Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

Otra oportunidad para asentar a Puerto Rico en las Olimpiadas de Invierno

La participación del atleta de ‘luge’ nacido en Puerto Rico, George Tucker, en la Olimpiada de Invierno de 1984 en Sarajevo, llamó la atención de Walter Sandza, un esquiador amateur, nacido en New Jersey, de madre boricua.

Sandza, según contó al diario The Washington Post en el 2014, disfrutaba de la Olimpiada a través de la televisión. El cuento corto es que Sandza se comunicó con su compañero de trabajo, Félix Flechas, nacido en Puerto Rico, pero criado en Estados Unidos, y le planteó que ellos, que practicaban el ski en Colorado, bien lo pudieran hacer por Puerto Rico en el 1988 en Calgary, Canadá.

Se comunicaron con el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), y se asesoraron al respecto. Conocieron en Colorado a otro boricua esquiador, Kevin Wilson, uno de seis hermanos nacidos en Puerto Rico, hijos de Jim y Barbara Wilson. El padre era un empresario norteamericano que vino a la isla a trabajar con su papá, y se quedó 20 años.

Kevin, convocó a su hermana Mary Pat y a su hermano Tom, quien venía de representar a Puerto Rico en Ecuestre en la Olimpiada de 1988 en Seúl. Luego, un sexto atleta se integró: el joven de 17 años nacido en la isla, Jason Edelman, hijo de un padre activo en la Marina de Estados Unidos.

Representaron a la isla, con más penas que glorias. Mary Pat fue nuestra abanderada.

Esta historia arrastra otra reciente: la del esquiador de 17 años, Charles Flaherty, quien obtuvo el aval condicionado del Copur para participar en la Olimpiada de Invierno 2018, en Corea del Sur. El Copur afilió a la Federación de Atletas de Deportes de Invierno de Puerto Rico (Fadipr), reconocida por la Federación Internacional de Ski.

Seis meses tienen la Fadipr, según lo condicionó el Copur, para que rija el deporte de ski en Puerto Rico, y desarrolle un programa a largo plazo. Además, el Copur no les dará ni un centavo.

Dennis Flaherty es el padre de Charles, que compite en Slalom y Giant Slalom. Flaherty, padre, es un empresario millonario que llegó a Puerto Rico aprovechando la Ley 22 del 2012 que creó el gobernador, Luis Fortuño, para atraer al país a personas millonarias a invertir en la isla. El presidente de la Fadipr es Antonio Colón, quien trabaja para la empresa de Flaherty.

Tras Calgary ‘88, ninguno de los boricuas apareció por la isla y por el Copur para traer un programa de desarrollo para deportes de invierno.

Ahora toca el turno a los Flaherty. Ojalá y tengan éxito, y que todo no se quede en mero capricho de un padre a un hijo por verlo participar en una Olimpiada. Por otro lado, ojalá que la presidencia de Colón no caiga en el cedazo ‘de jure y de facto’. Que pueda manejarla y no tenga la presión e influencia de su jefe a la hora de tomar decisiones.

Cosas que solo el tiempo nos dejará saber…

Otras columnas de Raymond Pérez

💬Ver 0 comentarios