Eudaldo Báez Galib

Tribuna invitada

Por Eudaldo Báez Galib
💬 0

Llegó la hora de la Constituyente

Independientemente de la Ley Promesa y el Caso Sánchez Valle, el asunto de la relación política entre Estados Unidos y Puertio Rico se había desfigurado. Desde la fundación del ELA, los partidos han intentado cambios en trece ocasiones. Fuere mediante referéndums, comisiones o iniciativas congresionales, nada se pudo, excepto evidenciar una indiferencia congresional humillante. Si añadimos ese ELA dibujado en los informes del Task Force Presidencial y las decisiones periferales del Tribunal Federal local, la fractura es evidente. Y sin Promesa y Sánchez Valle, había que actuar.

Pero al Promesa devolvernos a los parámetros autoritarios de la época de la invasión y su Ley Foraker, impone la ecuación de que independientemente haber el Congreso creado un nuevo estatus político, si lo hizo, tiene la actitud de revocarse a sí por la mera fuerza del poder. Y Sánchez Valle dispone de legalismos al reenfocar el status judicial del estatus, que aun cuando la decisión va dirigida al asunto de doble exposición, los planteamientos de la opinión disidente, defendiendo los eventos del 1952, denuncia lo que infiere la decisión, que se afecta todo. Sin embargo, estos dos eventos vienen, oportunamente, a disparar la urgencia.

El pasado 31 de mayo, previo a Promesa y Sánchez, radiqué ante la Junta de Gobierno del Partido Popular una solicitud de cumplimiento con el Programa de Gobierno presentado en las elecciones generales. Programa que es un mandato. Su estatura como tal se reconoce judicialmente y es vigente hasta la aprobación del próximo. Contiene el compromiso de convocarse a una Asamblea de Estatus si el Congreso no se compromete a respetar el resultado de un plebiscito, lo que no ha ocurrido. Ese mandato exige acción ahora.

Desafortunadamente el PPD no se encuentra en su mejor momento. Su Gobernador está sin partido y viceversa. Internamente hay confusión entre lo que es disidencia y oposición y se sustituyen los momentos de oportunidad colectiva con los individuales. Lo más angustioso es que el popularismo abandonó el concepto de “nosotros” que le dio vida, al del “yo” que le está desarticulando como ente de acción política en representación de un sector. Su mayor reto es ahora, por no actuar a tiempo, cómo reformularse ideológicamente sin desmembrarse, al ser su base compuesta de autonomistas inclinados hacia, y otros al distanciamiento, de Estados Unidos. Y no comento los otros partidos.

Según expresé en la solicitud a la Junta, “La Promesa es uno de los eventos políticos más denigrantes ocurrido a Puerto Rico durante el régimen estadounidense. Aun si no fuese aprobada o sea enmendada eliminando las intervenciones con la Constitución del ELA y el ordenamiento legal. Es el resultado de una gigantesca irresponsabilidad de nuestros gobiernos y partidos, incluyendo al PPD. Fue predicho. Pero sucumbimos al electoralismo voraz y a ese poder económico que busca el beneficio fácil controlando los mecanismos estructurales de la política.”

El PPD, convocando la Asamblea, honra un compromiso, dirige la reformulación de nuestra relación política, le da contexto a su razón de ser y responde al neo-forakismo con dignidad. ¿Conocen ese “No hay mal que por bien no venga”?

Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

jueves, 13 de septiembre de 2018

Reeducarnos para gobernar o esperar un milagro

El exsenador Eudaldo Baez Galib plantea que urge dejar el llanto ante la crisis, y proceder a reeducarnos en gobernar, con el espíritu de “Manos a la Obra”, en lo que surge un nuevo líder o un milagro

viernes, 17 de agosto de 2018

¿Dónde está el verdadero PPD?

El exsenador Eudaldo Baez Galib advierte el gran desafío del PPD ante la polémica que se atenderá el lunes en la Junta de Gobierno de esa colectividad

jueves, 12 de julio de 2018

Necesitamos un puertorriqueño nuevo

El exsenador Eudaldo Báez Galib expresa que hace falta una transformación individual hacia un puertorriqueño nuevo

💬Ver 0 comentarios