Lisandra Maldonado Rivera

Tribuna Invitada

Por Lisandra Maldonado Rivera
💬 0

Un regalo de amor en tiempos de Pascua

La adopción es uno de los más preciados regalos de amor en la vida. Recientemente entró en vigor una nueva Ley de Adopción en Puerto Rico la cual aligera el proceso, eliminando la burocracia del pasado y proveyendo mayores garantías a las personas que deseen dar este extraordinario regalo a un niño o una niña.

En nuestra isla tenemos la dicha de contar con múltiples organizaciones sin fines de lucro que se dedican exclusivamente a fomentar esa unión, entre una persona o parejas, y el menor. Entre estas se descartan el Hogar Cuna San Cristóbal y Adoptando en Puerto Rico. Ambas entidades han realizado una labor encomiable a favor de nuestra niñez. Trabajo que el Estado no puede realizar debido a la actual situación fiscal y por el cual apenas reciben el crédito que merecen.

El grupo de Adoptando en Puerto Rico fomenta la unión haciendo, entre muchas otras cosas, conferencias alrededor de toda la isla para informarle a esas personas que sienten un llamado hacer este vital regalo de amor. En estas charlas los candidatos interesados reciben información acerca de la adopción, la nueva ley y cómo sus voluntarios pueden ayudar en el proceso.

Por otra parte, el personal del Hogar Cuna San Cristóbal, en Caguas, provee alberge, comida, educación y servicios médicos, entre otros, a menores de edad, víctimas del maltrato, al igual que desarrolla las bases para la adopción de niños entre las edades de 6 meses de nacido hasta los 10 años.

Ambas organizaciones merecen nuestro reconocimiento y ayuda.

Lamentablemente en Puerto Rico tendemos a enfocarnos en lo que está mal y pocas veces vemos lo que está bien. Las malas noticias dominan los medios de comunicación únicamente porque las mismas, presuntamente, venden más que reportar algo positivo. Sin embargo, es más que meritorio resaltar el trabajo que hacen los hombres y mujeres de estas dos entidades, así como decenas de otras, a favor de los niños, el futuro de nuestro amado Puerto Rico.  

Esta Cámara de Representantes, al igual que otras en el pasado, ha reconocido la labor que realizan estas entidades, asistiéndoles con asignaciones legislativas para que continúen haciendo un trabajo que, como mencione anteriormente, el gobierno no puede asumir en estos momentos.

Las organizaciones sin fines de lucro que lidian con la adopción no son inmunes a la crisis fiscal o la devastación causada por el azote de los huracanes Irma y María. Al contrario, por su naturaleza enfocada en el voluntariado, las mismas son más vulnerables. Los recortes presupuestarios ordenados por la Junta de Supervisión Fiscal el año pasado dejaron una huella difícil de borrar en sus operaciones.  

Aun con todo en contra, Cuna San Cristóbal, Adoptando Puerto Rico y otras entidades similares, continúan dándonos la mano sin pedir nada a cambio. Eso es algo que se tiene que resaltar. El pueblo tiene que saber el trabajo que hacen por los niños. Es un trabajo quepocos hacen, pero que todos necesitamos. Gracias a ustedes Puerto Rico será un mejor lugar. Confió en que habrá días mejores para la adopción, ese regalo de amor que tantos niños necesitan.

Otras columnas de Lisandra Maldonado Rivera

💬Ver 0 comentarios