Paul E. González Mangual

Tribuna Invitada

Por Paul E. González Mangual
💬 0

Nueva era sin colores

Cada cuatro años, entre las elecciones y la Navidad hay un periodo obligatorio de resentimiento y culpa. Mientras los ganadores comienzan a afilarse los colmillos, el resto del pueblo que los eligió quedan invadidos de dudas, preguntas e incertidumbre.

Aprovechando esa ola de incógnitas, el partido perdedor comienza a buscar excusas y echar culpas. A una semana de las elecciones generales, el PPD y sus militantes no ven luz al fondo del túnel donde ha sucumbido su colectividad. Su derrota no se debe a las candidaturas independientes, la inmigración de los ciudadanos o la reducción de los electores. El fracaso del partido se debe a la falta de innovación, de líderes sin agendas, de políticos apolíticos y de apelar a una nueva generación de votantes reacios a continuar en el mismo vaivén de la política tradicional.

Los paladines del bipartidismo andan buscando de dónde agarrarse para perpetuar el poder y la partidocracia. Para su mala suerte, el pueblo despertó y sus tácticas del ayer ya no le hacen mella a un pueblo que votó contundentemente (264,419 votos por Lúgaro y Cidre) y marcó el inicio de una nueva era política al elegir al senador por acumulación independiente Dr. Vargas Vidot y con la más alta cantidad de votos. Ambas hazañas fueron gestadas por primera vez en nuestra historia, sin el dinero del fondo electoral y con una campaña anti-política sin publicidad masiva.

Si aprendimos algo de este ciclo electoral es que los partidos –sin importar su color- están colapsando y su base electoral disminuyendo aceleradamente. A pesar de que necesitan, a manera de urgencia, un cambio drástico en sus estrategias como colectividad, solo parece que permanecerán dentro de su caja y continuarán haciendo lo que siempre han hecho.

Mientras continúe levantándose una nueva generación de votantes, liderada por milenarios, que ya no creen en las caravanas ni en los discursos que no dicen nada, ya comenzamos a vivir una nueva era política sin colores.

Otras columnas de Paul E. González Mangual

💬Ver 0 comentarios