Jorge Duany

Punto Fijo

Por Jorge Duany
💬 0

Quedarse, irse

El tercer número impreso de la revista Cruce de la Universidad Metropolitana en Cupey, recién editado, gira en torno a la emigración y el retorno en el Puerto Rico contemporáneo. Los textos recopilados recogen múltiples disciplinas y géneros, incluyendo antropología, historia, geografía, educación, crítica literaria, narrativa, poesía y fotografía.

La revista reúne 10 textos y una muestra fotográfica de autores residentes en Puerto Rico y Estados Unidos, así como 24 citas cortas de otras personas que también han vivido en Inglaterra, España, Suiza e India. Esta colección produce un efecto calidoscópico, al abordar diversas temáticas, representar numerosas voces y confrontar distintas formas de desplazamiento poblacional.

Sería imposible hacerles justicia a todos los autores en esta breve reseña. No obstante, la nota editorial de Eloísa Gordon plantea el tema recurrente del movimiento de ida y vuelta como “un estado de inestabilidad permanente”, citando la definición de exilio por Edward Said. Además, Gordon sitúa este tema en el contexto del creciente éxodo de puertorriqueños en la última década.

Varios colaboradores de este número adoptan un tono testimonial, como Maritza Stanchich, Roxanna Domenech Cruz y Juan C. García Ellín. Estos autores reflexionan agudamente sobre sus propias experiencias de quedarse, irse o regresar a la Isla. Según García Ellín, la migración circular forma parte integrante de la identidad cultural de los puertorriqueños. El mismo concepto legal de “domicilio” debería ampliarse para incluir la situación común de tener “un pie aquí y otro allá”.

Desde una óptica más crítica, Juan Carlos Quintero Herencia cuestiona la oposición binaria entre quedarse e irse, así como la carga moralizante al distinguir a los puertorriqueños de “aquí” y de “allá”. En su lugar, propone descartar el discurso dominante de la puertorriqueñidad que supone que emigrar es traicionar a la patria y regresar a la tierra natal es siempre posible y deseable.

Un cuento del escritor dominicano Rey Andújar, quien vivió en Puerto Rico, se enfoca en la diáspora dominicana. Andújar narra una conmovedora historia en primera persona sobre un adolescente y su abuela dedicada a la prostitución en Curazao. Para el protagonista, irse o quedarse no es una verdadera disyuntiva porque debe acatar las decisiones de sus familiares adultos.

La sección “Motu proprio” recoge gran variedad de opiniones sobre quedarse o irse del país natal. Ilustra las ventajas y desventajas de la migración, tales como escapar de la pobreza y la violencia, desarrollarse profesionalmente o buscar nuevas vivencias, por un lado; experimentar un choque cultural, desarraigarse emocionalmente o separarse de los seres queridos, por otro lado.

Este número de Cruce toca temas poco estudiados hasta ahora. Nadjah Ríos Villarini examina cómo los viequenses se apropiaron del género musical del calipso como parte de “una larga historia de idas y venidas entre Vieques e Islas Vírgenes”, particularmente Santa Cruz. Mallisa Nieves Carnero y Alan Figueroa escudriñan las visiones encontradas sobre la emigración y el regreso en los textos literarios de escritores reconocidos como René Marqués, Emilio Díaz Valcárcel, Piri Thomas y Manuel Ramos Otero.

Un corto pero sugerente ensayo de Nandadevi Cortés Rodríguez, Miguel Nino y Renetta Tull plantea la falta de apoyo social para los estudiantes puertorriqueños de posgrado en Estados Unidos. El poema “Entre” de Federico Cintrón Moscoso alude al “tirijala constante” de los puertorriqueños entre la Isla y la diáspora.

Finalmente, Diana Ramos Gutiérrez presenta cinco imágenes enigmáticas de edificios despoblados, con sus puertas, ventanas, balcones y techos destartalados, como esperando el regreso de sus dueños o inquilinos.

En conjunto, los trabajos publicados en este magnífico número de Cruce documentan uno de los principales desafíos de la sociedad puertorriqueña contemporánea: cómo sanar esas “heridas contundentes de celos e incomprensión”, para retomar las palabras de Cintrón Moscoso, entre los boricuas que se van, los que se quedan y los que regresan.

Otras columnas de Jorge Duany

💬Ver 0 comentarios