Adrián González Costa

Punto de vista

Por Adrián González Costa
💬 0

Reforma electoral: al PNP se le ve la costura

En junio de este año, el Senado comenzó la evaluación de una pieza legislativa presentada por el ex comisionado electoral del Partido Nuevo Progresista y presidente del Senado, cuyo fin es cambiar por completo el sistema electoral de Puerto Rico. 

La medida expone que es tiempo de dejar atrás la noción de desconfianza en nuestro diseño electoral. En la única vista pública que hasta hoy se ha celebrado quedaron evidenciadas las intenciones de este proyecto y lo que su texto sugería: lograr el dominio absoluto de la Comisión Estatal de Elecciones por parte del PNP. Si un momento hay para aferrarnos a esa desconfianza, es ahora bajo la amenaza del PNP. 

En dicha vista, ante los argumentos del Partido Independentista Puertorriqueño sobre el contenido y la sustancia del texto del proyecto, la mayoría parlamentaria del PNP recurrió a argumentos vacíos y que parecían más un reproche por la molestia que les causa el que el PIP tenga presencia en la CEE, que realmente una defensa de su proyecto. 

El argumento más usado y el “más flojo” fue la falta de apoyo electoral hacia el PIP. Aunque el proyecto habla de economías en la agencia, las que se generan eliminado la existencia de un cuarto partido, limitando la participación de un tercer partido y cerrando las Oficinas de las Juntas de Inscripción Permanente, el presidente y los presidentes de las comisiones con jurisdicción sobre el proyecto nunca pudieron justificar por qué persistía la intención de que la CEE sufragara las primarias presidenciales ($2 millones), las primarias de los partidos ($14 millones) y los gastos de transporte el día de las elecciones para los partidos ($1.3 millones). Se les vio la costura. 

Tras la necesidad de recortar gastos en el gobierno, alegan ahorros. Pero la verdadera intención es eliminar la posibilidad de que exista fiscalización en la CEE y, mientras tanto, el pueblo de Puerto Rico sufragando eventos electorales sin trascendencia o procesos internos de los partidos, los que además dominarían la CEE.

No se podía confiar antes y no se puede confiar ahora. Ahora menos que antes. En la CEE se dio el escándalo del chat del juez PNP de Moca, el PNP escondió los vagones con las ayudas del huracán, en la CEE el PNP mudó a electores para hacerse trampa a ellos mismos en una primaria. En la CEE el PPD mudó a electores para hacerse trampa a ellos mismos en dos primarias, y tan recientemente como esta semana, el PPD quiere carpetear a más de 100 mil electores que endosaron al PIP y a otras agrupaciones de ciudadanos para castigar de alguna forma a los que así lo hicieron. 

Pero esos casos sí que son la minoría; la mayoría del pueblo es la que aborrece los chats ilegales, el esconder los vagones, las trampas en las elecciones y el carpeteo. Es a esa mayoría a la que representa el PIP en la CEE, en el Senado, en la Cámara y en todas las legislaturas municipales que contamos con representación. Los buenos somos más y lo saben ellos. 

Otras columnas de Adrián González Costa

domingo, 22 de septiembre de 2019

Puerto Rico: 151 años en resistencia

Si existe el Verano del ‘19 es, en gran parte, porque existió el 23 de septiembre de 1868, cuando se produjo el Grito de Lares, argumenta Adrián González Costa

💬Ver 0 comentarios