Jorge Schmidt Nieto

Punto de vista

Por Jorge Schmidt Nieto
💬 0

La ultraderecha provoca la crisis italiana

La ultraderecha de Matteo Salvini provocó la renuncia del primer ministro italiano, Giuseppe Conte. Lo hizo desvinculándose de la coalición de gobierno, compuesta por tres partidos políticos. Además, pidió un voto de censura en el Senado contra Conte. Confía en que si se convoca a elecciones parlamentarias el próximo octubre, obtendrá la mayoría. Las encuestas colocan la intención de voto a favor de su partido, La Liga, en alrededor de 40%. Ha sido un ascenso meteórico para un partido político que apenas recibía el 5% hace 4 años.

Salvini sabe que es su momento de tomar el poder, pero necesita actuar con prontitud, porque tiene enemigos formidables que podrían detenerlo. Luigi Di Maio, viceprimer ministro y líder del mayoritario Movimiento 5 Estrellas, no lo considera confiable y busca formar una nueva coalición. Por eso, mientras el parlamento completo veraneaba, Salvini desató una campaña de propaganda política a favor de adelantar las elecciones.

El ejecutivo italiano es dual, así que el presidente Sergio Mattarella permanece en su puesto. Puede disolver el parlamento y convocar elecciones, pero optó por consultar a otros miembros del parlamento, para intentar formar una nueva coalición. Una alianza de centroizquierda y centroderecha carecería de estabilidad, pero podría unirse por su desprecio a La Liga. El presidente podría además nombrar un grupo de tecnócratas como regentes del gobierno, hasta que se celebraran elecciones el próximo año.

El auge de la derecha italiana tiene raíces económicas. Italia padece de diez años de un desempeño económico desastroso. La deuda pública alcanza niveles inmanejables y el desempleo aumenta. Tiene una de las mayores poblaciones de ninis (jóvenes que ni trabajan, ni estudian) de Europa. Apenas 20% de los jóvenes italianos se gradúan de universidad.

Ante este panorama, La Liga seduce a multitudes con un discurso nacionalista, xenofóbico y euroescéptico. Promete devolverles la soberanía perdida frente a la Unión Europea. Su gobierno, a finales del 2018, incumplió con el requisito de la zona euro de reducir el déficit del presupuesto. El electorado italiano premió ese acto nacionalista, dándole un primer lugar a La Liga en las elecciones a Eurodiputados, el pasado mayo.

Italia, la cuarta mayor economía de Europa, se acerca a una crisis financiera que eclipsará el colapso griego. En el 2020 vencerán $700 mil millones en bonos, que intentarán refinanciar con ayuda del Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Los términos de los nuevos préstamos incluirán medidas de austeridad, que nutrirán el resentimiento contra la Unión Europea. Un Italexit parece aún lejano y con poco apoyo, pero podría pasar, y tendría consecuencias devastadoras.

Un gobierno de La Liga profundizaría sus políticas antiinmigrantes con un discurso de superioridad racial, impondría un impuesto uniforme y regresivo, promovería el proteccionismo económico e impulsaría la separación de la Unión Europea. El resto de las fuerzas políticas le temen a ese escenario, pero no consiguen superar sus diferencias para evitarlo. Mientras tanto, el mundo observa perplejo cómo uno de los países más ricos del mundo se consume en una crisis de gobernanza autoinfligida.

Otras columnas de Jorge Schmidt Nieto

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Residenciar a Trump, un reto político

La opinión pública se convertirá en el verdadero jurado en este proceso. Ahí colocan sus apuestas los demócratas, argumenta Jorge Schmidt Nieto

viernes, 30 de agosto de 2019

Puerto Rico, un balón político de Trump

El racismo de Trump contra los latinos es personal e irracional. Sin embargo, su manipulación de la xenofobia es una estrategia fríamente calculada para ganar votos

miércoles, 21 de agosto de 2019

La ultraderecha provoca la crisis italiana

Un gobierno de La Liga profundizaría sus políticas antiinmigrantes con un discurso de superioridad racial e impulsaría la separación de la Unión Europea

💬Ver 0 comentarios