Ante un diagnóstico de diabetes tipo 2, las personas deben prestar especial atención al consumo de carbohidratos, un nutriente que eleva significativamente el nivel de azúcar en la sangre, aún más que las grasas y las proteínas.

Más atención a las etiquetas nutricionales

Una de las claves para llevar el conteo de la ingesta de carbohidratos, mencionó la endocrinóloga Melissa Martínez, es leer la etiqueta de los alimentos antes de comprarlos en el supermercado. Y es que sin ese conocimiento, muchos pueden adquirir productos con la idea de que son buenas alternativas cuando realmente no lo son.

“Una avena o un jugo que dice que es 100 % natural o que no tiene azúcar añadida puede tener muchísimos carbohidratos”, advirtió la especialista al señalar que, de forma general, un paciente no debe exceder de 60 gramos de carbohidratos por porción cuando va a consumir un alimento.

Al hacer la lectura de la etiqueta hay que fijarse en las porciones del producto a las que responden el número de carbohidratos especificado.

“Hay que ver qué porción o qué volumen tiene esos gramos de carbohidratos porque podemos tener 20 gramos de carbohidrato por cada cinco onzas de producto o 20 gramos por cada 20 onzas. Hay veces que el paciente dice: ‘Ay, mira qué poquitos gramos de carbohidratos tiene’, pero cuando ve las porciones a las que se refiere, resulta que es demasiado”, enfatizó la doctora Martínez.

No todos los carbohidratos son iguales

El cálculo de carbohidratos que puede consumir un paciente con diabetes tipo 2, así como el plan de comida ideal, debe trabajarse en equipo con un nutricionista, considerando múltiples factores como la edad, género, peso y estatura, nivel de actividad física y factores genéticos y ambientales.

Esta planificación no tiene que ser un estrés adicional en la vida del paciente, apuntó por su parte el endocrinólogo Jorge De Jesús.

“Existen muchos alimentos con carbohidratos que se disfrutan y son deseables en nuestra alimentación”, indicó el doctor De Jesús.

“Debemos evitar aquellos carbohidratos simples como el azúcar refinada, azúcar negra, miel, mermeladas y jugos (aun cuando provengan de frutas naturales)”, expresó el endocrinólogo. Estos son ejemplos de carbohidratos simples, que el cuerpo absorbe más rápidamente, elevando en menos tiempo los niveles de glucosa.

En cambio, los carbohidratos complejos, como los ricos en fibras, se metabolizan más lentamente y no causan elevaciones tan dramáticas en los niveles de glucosa como el azúcar, miel o mermeladas.

Cada porción de almidones —como el pan, cereal y granos, vegetales con almidón y frijoles, entre otros—contiene 15 gramos de carbohidratos. Mientras, cada porción de fruta —1/4 de taza de fruta fresca o una fruta fresca de cuatro onzas— también contiene 15 gramos de carbohidratos. Igualmente, una porción de leche —una taza o 1/2 taza si es evaporada— también contiene 15 gramos de carbohidratos.

Herramientas para el conteo de carbohidratos

Para el conteo de carbohidratos —además de la lectura de la etiqueta nutricional— los pacientes pueden recurrir a libros que detallan la cantidad en distintas porciones de alimentos, incluso, de platos de restaurantes conocidos.

Además, existen aplicaciones que ayudan a las personas con diabetes tipo 2 en estas tareas. La doctora Martínez mencionó como ejemplo la app de Weight Watchers, una de las aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

El doctor De Jesús añadió como recurso de apoyo el portal Mi Plato, que provee numerosos ejemplos de porciones balanceadas de los principales nutrientes de nuestra dieta.

Ideas para planificar tus comidas si tienes diabetes tipo 2

Una estrategia que sugiere la doctora Martínez a sus pacientes es dividir el plato de comida en tres partes iguales: una parte para los carbohidratos, otra para las carnes o proteínas y una tercera parte que siempre debe ser ensalada.

Para un día típico, un buen desayuno puede ser huevo, yogurt o pan integral con queso y leche de almendra. “Si desayuna avena o crema, es un desayuno alto en carbohidratos que va a elevar el nivel de azúcar en la sangre”, dijo la doctora Martínez.

Un almuerzo podría ser un emparedado en pan integral, con jamón, queso y ensalada. Igualmente para la cena, la endocrinóloga propone la estrategia de dividir el plato en partes iguales para las proteínas, los carbohidratos y la ensalada.

Buenas opciones de meriendas son las frutas, nueces, almendras y yogurt.

Consulta con tu nutricionista el plan de comida ideal ajustado a tus necesidades y con un endocrinólogo el tratamiento médico adecuado para mantener bajo control la diabetes tipo 2.

💬Ver comentarios