Mayra Montero

Días bubónicos

Por Mayra Montero
💬 0

La pesadilla del aeropuerto

A medida que en los Estados Unidos muchas ciudades dan marcha atrás y retoman las medidas de prevención y cierre de comercios, aquí debemos mirarnos en su espejo, pero además insistir en que el aeropuerto no puede seguir funcionando sin restricciones.

Algunos alegan que hacer la prueba a la llegada a San Juan, choca con la realidad económica y la escasez de personal. Pero menos factible es exigir que lleguen con la prueba hecha. En primer lugar, ¿quién se encargará en el lugar de origen de asegurarse que los pasajeros suban al avión con su prueba reciente? ¿Las líneas aéreas? Lo dudo. No se van a echar esa carga encima. Tienen miles de vuelos diarios a diversos destinos, y San Juan para ellos es uno más, ni siquiera internacional. 

Por lo tanto, habría que exigir la prueba tan pronto bajen del avión, y para eso también se necesitan empleados que pidan el papel y cotejen los datos. Es lógico anticipar que la mitad de los viajeros, o más, van a llegar sin la prueba reciente. Y entonces, qué van a hacer aquí, ¿deportarlos?

Todo el mundo va a tener una excusa para no traer la prueba: que había mucha fila en el servicarro, que tuvo que salir de emergencia, que la perdió por el camino, en fin, eso no va a funcionar ni un poquito. 

Las pruebas hay que hacerlas a la llegada a San Juan, no queda otro remedio. Y si el gobierno no puede cargar con ese costo, pues el viajero tendrá que pagar una cantidad razonable, digamos unos veinte dólares por el trámite y para cubrir gastos. Ese es el precio de viajar en estos tiempos, sintiéndolo en el alma.

Mucho más caro será para todos, para la población aún en toque de queda y para los comercios, que de pronto surja un brote importante en la isla. 

La persona que por necesidad o por placer sube a un avión, tiene que hacerse a la idea de que esa pequeña suma es parte del boleto aéreo. Y ya se nos está haciendo tarde. Puede que ahora mismo estén llegando cientos de viajeros enfermos, puesto que el rebrote actual en muchas ciudades estadounidenses está tomando un rumbo escalofriante e incontenible. 

Si no hay pruebas, no hay rastreo. Tan sencillo como eso. Algunos hoteles han abierto y me imagino que tampoco requieren pruebas a los huéspedes. Todavía se sabe muy poco del virus: los baños, la ropa de cama, los conductos del aire acondicionado en esos hospedajes, ¿qué pasa si uno de los huéspedes llega portando el virus?

Mientras los Estados Unidos estén en tan alto riesgo, el aeropuerto —ya lo han dicho los expertos— es un foco mortal.

Si algo ocurre, no hay excusas. Hubo advertencias de sobra.

Otras columnas de Mayra Montero

miércoles, 1 de julio de 2020

Absurdo esperar 15 días

¿Por qué hay que esperar 15 días para que la gente viaje con sus pruebas hechas? En dos semanas puede entrar un sinnúmero de personas contagiadas, escribe Mayra Montero

martes, 30 de junio de 2020

¿Contestó la gobernadora a Raúl Juliá?

Con lo que se ha gastado en este país en patéticos monumentos y coliseos dejados a medias debería avergonzar a los que han tenido en sus manos salvar el zoológico, que tenga que venir este hombre a ocuparse de él, dice Mayra Montero

lunes, 29 de junio de 2020

La pesadilla del aeropuerto

Mayra Montero indica que mientras los Estados Unidos estén en tan alto riesgo, el aeropuerto de Puerto Rico —ya lo han dicho los expertos— es un foco mortal

viernes, 26 de junio de 2020

El otro zoológico

Que la Isla no cuente con su zoológico, como no cuenta con un aquarium, es penoso. Que los animales vivan desnutridos, esperando el final en ese extenso y antiguamente relajante parque de Mayagüez, es una infamia, escribe Mayra Montero

💬Ver 0 comentarios