Shutterstock
(Shutterstock)

La diabetes tipo 2 es la forma más común de diabetes; millones de personas alrededor del mundo la padecen. Si aprendes a manejarla bien y a controlarla, puedes vivir a plenitud. Si la descuidas, puedes sufrir graves problemas de salud.

¿Quieres ganar salud? Edúcate sobre la enfermedad, ejercítate, aliméntate mejor, forma tu equipo de proveedores de salud o apoyo, cumple con los tratamientos y atrévete a solicitar ayuda para que siempre tengas tus medicamentos disponibles.

¿Qué es la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2 es una enfermedad no transmisible prevenible, que dura toda la vida. Se desarrolla cuando el páncreas deja de producir insulina para los requerimientos del cuerpo o cuando la insulina ya no es funcional. Los principales factores de riesgo de este tipo de diabetes son el sobrepeso, obesidad, sedentarismo, fumar, tener presión arterial alta e historial familiar.

Esta enfermedad es progresiva, afecta diferentes partes del cuerpo y puede alterar tu estado de ánimo. En la mayoría de los casos se trata con medicamentos orales, dieta sana y actividad física, mientras que algunas personas pueden necesitar insulina.

La diabetes tipo 2 requiere que lleves una dieta balanceada y variada, que hagas ejercicio, monitorees y controles tus niveles de azúcar y estés pendiente a tu tratamiento o cambios en tu cuerpo. Esto puede ser agotador. Por eso, necesitas un equipo de profesionales de la salud, amigos, o familiares, que te ayude a crear y manejar tu plan de acción.

Tu equipo debe incluir:

  • Endocrinólogo
  • Profesional de la enfermería
  • Nutricionista dietista licenciado que además sea educador certificado en diabetes
  • Podiatra
  • Oftalmólogo
  • Farmacéutico
  • Especialista en ciencias del ejercicio
  • Profesional de la salud mental
  • Amigos o familiares

Tú eres el miembro principal de tu equipo de salud

Tu meta es mantener la diabetes controlada. Para lograrlo, come más saludable. Visita un nutricionista para que te ayude a planificar tus comidas. También, ejercítate; la actividad física permite que la insulina funcione mejor y reduce la glucosa en la sangre. Pregúntale a tu médico qué tipo de actividad física es más adecuada para ti. Invita a tus amigos o familiares a ejercitarse contigo.

Asiste a las citas médicas de todos tus especialistas siempre. Monitorea tus niveles de azúcar en sangre a diario y hazte la prueba A1C (análisis de sangre que mide el nivel promedio de azúcar en la sangre durante los últimos tres meses).

Prepara un registro trimestral de: tus comidas, los medicamentos que usas y sus dosis, los niveles de glucosa y tus síntomas. Discute esa información con tu endocrinólogo; así sabrá si tienes la diabetes controlada o si la enfermedadha cambiado y el tratamiento necesita algún ajuste.

Toma tus medicamentos como te lo indicó el médico. Si no puedes adquirir tus medicinas, habla sobre alternativas de pago con tu proveedor de salud. Recuerda, la meta para controlar la diabetes tipo 2 es individual, pero el proceso se lleva a cabo acompañado. ¡Forma tu equipo hoy!




💬Ver comentarios