Luis G. Rivera Marín

Tribuna invitada

Por Luis G. Rivera Marín
💬 0

Puerto Rico en la defensa de la democracia caribeña

Sin lugar a dudas, uno de los desafíos de nuestra región es trabajar conjuntamente para el restablecimiento de la democracia en Venezuela.

Es preciso salvaguardar a sus ciudadanos con el cumplimiento de los plenos derechos que debería tener el hermano pueblo del Caribe, quienes hoy se encuentran a la deriva de un ilegítimo autoproclamado presidente, y quien ha mancillado la constitución de Venezuela a su antojo dictatorial.

Los Estados Unidos de Norteamérica, al igual que lo ha realizado en el caso reciente de Corea del Norte, deben atender el caso de Venezuela, que conlleva un área de extrema sensibilidad para la seguridad de la región.

Hay numerosas instancias para llegar a buen puerto. Como en muchos de los ejemplos que nos ha planteado la historia, hay siempre un comienzo, un primer paso, y en ese transitar, Puerto Rico lo ha dado a instancias del gobernador Ricardo Rosselló, quien sumado a otros actores de diversas extracciones, ve una solución pacífica para el regreso constitucional de Venezuela.

Hay ejemplos que nos brinda la historia. Recordemos el gran trabajo que realizó el presidente Ronald Reagan en un escenario global de extrema sensibilidad y con una escalada de conflictos con la Unión Soviética que nadie podía prever en su desenlace final. A su exitosa política, se le deben entre otros logros, el fin del comunismo en varios países del este de Europa.

Más cerca vivimos una intensa confrontación entre la Unión Soviética y los Estados Unidos en Cuba, en donde contemplamos cómo un régimen totalitario descartó los derechos civiles de los hermanos cubanos.

En esas “extrañas coincidencias” que nos plantea el tablero político del mundo, se habla de serias posibilidades de emplazamiento de bases rusas en Venezuela… No es ningún secreto la estrecha relación de la Federación de Rusia con Nicolás Maduro, pero ¿qué lógica conllevaría esta acción?

“La historia nos enseña que la guerra empieza cuando los gobiernos creen que el precio de la agresión es barato” dijo Reagan. Más acá en el tiempo, hay frases que debemos recordar: “Una fuerza militar abrumadora siempre será un respaldo para proteger al pueblo estadounidense, pero no debería ser la primera opción”, dijo el secretario de Estado, Michael R. Pompeo. “La diplomacia y el compromiso son preferibles al conflicto y la hostilidad", señaló, por su parte, el Presidente Donald Trump.

Cada país defenderá y trasladará a su política exterior sus derechos constitutivos. La libertad, la ley, el orden, la democracia, la justicia, los plenos derechos de los ciudadanos, y los férreos lineamientos que han establecido nuestros padres fundadores, forman parte irrevocable de nuestro profundo sentir, puertas adentro y puertas afuera. Es por ello que, además de Washington D.C., Puerto Rico emerge como el puente conector de Las Américas, también en política exterior. Nuestro gobierno ha dado ese paso en disposición de la región y de nuestra gran nación americana.

“Para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada”: Edmund Burke.

Otras columnas de Luis G. Rivera Marín

💬Ver 0 comentarios