(Shutterstock)
(Shutterstock)

La diabetes tipo 2 es una condición que afecta a adultos, adolescentes y niños a nivel mundial; de hecho, 90 % de las personas en el mundo que padecen de diabetes tienen diabetes tipo 2, según la Organización Mundial de la Salud.

Por ello, existen múltiples alternativas médicas para manejar la condición. Una de ellas es el uso de inhibidores de la dipeptidil peptidasa-4 (mejor conocido como DPP-4) que comúnmente forman parte del tratamiento oral para pacientes con diabetes tipo 2.

Cómo funcionan los inhibidores de DPP-4

La incretina es una hormona que el cuerpo produce; esta le indica al cuerpo que tiene que liberar insulina después de comer, explicó el doctor Jorge De Jesús Miranda, especialista en Endocrinología y Metabolismo.

“Cuando comemos, se activan las incretinas, pero duran en el cuerpo solo unos minutos porque el DPP-4 las destruye. Para prolongar el efecto de la incretina, utilizamos un medicamento que inhiba a la enzima DPP-4”, repasó el doctor De Jesús Miranda.

Es aquí donde los medicamentos como los inhibidores de DPP-4 son útiles para las personas con diabetes tipo 2 que no producen suficiente incretina; su labor es detener o inhibir a la enzima DPP-4, logrando así que la incretina se quede más tiempo en el cuerpo. Esto, por consecuencia, provoca la liberación de la insulina, lo que reduce el azúcar en la sangre.

Conoce los diversos inhibidores de DPP-4

El galeno detalló que entre los medicamentos orales para tratar la diabetes tipo 2 se encuentra la metformina pero, en muchos casos, no puede utilizarse sola. Cuando no se puede controlar la diabetes del paciente con metformina solamente, el próximo paso es añadir un agente oral como un inhibidor del DPP-4.

“La diabetes es una enfermedad progresiva y con el tiempo hay que añadir medicamentos para llegar a esas metas de control del azúcar”, subrayó.

Existen cuatro tipos de inhibidores DPP-4 en el mercado: alogliptina, linagliptina, saxagliptina y sitagliptina.

“Los inhibidores del DPP-4 tienen el mismo efecto; hacen que la incretina dure más", explicó el doctor De Jesús Miranda.

“Esto solo sucede si los niveles de glucosa están elevados. Tan pronto se normalizan, el efecto de la incretina se neutraliza, así que no causa hipoglucemia ni aumento en peso”, añadió el galeno.

Entre todos, la sitagliptina es uno de los inhibidores de DPP-4 más recomendados debido a que no añade riesgo cardiovascular en los pacientes con diabetes tipo 2. Tiene más de diez años en el mercado y ha demostrado su eficacia y seguridad en este tiempo. 

“Eso lo hace bien importante porque la razón principal por la que mueren los pacientes con diabetes es por condiciones y complicaciones cardiovasculares”, afirmó el doctor De Jesús Miranda.

“En el caso de la saxagliptina y alogliptina, demostraron un leve aumento de hospitalizaciones por fallo cardíaco”, subrayó el endocrinólogo, al tiempo que aclaró que todavía no se han publicado estudios al respecto de la linagliptina.

El tratamiento para las personas con diabetes tipo 2 se diseña de forma individualizada, apuntó el doctor De Jesús Miranda, de acuerdo al historial médico y cuadro clínico de cada persona. En términos generales, recomendó llevar una dieta baja en azúcares y carbohidratos y fomentar la actividad física diaria.

💬Ver comentarios