisis educativa requiere la asunción de responsabilidad, alianzas, liderazgo e innovación”. La iniciativa en Ponce mostró estas cualidades. 

Espero que una vez volvamos a la normalidad no perdamos estas cualidades que tanto necesita nuestro sistema educativo. De hecho, pienso que se deben aprovechar estas situaciones para aprender nuevas alternativas que podrían ayudar a mejorar la educación. Por ejemplo, en una investigación que llevamos a cabo en la Universidad de Puerto Rico concluimos que la Región Educativa podría convertirse en un centro en el cuál se trabaje en coordinar y potenciar los esfuerzos de los diversos actores que entran en el proceso de aprendizaje en las escuelas: las universidades, la comunidad, las diversas agencias del gobierno, el personal escolar. Crear alianzas que apoyen el aprendizaje es vital. En el caso de Ponce, la Región Educativa estuvo activa en lograr estas alianzas que permitieran abrir las escuelas en el Complejo Ferial Juan C. Cintrón. En esa misma onda las Oficinas de las Regiones Educativas deben continuar creando alianzas para atender las necesidades de las escuelas. 

Es posible que al estar las escuelas en un mismo lugar comiencen a compartir recursos e ideas, a aprender unas de otras. La Región debe luego continuar, promover y apoyar el intercambio de ideas y recursos entre las escuelas.

Por otro lado, la experiencia de la Escuela Rosalina Martínez, al igual que varias iniciativas que promovió la Asociación de Maestros, de aprendizaje fuera de los salones de clases, puede mostrar lo mucho que los estudiantes aprenden en actividades fuera del salón de clases. Así en la normalidad, se debe promover más el explorar el ambiente, los viajes de campos, aprender de la comunidad. Inclusive estas experiencias pueden sugerir nuevas formas arquitectónicas para las escuelas. Ya que se van a tener que rehacer algunas escuelas, se podrían iniciar nuevos diseños que integraran más ambientes abiertos a las escuelas, y que promovieran el intercambio entre los maestros. 

Finalmente, el apoyo que se ha recibido de la comunidad, las empresas, las organizaciones sin fines de lucro, debe ser una constante en las escuelas. Nuestros maestros han mostrado una gran dedicación a sus estudiantes, reconozcamos y apoyemos estos esfuerzos. 

Otras columnas de Ana Helvia Quintero

💬Ver 0 comentarios