El galardonado ron nicaragüense Flor de Caña llega al mercado puertorriqueño
El galardonado ron nicaragüense Flor de Caña llega al mercado puertorriqueño (Suministrada)

Los boricuas entusiastas del ron tienen cita con un nuevo amor. Se trata de Flor de Caña, la línea nicaragüense de rones que recientemente incursionó en el mercado local –uno de los más exigentes cuando de ron se trata–.

“Sabemos que los puertorriqueños conocen de ron y que comparten muchos elementos con los nicaragüenses, por ser países caribeños y por tener ese gusto latino tan exquisito. Ahora tienen una excelente oportunidad para que conozcan esta alternativa”, sostuvo Mauricio Solorzano, Embajador Global de Flor de Caña.

Con más de 130 años de historia y sobre 200 premios a nivel internacional, Flor de Caña ostenta un portafolio de rones que no contienen azúcares, gluten ni ingredientes artificiales, dijo Solorzano. “Solo usamos ingredientes naturales y tres elementos esenciales: alcohol de máxima pureza, barricas de roble blanco y tiempo. Estamos muy orgullosos de ser, en Nicaragua, el ron emblemático”, detalló.

Ron Flor de Caña 18 Años
Ron Flor de Caña 18 Años (Suministrada)

Entre sus más reconocidos está el “Ron Flor de Caña 25 Años”, un lujoso ron que ofrece una experiencia sensorial por su complejidad de sabor, aroma y un acabado exquisitamente suave. El “Ron Flor de Caña 18 Años”, mientras, se caracteriza por su acabado extra suave con notas a madera. Por su lado, el “Ron Flor de Caña 12 Años” se distingue por su acabado suave y balanceado, que lo hacen perfecto para disfrutar con agua gasificada, ginger ale o en un Old Fashioned.

A la lista se añaden el “Ron Flor de Caña Gran Reserva 7 Años”, reconocido por ser un ron super premium de cuerpo medio, y el “Ron Flor de Caña Extra Seco 4 años” que, como los demás, mantiene un acabado suave y es perfecto para la coctelería.

Producción verde, sostenible y condecorada

De acuerdo con Solorzano, parte del prestigio de la marca se debe a su compromiso medioambiental y social.

“Flor de Caña está comprometido con el medioambiente desde que sembramos la caña de azúcar hasta que preparamos la botella. No dependemos de ninguna otra fuente de energía que no sea renovable. Producimos los rones más ecoamigables y sustentables del planeta”, celebró.

Flor de Caña Distillery
Flor de Caña Distillery (Suministrada)

De ahí que las organizaciones acreditadoras Carbon Trust y Fair Trade USA hayan certificado la marca como “Carbono Neutral” (una garantía de que la empresa compensa las emisiones de carbono lanzadas a la atmósfera durante la producción de los rones) y “Comercio Justo” (una garantía de que sus rones se producen de manera sostenible y que la empresa cumple con múltiples estándares laborales, sociales y ambientales).

Además de ser la única compañía de destilados con tales certificaciones, recientemente se asoció con la organización ambiental One Tree Planted para lanzar una campaña global de reforestación titulada “Juntos Por Un Futuro Más Verde”. El esfuerzo tiene como propósito sembrar un millón de árboles para el 2025.

Todo lo anterior, destacó Solorzano, es complementario a la calidad y excelencia de los rones de Flor de Caña, que están entre los más galardonados del mundo. En 2017 ganó el premio de “Mejor Productor de Ron del Mundo’' que otorga la International Wine and Spirit Competition –una exclusiva competencia de licores celebrada en Londres–.

Más de un siglo de historia

Aunque Flor de Caña nace como tal en 1890, su historia se remonta a 1875, cuando el italiano Alfredo Francisco Pellas Cannesa decidió mudarse a Nicaragua para desarrollar una ruta de barcos y transportar pasajeros entre las costas este y oeste de los Estados Unidos –utilizando al país centroamericano como punto medio–. El contexto era la Fiebre del Oro en California, lo que implicaba el tráfico de muchos especuladores.

Almacén Flor de Caña
Almacén Flor de Caña (Suministrada)

Aunque el proyecto fue un éxito, relató Solorzano, el italiano decidió emprender en la industria de los rones tras conocer dos noticias: la construcción de un ferrocarril de costa a costa en la nación norteamericana y la construcción del Canal de Panamá.

Así, en 1890, Pellas Cannesa descubrió la ubicación perfecta para fundar la destilería: a los pies del volcán San Cristóbal, el más activo de Nicaragua. La fertilidad de los terrenos, las propiedades del agua y las altas temperaturas volcánicas fueron fundamentales para forjar el sabor excepcionalmente suave del ron.

“Es aquí donde pasa la magia, donde Flor de Caña adquiere su carácter volcánico. No es lo mismo añejar un año aquí, que una temperatura diferente. Esas características hacen que Flor de Caña sea un ron especial”, afirmó Solorzano.

La tradición familiar constituye un elemento fundamental en la historia de la marca, pues pocas familias logran mantener un negocio y transmitir sus valores por más de cinco generaciones, subrayó.

“Invito a los puertorriqueños a consumir Flor de Caña porque les va a producir un efecto wow. Se van a sorprender”, concluyó Solorzano.

💬Ver comentarios