José González Mercado

Tribuna Invitada

Por José González Mercado
💬 0

Urge promover el reciclaje

En Puerto Rico existe un problema que, de continuar postergándose, puede convertirse en una crisis de salud en la próxima década. Hablo de la disposición de los desperdicios sólidos. El periódico El Nuevo Día reseñó en su portada la fragilidad de la red de vertederos en la isla y las proyecciones fechas en las que podrían quedar inoperantes, entre otros temas relacionados. Esto plantea una sola conclusión: se tiene que hacer algo y es ya.  

Esta administración ha tomado acciones proactivas para revertir años de dejadez, fiscalizando las operaciones de los centros de disposición de desperdicios, y fomentando el reciclaje entre los cuidadanos. Durante los pasados dos años se ha presentado más legislación de avanzada para mitigar los efectos de la basura en Puerto Rico que durante los últimos 20 años.  

Actualmente en Puerto Rico se recicla apenas el 11.3 por ciento de los desperdicios sólidos, de acuerdo a datos oficiales de la Junta de Calidad Ambiental. Esto a pesar de que la Ley para la Reducción y el Reciclaje de los Desperdicios Sólido fija un mínimo de 35 por ciento. Son muchas las razones, incluida la carencia de recursos humanos y fiscales para monitorear el cumplimiento con la ley.

En los pasados meses, hemos estado trabajando en una serie de iniciativas que permitan alcanzar la meta del 35 por ciento. Entre estas noveles plataformas se encuentran impactar los centros urbanos con un plan de recogido de desperdicios sólidos reciclables cada dos semanas, sin fallar. Tenemos, además, que trabajar en las áreas rurales, creando centros de acopio a distancias razonables para los ciudadanos y utilizando las escuelas como base para fomentar una cultura verde.

Es importante, además, educar, crear conciencia y motivar a nuestros niños, particularmente a aquellos en grados escolares, a reciclar. 

Esto se tiene que lograr porque próximamente, no solo enfrentaremos una crisis de salud, también una dramática reducción en la actividad económica. Me preocupa mucho el clima de inestabilidad que afecta el establecimiento de negocios en Puerto Rico, ante una posible falta de disposición de desperdicios. No podemos continuar con el “lo hacemos mañana”, que tristemente caracterizó las decisiones comerciales del gobierno durante el cuatrienio pasado. Esto tiene un efecto devastador en los inversionistas que nos ven como posible centro para hacer capital.

Otras columnas de José González Mercado

💬Ver 0 comentarios