Kenneth McClintock

Punto de vista

Por Kenneth McClintock
💬 0

Puerto Rico: ¿tribu o cuerpo político?

Uno de los grandes triunfos en la interacción de Puerto Rico con la organización política de Hillary Clinton, entre 2007 y 2016, fue que logramos que esa campaña dejara de tratarnos como una tribu o grupo étnico y empezaran a tratar a Puerto Rico como un cuerpo político, como un territorio o como un estado.  Uno de los grandes errores que la campaña de Joe Biden tiene que corregir es dejar de tratar incorrectamente a Puerto Rico, si quiere generar entusiasmo y buena vibra entre los electores puertorriqueños en las dos primarias presidenciales boricuas que se avecinan, el 17 de marzo, en la Florida Central -donde residen más de un millón de puertorriqueños - y la de Puerto Rico, donde vivimos 3.1 millones, que será el domingo, 29 de marzo, en apenas 25 días. 

La campaña de Biden, al organizarse inicialmente, tomó la decisión tradicional de tratar a Puerto Rico como una tribu, no como un cuerpo político organizado.  En vez de colocar su campaña política en las islas, copresididas por el portavoz Carmelo Ríos, el exgobernador Alejandro García Padilla, la exsenadora Zoé Laboy Alvarado y el portavoz Rafael “Tatito” Hernández, directamente debajo del director político de la campaña a nivel nacional colocó a Puerto Rico, no junto a los demás estados y territorios bajo el Director Político Nacional de la campaña, sino como un grupo étnico, una tribu hispanoparlante, en una división segregada para poblaciones “especiales”.

Quien supervisa la campaña de Puerto Rico no es un anglosajón a cargo de toda la nación sino un asesor hispanoparlante que le dice a los anglosajones de la campaña las maneras especiales de atender a las tribus y otras poblaciones especiales que han puesto a su cargo.

Durante la pasada campaña, los copresidentes de Hillary en Puerto Rico, el licenciado Roberto Prats y un servidor, hablábamos con la directora política operacional y con la directora de política pública a nivel nacional, Amanda Rentería y Ann O’Leary, respectivamente, pero jamás con asesores hispanos. La campaña de Biden, en vez de seguir ese precedente positivo, dio marcha atrás y dejó de tratarnos como estado o territorio para meramente tratarnos como una etnia, bajo la supervisión de un hispano de tendencia antiestadista, de nombre Cristobal Alex.  Esa es la persona con quien tienen que hablar Carmelo, Alejandro, Zoé y Tatito.

Si uno de los cerebros de alto nivel de la campaña quisiera explorar cómo excitar al electorado boricua en Florida y Puerto Rico, para maximizar delegados para Biden y minimizar los de Sanders, a fin de llegar a la convención con los 1991 votos para ganar en la primera ronda, lo primero que podría hacer es dejar de tratar a Puerto Rico como una tribu o etnia y empezar a atendernos como un estado o territorio con acceso directo a los niveles más altos de la campaña.

Tomado ese paso, hay varios otros pasos efectivos que podrá tomar la campaña del vicepresidente Joe Biden para entusiasmar a su potencial electorado boricua.  Seguiremos…

Otras columnas de Kenneth McClintock

miércoles, 1 de abril de 2020

Hoy es el Día del Censo decenal

A pesar de todos los problemas del coronavirus, saquemos unos minutos hoy 1 de abril, para recordar que si no hemos participado aún, en los próximos días tenemos el deber de participar en el Censo, escribe Kenneth D. McClintock

martes, 10 de marzo de 2020

El amor en tiempos de co(lera)ronavirus

En Puerto Rico, con la maldita creencia de que somos un “país” en vez de una colonia, los políticos del patio querían adjudicarle la falta de pruebas y mascarillas al secretario de Salud, dice Kenneth D. McClintock

💬Ver 0 comentarios