Doctora Vylma Velázquez, directora de Pediatría en el Centro Médico Episcopal San Lucas y alergista de adultos y niños.
Doctora Vylma Velázquez, directora de Pediatría en el Centro Médico Episcopal San Lucas y alergista de adultos y niños. (BrandStudio)

Los efectos del cambio climático en el ambiente pueden ocasionar mayores reacciones asmáticas o alérgicas a causa de exposición prolongada a alérgenos comunes como ácaros del polvo, polen de plantas y esporas de hongos, según la doctora Vylma Velázquez, directora de Pediatría en el Centro Médico Episcopal San Lucas y alergista de adultos y niños.

La doctora explicó que uno de los factores más problemáticos del cambio climático es cuando la temperatura demora en cambiar de acuerdo con la temporada.

“Cuando el verano dura más o el frío de Navidad se tarda más en llegar, estamos extendiendo ciertas épocas del año y tiene que ver con el calentamiento global. Por ejemplo, cuando los árboles florecen en un periodo más largo, los pólenes afectan a los pacientes y empeoran sus condiciones alérgicas”, dijo.

La variación de humedad y eventos atmosféricos son otros efectos del cambio climático que provocan altos niveles de alergia y asma entre los puertorriqueños. Según la alergista, los vientos huracanados “levantan terrenos, pólenes, alérgenos, esporas de hongo y aumenta la cantidad de ellos en algunos sitios”, como pasó tras el huracán Fiona.

Tras la exposición a estos cambios ambientales, la señal de alerta más común es el picor en las áreas más expuestas, como los ojos y la nariz, hasta que alcanza la garganta. Velázquez destacó que estos síntomas se entrelazan, porque se pueden desarrollar tos, inflamación y congestión.

En el caso de pacientes asmáticos, la inflamación puede alcanzar los bronquios y los pulmones, que causa tos y una mayor dificultad respiratoria. Los asmáticos, según la doctora, caen dentro de una variedad de casos de alérgenos, pues el porcentaje más alto de ellos son provocados por alergias.

Recomendaciones para manejo de asma y alergias

Las recomendaciones para manejar una situación de emergencia, según la profesional médica, son asegurarse de tener medicamentos antiinflamatorios como aerosoles nasales para reducir inflamaciones y prevenir ataques de alergias. Otras medicinas reactivas incluyen los antihistamínicos nasales u orales, que controlan los síntomas de alergias al momento.

Entre otras sugerencias, mencionó estar pendiente a advertencias del polvo del Sahara, que deteriora la calidad del aire, y mantener el uso constante de mascarillas, que a partir de la pandemia del COVID-19, probó disminuir exposiciones a alérgenos ambientales, contó la doctora Velázquez.

Para obtener una cita con la doctora Velázquez, puede llamar al 787-844-2986. Para más información sobre los servicios del Centro Médico Episcopal San Lucas, puede llamar al 787-844-2080 o acceder a www.sanlucaspr.org. También puede encontrarlos en las redes sociales de Facebook, Instagram, LinkedIn, Twitter y como San Lucas TV en YouTube.

💬Ver comentarios