Mayra Montero

Antes que llegue el lunes

Por Mayra Montero
💬 0

Los secreteos de la Comisión de Energía

¿Quién está detrás de ese interés tan afanoso y perseverante de la Comisión de Energía de Puerto Rico, que la ha llevado a ser la primera entidad que va a los tribunales, respaldada por una buena batería de abogados, para que nadie “menoscabe” su autoridad de regular la industria eléctrica?

Mucho se ha hablado en estos días de la Comisión de Energía. Abundan los sectores que están a favor de que se quede haciendo lo que presumiblemente hace, que en teoría es muy bueno: fiscalizar la compra de combustible, velar por la transparencia de los procesos, certificar a los proveedores, intervenir en aquellas acciones que puedan perjudicar la reestructuración de la AEE, y en general favorecer el bien público.

Pero una simple ojeada a las órdenes y resoluciones emitidas por la Comisión en estos años, revelan un agotador enjambre de expedientes, en los que me ha llamado la atención la insistencia con que se maneja una y otra vez la misma frase: “acuerdo de confidencialidad”. Son acuerdos solicitados por empresas o sectores que están vinculados a la red eléctrica, y que casi siempre aprueba la entidad regulatoria. ¿A qué viene tanto secreteo?

De lo que uno lee se desprende que la Comisión es poderosa.

La cosa -la cosa son sus archivos- está llena de documentos que otorgan “la confidencialidad” o “la certificación” de algo o de alguien.

A mí, normalmente, me acribillan las suspicacias. Las suspicacias son los Aedes aegypti propios de la profesión.

Así, con ese dengue metafórico, he llegado a pensar que por ahí, desperdigadas, tiene que haber decenas y decenas de empresas que tienen que estar muy agradecidas a la Comisión de Energía de Puerto Rico.

No lo digo por malo. El agradecimiento no es delito. Pero si la Comisión ha satisfecho las solicitudes, con prontitud y benevolencia, supongo que los beneficiados se sentirán felices de apoyarla.

Es evidente que la influencia de la entidad -que no es exactamente la influencia del par de burócratas que la dirigen, sino de los de más arriba- está en riesgo con la transformación que se avecina. De ahí, la urgencia por salvarse.

Mientras más rápido se han lanzado a los tribunales a defender su rol de “regular” la industria, más rápido hemos corrido los sabuesos de la noticia a tratar de averiguar qué intentan proteger realmente.

El problema fundamental que existe en cuanto a la Comisión de Energía, es que, desde su creación, a fines de 2014, nadie sabe a ciencia cierta cuáles han sido sus grandes logros en defensa del sistema, de los abonados, y de los intereses medioambientales, económicos y sociales del país.

La sensación que tiene todo el mundo, es que aquí hemos estado demasiado tiempo a merced de los cárteles del petróleo; de funcionarios corruptos o sobrevalorados; de caprichos politiqueros y contratos leoninos, irresponsables, que han llevado a la Autoridad de Energía Eléctrica al descalabro en que se encuentra hoy.

¿Qué ha hecho para mitigar tanto desastre la Comisión de Energía? Es una pregunta simple, porque el ente regulador regula. ¿Cuáles son los hechos de los que puede enorgullecerse, en tres largos años de trabajo, para impedir, por ejemplo, que el huracán nos dejara en la indigencia energética absoluta? ¿Cómo intentó atajar ese derrumbe? ¿O es que no está para atajar lo malo?

Los abonados lo que han querido desde hace años es electricidad a precios razonables. No ha habido una cosa ni la otra. La Comisión de Energía de Puerto Rico fue un fantasma en los peores meses, cuando pagábamos fortunas por el gas o el diésel, o hacíamos largas filas en las gasolineras.

Ahora van desesperados donde la jueza de distrito federal, Laura Taylor Swain, a pedir que no “menoscaben” a la institución, y que los dejen seguir “regulando”. A mí, francamente, tanta desesperación me confunde.

En teoría, uno comprende que una comisión reguladora independiente, que fiscalice al sector energético, sea un componente esencial para que nadie se aproveche de la vulnerabilidad a que está expuesto el sistema eléctrico y toda su estructura administrativa. Pero hoy por hoy, a nadie le mueve un pelo esa Comisión. Barrios y pueblos enteros desconocen su utilidad. No puede decirse que sea una entidad dinámica, abierta, con un lenguaje claro, que comparte sus hallazgos y se conecta con la gente. Recordemos, como botón, el esquema del petróleo malo, cargado de azufre, que duró por años, mientras la Comisión todavía sostiene en su página web, que el petróleo que se usa en todas las termoeléctricas, desde 2007, es bajito en azufre y cumple con todas las normativas. Por lo menos actualicen, ¿no?

En todo caso, incluso para aquellos que no son aguijoneados por los mosquitos de la suspicacia, la forma en que la Comisión “regula” es tan burocrática, hermética, difusa e intrascendente, que todo este drama judicial nos hace levantar las cejas.

Al momento en que escribo estas líneas, la jueza Taylor Swain, quien se reservó el fallo en la demanda de la Comisión de Energía contra la Junta de Control Fiscal, todavía no ha expresado su decisión. Eso sí, los mandó a trabajar “en colaboración”.

Exacto. Que trabajen, pero con menos secreteo. Y que nos convenzan de los resultados, que ni se ven, ni se adivinan.

Otras columnas de Mayra Montero

domingo, 16 de septiembre de 2018

Yauco huele a café

La escritora Mayra Montero expone que el caso de Abel Nazario es la punta de un gran témpano a la deriva

domingo, 9 de septiembre de 2018

La UPR y el pie en el vacío

La escritora Mayra Montero argumenta sobre la encrucijada de la UPR ante el riesgo de perder la acreditación de la Middle States Commission on Higher Education

domingo, 26 de agosto de 2018

Insumisión y sacudida

La escritora Mayra Montero señala que la expectativa de los líderes legislativos es errada pues el gobierno federal no eliminará la Junta para devolverles la potestad de gobernarse a solas

domingo, 19 de agosto de 2018

Avioncitos con los “flyers”

La escritora Mayra Montero comenta sobre la iniciativa de líderes populares al repartir una polémica hoja suelta sobre Puerto Rico a congresistas en Washington

💬Ver 0 comentarios